Lejos quedan aquellos tiempos en los que grandes figuras del balonmano mundial como podían ser Balic, Richardson o Gislason militaban en equipos que ahora no ubicaríamos en el top mundial, tal vez apenas nacional. La liga ASOBAL ha perdido mucho nivel los últimos años, siendo la última dura estucada la desaparición de la sección de balonmano del Club Atlético de Madrid. Mirando la clasificación histórica de la liga ASOBAL, sorprende ver como equipos de los que más temporadas acumulan en la máxima división estatal como el Cuatro Rayas Valladolid, el BM Ciudad Real o la SCD San Antonio, no solo ya no militan en la más alta categoría, ni siquiera existen ya como clubs.

A día de hoy la liga carece de emoción. La superioridad presupuestaria del FCB Lassa le permite una plantilla de jugadores top a nivel mundial, lo que prácticamente le obliga a ganar la liga sumando temporadas enteras invicto en nuestra competición nacional. Hace años que el aliciente competitivo de nuestra liga se centra en las plazas del 2º al 4º clasificado y el acceso a las competiciones europeas. El hegemónico dominio azulgrana de la liga ha traído en estos últimos años rumores sobre si los barceloneses podrían competir en la Ligue Nationale de Handball (LNH), donde el nivel competitivo es más alto que en España.


talant


Equipos que años atrás sí podían plantarle cara al FCB, y no solo un partido, sino a lo largo de toda la competición liguera, se han visto envueltos en apreturas económicas llegando incluso al triste escenario del impago de los salarios de los jugadores. Probablemente la falta de control y exigencia de viabilidad económica a los clubs ha sido la gran lacra en nuestro balonmano, pese a tener un excelente producto de afición, infraestructuras y jugadores. Por esto no es raro ver jugadores que eligen jugar en clubs con una mayor seguridad económica aunque disputen una categoría inferior, muchas veces incluso fuera del país. Son claros ejemplos los casos de los pivotes Rafa Baena, quien tras la incertidumbre económica vivida en el Reale Ademar de León marchó a un equipo de segunda fila de Francia, el US Créteil HB, y no por falta de nivel pues ya vemos como ahora mismo juega en uno de los mejores equipos del mundo el Rhein-Neckar Löwen. Más exagerado aun el caso de Eduard Fernández, el pivote barcelonés que cuando desapareció la sección de balonmano del Club Atlético de Madrid puso rumbo a Niza, un equipo que ni siquiera jugaba en la máxima división gala.

Toda esta fuga de profesionales que con buen criterio prefieren asegurar el poder llegar a fin de mes con su sueldo de jugadores profesionales deja un hueco en las plantillas de nuestros equipos. Esta es probablemente la cara buena de la coyuntura actual, la gran oportunidad para jóvenes de ganar mucha experiencia en ASOBAL. También la posibilidad que están teniendo algunos jugadores de llegar a competir como profesionales y vivir el sueño de jugar en la alta competición, oportunidad que nunca habrían tenido en una liga como la de los años 2000 dónde hasta 4 equipos disputaban el título y agrupaban varios talentos internacionales. Ya lo comentaba el compañero Pablo Lozano, con una radiografía sobre los equipos que depositan su liderazgo en jóvenes promesas, que probablemente emigraran a ligas más potentes para seguir con su carrera deportiva.


ivano balic


Concluyendo, por desgracia el nivel de nuestra liga es muy bajo y hay que replantear cosas si queremos volver a estar en el centro del balonmano mundial con nuestra competición doméstica, juntando a grandes nombres en distintos equipos y volviendo a tener amplias representaciones en la Velux EHF Champions League. Ahora mismo parece difícil que volvamos a vivir finales de la Final4 entre equipos españoles (FC Barcelona, BM Ciudad Real, Portland San Antonio y Elgorriaga Bidasoa habían llegado a disputar finales entre ellos; también llegaron a fases finales del máximo título europeo equipos como el Teka Santander,el BM Atlético de Madrid y BM Valladolid).

Probablemente debamos exigir más a nuestras mermadas instituciones, tal y como decía días atrás Rafa Baena en una entrevista para Handstation: “La Liga ASOBAL tiene que hacer prácticamente borrón y cuenta nueva. No se puede permitir que se hagan proyectos que no se puedan cumplir. Hace falta un mayor control presupuestario de los equipos, el presupuesto de cada equipo tiene que estar garantizado en un 80%-85%”. Seguro que con el Trabajo y la colaboración de todos los que amamos este deporte lo conseguimos.


Jimmy Martín
Sobre el Autor

Aficionado al deporte, a la escritura, a la lectura, y al humor. Vivo el balonmano como aficionado, periodista, entrenador y portero. Me defino como resiliente y heurístico.

Artículos Relacionados

Una gran pista polideportiva, el sonido del bote del balón, las voces de los niños y la imagen...

Hace menos de una semana, un club melillense compartía en sus redes sociales estos carteles para...

Así como en antaño era la filoxera quien protagonizaba una invasión desde tierras francesas hacia...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.