Madres y jugadoras de Balonmano

ESPECIALES, Reportajes  /   /  Por admin  /  3751 views

¿Cómo se compaginan las labores de madre y jugadora de balonmano? ¿Qué supone volver a jugar tras pasar por el embarazo, el parto y la posterior maternidad? Buscando respuestas a estos interrogantes, qué mejor idea que hablar con quién ha pasado y con quién está pasando por esta situación y así lo hemos hecho, Maja Popovic, jugadora del Elche C.F. Mustang de DHF y Rebeca Castilla, jugadora de CB Getasur de DHP, nos cuentan su experiencia.

Si ya es complicado ser madre, o ser jugadora de balonmano por separado, imagínense junto. Estas “supermujeres” han sabido compaginar de una forma admirable ambas facetas. Imagino que, en la mentalidad de una mujer, siempre está la posibilidad de ser madre, uno de los grandes momentos en la vida de cualquier fémina. Por ello, y mediante este artículo, queríamos hablar sobre este tema. Ellas son madres y jugadoras.

Su historia es como la de muchas madres que luchan cada día para sacar adelante a sus hijos dándoles la mejor educación posible. Además que en sus respectivos equipos son grandes piezas clave. Pero, ¿sabemos realmente qué pasa por la cabeza de una mujer cuando se queda embarazada? ¿Cómo reacciona el cuerpo después de dar a luz y tener que volver a entrenar? ¿Es cierto que cuerpo tiene “memoria”? Ser madre es un regalo, ser madre es mucho, es enorme, es intenso, fascinante, desgastante, demandante, exquisito, irrenunciable, alucinante, milagroso y hermoso.

MAJA POPOVIC

Nacida en Croacia y actualmente viviendo en Elche, Maja nos resume su trayectoria “Empecé a jugar a balonmano con 7-8 años, siguiendo los pasos de mi padre y mi hermana mayor, vine a España en 2006 al equipo de Vicar Goya Almería, siempre quise jugar en el extranjero y España me parecía un país muy bonito y con un gran nivel de balonmano.”

La croata nos confiesa que siempre ha querido tener hijos, “las jugadoras solemos apurar para ser madres, en mi caso fue cuando el balonmano se convirtió en una diversión, dejando de ser tan profesional”. Añade qué pensaba que al ser madre no volvería a jugar pero que en su caso la pudo el amor por este deporte. Nos cuenta que tras saber de su embarazo, tardó 2 semanas en dejarlo, donde sólo jugó un partido ya que no hay que arriesgar en un deporte cómo este, de contacto, así cómo que no hubo ningún problema con el club.


Captura de pantalla 2015-10-15 a las 14.03.30 copy


Sobre su recuperación tras el parto, nos comenta que fue complicada pero que la ayudó mucho la memoria que tiene el cuerpo, aun así había que darle tiempo a este proceso para evitar lesiones y dolores. Empezó entrenando individualmente, después se unió al equipo y tras un mes, nos dice,”te sientes cómo si no hubieras parado nunca aunque hay que coger forma cómo todos los jugadores que están un tiempo parados”.

Para compaginar balonmano y familia, nos cuenta que tiene la suerte de contar con la ayuda de sus suegros y el apoyo total de su marido, así ha sido más fácil conseguir organizarse. Nos dice que lo más difícil es separarse de su hijo por tener que dejarlo en casa, “cómo todas las madres cuando trabajan”, explica. Maja, está esperando otro bebé, así que hablando de su futuro nos cuenta: “No me voy a estar en las pistas por un tiempo , por lo menos  cómo jugadora . Este año me voy a dedicar a entrenar a las cadetes del CB Elda, así que voy a probar cómo se me da el puesto de entrenadora, dicen que por lo menos no sudas tanto (risas).”

REBECA CASTILLA

La jugadora del equipo de Plata de CB Getasur, tiene una hija de 16 meses, Alicia, y empieza resumiendo su trayectoria: “Siempre he jugado en Getasur. Lo más destacado: subcampeonato nacional cadete con la selección de Madrid y cuarto puesto por equipos cadete. En Senior, todas las temporadas en lo que ahora es DHP, uno en DH y uno o dos en 1ª nacional. Getasur está muy ligado al balonmano playa y es modalidad que me gusta y práctico también desde hace mucho.”


rebeca1


Rebeca nos cuenta que nunca se planteó si jugaría después de ser madre: “Cuando me quedé embarazada si daba por sentado que se acababa el balonmano, por lo menos al nivel de competición que estaba acostumbrada, eso me producía una tristeza que contrataba con la felicidad por supuesto de esperar un bebe. Fue tiempo después, cuando decidí que el retirarme o no dependería de mi estado físico y mis ganas, no de un cambio tan bueno e importante como tener una hija. Siempre que fuera posible compaginarlo, claro.” En cuanto a cómo fue la noticia de su embarazo para el club, Rebeca confiesa que al llevar tantos años y ser una familia no fue difícil contarlo, “Jugué mi último partido antes de saber que iba a ser mamá en septiembre de 2013, me marché a una boda a París, a la vuelta se lo dije al cuerpo técnico y a las chicas les conté un había tenido un esguince pero ya no pude alargar mucho más la cosa así que reuní al equipo y les di la buena nueva.”

En cuanto al post-parto, la jugadora del equipo de Getafe nos relata: “Después de dar a luz lo primero es conocer a tu pequeña y que ella te conozca a ti, pero por mi profesión tengo algunos conocimientos y procuraba ya desde el principio hacer algunos ejercicios específicos de suelo pélvico y abdomen pero no de manera específica mientras hacía otras tareas. Me encontré muy bien desde el principio o así lo sentía yo pero es cierto que el cuerpo cambia mucho y muy rápido y luego la vuelta a la normalidad lleva su tiempo. Aprovechando la pretemporada de las chicas para septiembre iba algún día a correr con ellas., me iba con la niña y siempre había unos brazos dispuestos. Al principio es como volver a aprender a correr, a moverte, sólo que el cuerpo aprende rápido algo que ya conocía.”


rebec2


Rebeca nos cuenta que gracias al apoyo de su pareja y padres puede compaginar la vida familiar y el balonmano, así cómo trabajar sólo 4 horas, así aunque tiene que sacrificar cosas por el deporte es más fácil. Nos cuenta que Alicia, su hija, está unida a ella con el balonmano al 100%, la ha acompañado ya a múltiples sitios, e incluso a la última asamblea de la RFEBM en Ciudad Real, ya que Rebeca es asambleísta.

Rebeca nos explica cómo es jugar ante los ojos de su “peque”:”Siempre que puede viene conmigo, se lo pasa muy bien con las chicas y creo que son experiencias para ella, aunque no se acuerde mucho de mayor, tendrá fotos para recordarlo. Cuando era más pequeña no se daba ni cuenta de donde estaba, pero ahora ya me busca por el campo y me saluda desde la grada, es una sensación bonita pero cuando estoy jugando sigue siendo el único momento en que no me acuerdo de nada más que de jugar. Salvo si llora, que no es habitual.”

Rebeca nos habla de su futuro deportivo: “Desde que sentí lo que era decir adiós al balonmano decidí disfrutar cada entrenamiento y partido. Que pena que no valoremos las cosas hasta que casi se pierden. Sí me gustaría seguir ligada a este deporte después de retirarme.”

 

 

Sobre el Autor

Artículos Relacionados

Hace menos de una semana, un club melillense compartía en sus redes sociales estos carteles para...

Así como en antaño era la filoxera quien protagonizaba una invasión desde tierras francesas hacia...

Las víctimas mortales del accidente de este lunes al atardecer en la AP-7 en Vallgorguina son dos...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.