Foto: Xavier Solanas

Reflexionemos, ayer salía publicada esta notícia: “Jorge Olano, guardameta del BM Aragón, ha decidido abandonar el equipo para proseguir con su formación universitaria. El guardameta, de 23 años, ha completado ya la carrera de Arquitectura y ahora se prepara para cursar un máster cuya realización no es compatible con el nivel de dedicación que exige el balonmano de élite.”

Así lo publicaba el mismo equipo en su página web. Es preocupante como un deportista de primer nivel debe abandonar su equipo por recursos. Y no porque el Aragón le pague más o menos, que podríamos discutirlo, sino porque el problema viene de muy lejos. Algo que se ha impuesto en la sociedad es el simple hecho de ganar, de lograr trofeos, de imponerse ante el resto. Pero, ¿cómo obtener resultados positivos sin un incentivo a los deportistas, sin brindarle condiciones óptimas para su desempeño y sin facilitarles el arduo camino? ¿Cómo poder seguir en la élite del balonmano mundial si cada día hay jugadores que abandonan porque no hay ese aliciente salarial que es necesario?

Una de las cuestiones que los gobiernos de turno deben entender es que los recursos destinados al deporte no son un gasto, sino más bien una inversión, una apuesta al futuro, tanto para niños, como para jóvenes y adultos. Cuando llegan las olimpiadas o los mundiales, siempre queremos obtener grandes hitos y acabar cuanto lo más alto en cuanto al medallero se refiere. Recuerdo que, en los JJOO de Barcelona 1992, el gobierno español invirtió más de 600.000 millones de pesetas (unos 3.606,073 millones de €). Nunca, en la historia del deporte español, se consiguieron tantas medallas como entonces.

Volviendo al caso, todos sabemos que la Liga ASOBAL no es una liga profesional. Quizás entre cuatro y cinco equipos disponen de un presupuesto considerable para poder afrontar una competición con garantías. Muchos equipos renuncian a Europa o incluso al ascenso en caso de que deportivamente se lo merezcan. No más lejos de la realidad, en agosto veíamos como Teucro y Cangas descendían “en los despachos”: “se produjeron incumplimientos en la presentación de la documentación correspondiente y/o pago de las obligaciones económicas”. Nuestra liga no es profesional pero queremos seguir teniendo una selección potente y que nuestros equipos lo ganen todo. Invertimos menos que años atrás y los resultados así lo corroboran. Hispanos juveniles o júniors, guerreras juveniles o júniors, más de lo mismo. Muchos dirán, el año pasado el FC Barcelona ganó la Champions. Sí, pero, ¿eso es síntoma de una liga competitiva en España? ¿Hasta que punto vamos a seguir dando pasos hacia atrás?

El ejemplo de Qatar y Valero Rivera

El resultado ha sido muy satisfactorio: las selecciones juvenil y júnior han sido campeonas de Asia, igual que la absoluta, que lo consiguió por primera vez en su historia en febrero de 2014. Unos meses después, en octubre, también ganó el título en los Juegos Asiáticos tras superar en la final a Corea del Sur, la mayor potencia asiática en el balonmano. Esos dos títulos han llegado de la mano de Valero Rivera, que tras llevar a la selección española al título en el Campeonato del Mundo del 2013 fichó por Qatar. ¿Es el mejor método? Quizás no o quizás si, en ambos casos con tantísimos matices que no acabaríamos.


A modo de conclusión quiero dejar claro que esto no es ninguna crítica al jugador, al equipo o al balonmano en general. Creo que la sociedad, además de en muchos otros aspectos, está siendo injusta además de hipócrita. Nos venden que Cristiano Ronaldo se ha cortado el pelo pero luego nos interesa que España siga ganando mundiales en balonmano. La última portada que recuerdo relacionada con el handball fue la de Iñaki Urdangarín. Mientras sigamos así, poco tendremos que hacer. Y también agradecer a todos aquellos que invierten y creen en proyectos de nuestro deporte. Helvetia Seguros, Lassa, Fraikin y muchos otros que no conozco. Como digo lo bueno, digo lo malo. Los éxitos que hemos cosechado hacen aún más grande la hazaña tras ver en qué situaciones se han logrado. Reflexionemos. 

Xavi Vegas
Sobre el Autor

Periodista. Con ganas de contar historias. Todo aquello que no trasciende no deja de ser interesante, tan solo se le tiene que dar el punto de vista adecuado.

Artículos Relacionados

Después de co-organizar durante 5 años el Trofeo Villa de Mislata y luego de la última...

Sientes mariposas en el estómago, esa sensación descrita entre enamorados fue lo que experimente...

Siempre tenemos en mente una imagen idealizada del deporte. La típica escena interminable de un...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.