En los últimos años hemos podido ver un gran bajón en el número de aficionados que se acercan cada fin de semana a los pabellones de la División de Honor Femenina. Esto se debe en gran parte a que ya no se puede ver a jugadoras como Marta Mangué o Macarena Aguilar en acción aunque con jugadoras como Alicia Fernández, Silvia Arderius o María Luján el espectáculo está servido. Últimamente parece que los números van aumentando poco a poco aunque todavía seguimos viendo pabellones medio vacíos o con muy poco público pero, ¿es la falta de espectáculo la razón principal o hay también otros muchos factores? ¿Qué enfoque le debemos dar al balonmano para conseguir llamar la atención de la gente y que en vez de ir a tomar algo o de quedarse en casa acudan cada fin de semana para respaldar a su equipo? No hay respuesta sencilla.


La falta de promoción y el desconocimiento por parte del público es una de las mayores razones por las cuales muchos de los pabellones se encuentran medio vacíos a lo largo de la temporada. Así como en algunos clubes podemos apreciar un gran trabajo en su campaña de abonados a principio de temporada, otros muchos no se preocupan tanto por este aspecto. Esto se aprecia más que nada en los diferentes medios que se utilizan para captar socios; mientras algunos clubes se preocupan en hacer vídeos e intentar captar el mayor número de aficionados posibles (Rocasa y Alcobendas por ejemplo), otros simplemente se limitan a hacer un cartel con una imagen llamativa y los precios de los abonos creyendo o dando por echo que eso es suficiente. El posicionamiento en Redes Sociales también es fundamente hoy en día ya que es otro modo más de convencer y atrapar al público.

Aunque esto parezca una tontería, el simple hecho de poder ver un vídeo que te enseñe lo que es el balonmano y lo que es el propio equipo es capaz de convencer y de llegar a un público más amplio que un simple cartel que lo único que te enseña es una pequeña imagen y un precio. Así es que, muchas veces es mejor gastarse un poco más de dinero y hacer las cosas de una manera más atractiva antes que por ahorrar y ser más tacaños perder o no ganar nuevos aficionados. Además de la falta de promoción otra de las razones por las que mucha gente no se anima a acudir a los pabellones es el precio por las entradas. Está claro que dada la situación económica de muchos clubes, la venta de entradas es una manera más de ganar dinero pero, ¿cuánto debería costar ver un partido de la DHF?


andonitabla2


Revisando los precios de los partidos de la División de Honor podemos apreciar que hay 3 pensamientos claros entre todos los clubes. En primer lugar, hay un grupo de equipos que prefieren intentar atraer a más público poniendo la entrada a un precio casi simbólico como pueden llegar a ser 2€; este es el caso del Elche Mustang, Canyamelar Valencia y Málaga Costa del Sol. Por otro lado, se encuentran los equipos que ponen una tarifa media para intentar atraer al público y poder salir beneficiados económicamente como es el caso del Rocasa, Zuazo, Zarautz, León y Alcobendas. Por último, las tarifas más caras en el caso del BeraBera, Aula Cultural, Oviedo, Porriño y Guardés.

Observando los últimos datos de audiencia de la DHF se puede apreciar una gran diferencia en la cantidad de público que acude cada fin de semana a los pabellones de los 14 equipos de la liga. Aunque haya que tener en cuenta los aforos de cada pabellón los datos obtenidos son los siguientes: los equipos con mejor afición o con los pabellones más llenos son el Aiala Zarautz y el Aula Cultural conuna media de 800 y 750 personas de media por partido. Por contra, los equipos con menor número de aficionados en los pabellones son el Elche Mustang y el Prosetecnisa Zuazo.


tablaAndoni


Si comparamos estos datos con el precio de cada entrada y el aforo del pabellón, podemos ver que en el caso del Zarautz, cobrando la entrada a 5€ el pabellón está lleno todos los partidos mientras que cobrando la misma entrada en otros pabellones como en el del Zuazo la grada presenta una imagen muy triste. En cambio, aunque parezca una contradicción, en las canchas en las que la entrada es más barata (Valencia y Elche, por ejemplo) acude menos gente que en pabellones con entradas 4 o 5 veces más caras como es el caso del Aula. Entonces, ¿cuál es la verdadera razón por la cual nos encontramos los pabellones vacíos o sin apenas gente? Una pregunta difícil de responder pero que de una manera o de la otra hay que intentar solucionar.

Para poder realizar este artículo nos hemos encontrado con muchas trabas. La primera de todas, y más importante a mi parecer, es la falta de rigor en las actas por parte de la RFEBM. Es patético que a día de hoy muchos partidos no cuenten con el nº de aficionados. Si se busca mayor difusión, mayor impacto económico y, directamente, mayor beneficio para todos, no costaría nada facilitar datos a los medios para poder “darle bombo” a los mismos partidos. Errores en actas, en nombres, en exclusiones… Nada que no sepamos ya. Nos sumamos a las muchas críticas de los amigos de Deporte 100×100 en este caso. El día que empecemos a ver que esto despega espero que nos pongamos las pilas.

Andoni Hernández
Sobre el Autor

Estudiante de Biotecnologia. A mi si que me interesa el balonmano femenino. Entrevistas, reportajes y artículos con una visión diferente. De Elgoibar, País Vasco.

Artículos Relacionados

Después de co-organizar durante 5 años el Trofeo Villa de Mislata y luego de la última...

Sientes mariposas en el estómago, esa sensación descrita entre enamorados fue lo que experimente...

Siempre tenemos en mente una imagen idealizada del deporte. La típica escena interminable de un...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.