Escrito por Santiago Peñaloza


Mucho se habló, se habla y se hablará sobre la posibilidad de los equipos nacionales de poder nacionalizar a jugadores de otros países para que jueguen en sus Selecciones. Sin embargo, si el reglamento se cumple, nada es ilegal a la hora de presentar el equipo en cancha. Muchos combinados nacionales que tienen varios jugadores extranjeros. Sin ir más lejos, España. Nacionalizó a Rolando Urios y al portero serbio Apard Sterbik y nadie se escandalizó. Obviamente hay otros casos mucho más polémico que más adelante trataremos. Y queremos recalcar el uso de la palabra «mercenario» (RAE: Que por estipendio sirve en la guerra a un poder extranjero.)

Comenzaremos esta nota con lo más importante para que todos tengamos en claro lo que dice el reglamento. Repasamos exactamente el “Player Elegibility Code”:


LWQtabla


Qatar, la gran polémica en el pasado Mundial

A partir de aquí y teniendo en claro lo dicho oficialmente por la IHF, lo único para pensar es en lo moral y ético. El caso de Qatar es el más destacado en el mundo del handball ya que viene teniendo buenos rendimientos con sus jugadores “qataríes”. Sin embargo y a pesar de los “petrodólares” utilizados para los contratos, lo realizado por el equipo asiático fue únicamente sacar el mayor rédito de las reglas.

En el último mundial, precisamente en Qatar, el conjunto local participó del campeonato con tan sólo dos jugadores de Qatar de los 16 convocados. Además de haber podido nacionalizar a estos jugadores, la Federación Qatarí contrató al español Valero Rivera (quien recientemente prolongó su contrato con este país hasta el 2020) como entrenador para hacerse cargo de la preparación del equipo, al cual logró llevar hasta la final del Mundial, donde perdió con un auténtico e histórico Francia. Si lo vemos como jugadores, quizás muchos hayan aprovechado esta oportunidad de nacionalizarse para poder competir en el Mundial o en los Juegos Olímpicos. A pesar de todo, el aficionado al handball no ve bien que un país componga a su equipo con tan sólo dos jugadores realmente nacionales.

Conociendo el presente económico de un país como Qatar, la posibilidad de fomentar el handball, sería interesante saber si estas nacionalizaciones son el puntapié inicial para que el balonmano crezca desde los más jóvenes. Quizás en un futuro y si se da un crecimiento desde la base, Qatar no necesitará más contratar más jugadores de otros países. Pensando en el futuro y para que no se dé habitualmente, ¿habría que cambiar el reglamento? ¿Se debería ajustar para que haya un límite de jugadores?

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO