¿Qué se siente al ver en la élite del balonmano a tu hijo? Desde Valonmano, hemos querido hablar con los héroes anónimos que están detrás de las estrellas de nuestro deporte, los padres y madres.

Ellos y ellas han llorado y han reído con sus hijos. A sus espaldas llevan muchos viajes de casa al entrenamiento, o de pabellón en pabellón, a otras ciudades, a otros países. Muchas comidas y meriendas preparadas, muchas amistades con los padres de otros compañeros, muchos fines de semana dedicados por y para sus hijos y el balonmano. Muchos abrazos cuando sus pequeños los necesitaban, muchos ánimos desde la grada y mucha paciencia y apoyo para que sus hijos hayan podido disfrutar y disfruten de este deporte.

Para conocer sus sentimientos y cómo lo viven, hemos hablado con la madre de Emma Boada (BM Alcobendas), los padres de Juanjo Fernández (Ademar León), Sebas Kramarz (AX Puente Genil) y Aida Vitoria (Fleury Loriet). Además, Jorge Martinez Martínez, Psicólogo deportivo nos ha facilitado una guía en este sentido para padres de jugadores.

EMMA BOADA – 21 años (Barcelona – Helvetia Alcobendas)

Conxita Coronado nos explica que a medida que veía los éxitos a nivel de club y las convocatorias con las distintas selecciones maduraba su idea de que Emma pudiese dedicarse a esto, profesionalmente y que lo ha vivido bastante bien, le ha encantado estar ahí viendo sus progresos, además compaginarlo con los estudios no ha sido para ella ningún problema. Sobre la distancia, nos cuenta que los hijos han de saber que los padres están ahí y que la distancia sólo es un handicap momentáneo, su experiencia en esto ha sido amplia ya que Emma estuvo 2 años interna en una Residencia Blume y otros 2 en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat (Barcelona).

PADRES EMMA

La madre de Emma nos confiesa que no aconseja deportivamente a su hija, sólamente trata el tema de los valores personales. No cree que Emma haya sido sometida a gran presión psicológica en ningún momento y si así ha sido, esta ha quedado amortiguada por la satisfacción del éxito en algo que le apasiona, sí ha percibido más presión pero a nivel físico. Nos cuenta que cuando su hija está triste tras un mal partido cree que lo que hay que hacer es tranquilizarla y relativizar las cosas. Sobre si han valido la pena madrugones y viajes, afirma: “Y tanto que si, y aunque no estuviese en la élite. He conocido personas, lugares, experiencias que de otro modo no hubiese conocido. Lo volvería a hacer una y mil veces.” Por último, Conxita espera que el futuro de Emma vaya muy bien y que lo mejor está por llegar, nos explica que no la gustaría mucho que abandonara España pero que si fuese así, la apoyaría siempre.

JUANJO FERNÁNDEZ – 22 años (Ciudad Real, Ademar de León)

Juanjo (padre) nos cuenta que nuca vivió cómo una realidad que su hijo llegase al balonmano profesional si no cómo un sueño y una bonita experiencia. Cuando aumentaban las horas que Juanjo tenía que dedicar al balonmano por una parte lo vivían con la alegría de las subidas al primer equipo del Ciudad Real, las convocatorias con las selecciones territoriales y las concentraciones nacionales, pero por otra parte nunca dejaron de insistir en que la carrera de un deportista es corta y tenía que prestar mucha atención a los estudios, especialmente recuerda lo complicado que fue 2º de bachillerato. Nos confiesa que llevan bien la relación familiar a distancia ya que Juanjo es muy familiar y comunicativo, aun así, nos dice: “Cuando peor lo pasamos fue con lo de su lesión y su operación, el no poder estar en los primeros días aunque si fuimos a la operación y estuvimos con él, pero luego se te encoge un poco el corazón al tener que dejarlo sólo de nuevo.”

PADRES JUANJO

El padre de Juanjo nos explica que no aconsejan a su hijo en lo deportivo, ya que creen que es él quien debe tomar sus propias decisiones. No cree que Juanjo haya sido sometido a ninguna presión por parte de clubes o selecciones, al contrario, el que más se exige es él mismo. Comenta que a veces hay que hacer un poco de psicólogo para animarle y afirma que, por supuesto, que han valido la pena los madrugones y los viajes.Espera que ahora y en el futuro se vea recompensado todo su esfuerzo, “la verdad, es que, todo lo que le ha pasado la temporada pasada no se lo merecía”. Sobre otra futura salida de España para jugar, nos cuenta que le apoyarán en todas sus decisiones, pero que espera que por el bien del balonmano español, la situación mejore y nuestros jugadores no tengan que irse para crecer.

SEBAS KRAMARZ – 22 años (Alcobendas – AX Puente Genil)

Eduardo Kramarz nos cuenta qué hasta que no pasó el tiempo no pensó que Sebas podría dedicarse al balonmano profesionalmente, su evolución la vivía con alegría y cómo algo para compartir con toda la familia. A la hora de compaginar estudios con balonmano nos explica que Sebas supo administrarse muy bien el tiempo por esto no estaban muy preocupados con el tema. Nos dice que intentan acompañar a Sebas siempre que pueden y si no mantienen el contacto con el, siempre.

padres sebas

Nos cuenta que ver presión hacia su hijo por parte de clubs o selecciones sienta fatal pero que es lógico, que es lo que requiere el compromiso en equipo, responsabilidad; y es su elección.
Cuando Sebas no está bien después de un partido, nos comenta “Hemos intentado ser contenedores, hablar y buscar lo positivo”. Repetiría todo lo sacrificado por el balonmano las veces que fueran necesarias, para el futuro de su hijo sólo desea que sea feliz y sobre la posibilidad de jugar fuera, nos responde: “Nos gustaría que siga jugando en España, pero nunca se sabe lo que depara el destino. Sebas sabe que decida lo que decida siempre le apoyaremos”.

AIDA VILORIA 19 años (Barcelona – Fleury Lorient)

Miguel Ángel Viloria nunca pensó que Aida llegase a ser profesional, así mismo nos cuenta que siempre ha inculcado y apoyado que su hija practique el deporte por los valores que da. Nos explica que organizándote puedes compaginar estudios y balonmano y, refiriéndose a la relación a distancia, que gracias a las nuevas tecnologías hoy es más sencillo y económico y que a pesar de la juventud de Aida cuando se fue a Francia sabían que allí estaría bien. Nos dice, también, que aconseja a Aida más en temas de actitud que en los propios temas técnicos del balonmano.

PADRES AIDA

Personalmente, piensa que en Cataluña se somete a mucha presión a edades muy tempranas y eso hace que muchos dejen el balonmano muy pronto, “hasta cadetes el deporte tenía que ser formación y empezar a competir en juveniles”. Cree que el papel de los padres es muy importante pero hay que tener cuidado y dejar las decisiones técnicas a entrenadores y clubes.
El padre de Aida nos dice que cree que los padres tienen la obligación de apoyar a sus hijos a luchar por sus sueños y cada vez que va a Francia y la ve feliz, reconoce que el esfuerzo ha valido la pena, aunque realizarlo siempre ha sido un placer. Sobre el futuro de Aida comenta “Si algo me ha enseñado la vida es que el trabajo y la constancia te llevan donde deseas y esas dos virtudes las he visto en Aida, si no cambia, ella marcará sus propias metas.”

HABLAMOS CON UN EXPERTO: JORGE MARTÍNEZ MARTÍNEZ

“Los padres deben aprender a controlar sus emociones cuando acuden a ver un partido de sus hijos. No son simples espectadores, son los padres de uno de los chicos que participa y todo lo que hagan o digan puede influir en su rendimiento. Si se repiten gestos de desaprobación con bastante asiduidad es probable que el chico acabe encontrando alguna excusa para abandonar el deporte a medio-largo plazo al percibir que no satisface las ilusiones de las personas que más le importan. La clave está en percibir el deporte de base como herramienta formativa que ayude al crecimiento humano y deportivo de los niños, y en esa línea los padres deben ser un modelo de comportamiento.

El deportista de élite necesita tener otras fuentes de gratificación diferentes a las que le proporciona el deporte, poder dedicar parte de su tiempo a otras actividades diferentes que le enriquezcan personalmente le ayudará a gestionar mejor las situaciones de estrés que acarrea el deporte profesional. Hay múltiples ejemplos que demuestran que es posible compaginar estudios y balonmano. La labor técnica es responsabilidad del entrenador mientras que los padres tienen, entre otras cosas, la gran responsabilidad de dar apoyo emocional a sus hijos en todas las circunstancias.


El mejor consejo que creo que se les puede dar a los padres de deportistas jóvenes es que el deporte es un complemento dentro de la formación integral de su hijo. Que faciliten que sus hijos disfruten de la práctica deportiva para que la conviertan en un hábito de vida saludable y que les apoyen emocional e incondicionalmente sin llegar a sobreprotegerles. Y, en el supuesto de que no sepan como enfocar algunos temas, que no duden en solicitar ayuda a un experto en psicología del deporte.”

Sobre el Autor

Artículos Relacionados

Siempre tenemos en mente una imagen idealizada del deporte. La típica escena interminable de un...

¿Qué son los We Share Handball Talks? Un espacio donde se invita a compartir, dialogar y...

La familia del balonmano incorpora a un nuevo socio: la empresa catalana especializada en...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.