David Barrufet, de forma habitual, ayuda a organizar torneos entre prisiones a nivel catalán. Ya se ha celebrado la quinta edición de este torneo. Esta vez han participado un grupo de la INEFC de Barcelona, otro de la Blanquerna y por primera vez chicas. Para los equipos penitenciarios es difícil entrenar con regularidad y crear un equipo. Aunque ya se están viendo cada vez más centros penitenciarios que incluyen la modalidad del balonmano. En Quatre camins y Can Brians hay dos equipos e intentan programar algunos amistosos para poder darle regularidad a sus jugadores tratando de ayudar en la inclusión de los componentes del equipo.

Por experiencia personal, he podido jugar un torneo que se organizó en la localidad catalana de Sant Esteve Sesrovires. En el cual el primer y segundo equipo del club jugamos contra Can Brians. Fue una gran experiencia tanto a nivel personal como a nivel deportivo. Es interesante ver el compromiso y el enorme esfuerzo que hacen para entender el juego. Creo que también es importante para la reinserción social hacer este tipo de actividades.

En esta última edición ha habido mucha deportividad. Como dato curioso ha habido muy pocas amonestaciones y tan solo una exclusión de dos minutos. Esto demuestra la enorme labor que hacen todos los monitores de los centros.

Sobre el Autor

Artículos Relacionados

Hace menos de una semana, un club melillense compartía en sus redes sociales estos carteles para...

El balón como instrumento de retentiva y el cuarenta por veinte del CEM La Verneda como proscenio...

Las víctimas mortales del accidente de este lunes al atardecer en la AP-7 en Vallgorguina son dos...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.