Japón ha desaparecido del mapa del balonmano asiático. Tras vivir su etapa dorada en los 70 y los 80 con dos Copas de Asia, un 9o lugar en los JJOO (Montreal ’76) y un 10o puesto en el Mundial de Francia, ahora, de la mano de Kiyohara Sakamaki, esperan volver a recuperar el buen nivel y convertirse en la selección que fue. Se enfrentará a selecciones nacionales como la de Catar dirigida por Valero Rivera, Corea del Sur o Arabia Saudí.

Con un juego increíblemente rápido suben el balón volando donde la que sus primeras líneas juegan con muchísima movilidad. No tienen ningún cañonero ni tampoco algún portento físico que destaque por encima del resto. Todos igual de altos, con un físico parecido (y no porque sean asiáticos, obviamente). Su número 8, Watanabe, (zurdo con buen lanzamiento y finta) y el lateral izquierdo Daichi Komuro (nº 24).

En su plantilla también cuentan con Daisuke Miyazaki, un conocido por los españoles ya que militó la temporada 2009-2010 en la Liga ASOBAL con el Alcobendas madrileño. En su país es una estrella mediática, ha participado en varios programas de televisión, está considerado uno de los mejores deportistas de Japón y sus pasos son seguidos por millones de personas.

Se espera que en la Copa de Asia firmen una buena actuación después de su gira por España a finales de agosto de este mismo año jugando tres partidos: dos contra el filial del FC Barcelona y uno contra Granollers. Además participaron en el torneo francés «Masters de Handball».

Xavi Vegas | @xavivegas9

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO