Fotos: Marca / Deportes El País / Portada: Facebook Jackson Richardson


En el segundo y último asalto, aún con lágrimas en los ojos, las que casi dejó olvidadas sobre el parquet del Universitario de Navarra días atrás, Jackson Richardson alzó los brazos, sacó la lengua y resopló, con el ímpetu del más grande de los alivios. El central francés, mago entre magos y mentor de decenas de genios, saboreaba la conquista de la Liga Asobal 2005 en su último choque con la camiseta del Portland San Antonio. El Ademar de León y su pista, arena donde se jugó el partido más decisivo de la jornada que cerraba la competición, fueron invitados de excepción en la celebración del último gran título del club azulón y del ‘au revoir’ español a uno de los más grandes.

Fiesta sí, pero en un escenario improvisado. El BM Ciudad Real forzó el disputado desenlace después de batir una semana antes a los de ‘Zupo’ Equísoan en Pamplona (24-27). Los chicos de Juan de Dios Román, segundos a tan solo un punto del líder, irregulares durante el torneo, vieron como el Portland hacía los deberes y se llevaba el gato al agua lejos de su tierra y de su afición, que aún entonaba la Marsellesa a media asta. Richardson ya tenía su ‘y comieron perdices’ con un galardón que también cerraba la etapa más desgarradoramente bonita de la historia de la entidad y que adormecía a los fantasmas de un equipo marcado por la tragedia.

Kasper Hvidt, héroe en tierras castellanas, miraba de reojo al cielo en los últimos minutos del choque, celebrando el dulzor del éxito con el fallecido Vladimir Rivero. Las duplas de porteros tienden a vivir su campaña a unos intangibles metros del grupo, compartiendo una química especial, inquebrantable. Ni la plantilla, ni el danés ni tan solo Venio Losert, que ocupó el puesto del cubano antes del parón navideño, se olvidaron de su compañero, que en noviembre emprendía una gloriosa y lejana aventura deportiva. El expresidente Fermín Tajadura, también fallecido en 2004 el día antes del inicio de la Copa del Rey que el mismo Portland organizaba, se salía con la suya y volvía a apostar por el nacionalizado húngaro desde su despacho hecho de algodón y nube.


portland 2


Refuerzos, alternativas y resultados

Liga que supo a esfuerzo, sudor y auto exigencia. Después de estrellarse en Champions (eliminados en octavos por el Barcelona) y en los diferentes torneos estatales del KO, Zupo hacía bueno el trabajo veraniego de su directiva, que había sido capaz de armar un bloque experimentado, con carácter, gol y muchísimo talento. El mercado de fichajes previo a la temporada fue fructífero y se saldaba con ocho altas y la continuidad de alguno de los puntales de la plantilla.

El oro olímpico en Atenas y mejor jugador del mundo en 2003 y del Europeo de 2004 Ivano Balic encabezaba una lista tremenda, con el anteriormente mencionado Hvdit (Ademar de León), Andorinho (Sporting de Lisboa), Demetrio Lozano (Kiel), Carvajal (Barcelona), Lubej (PSG) y Jörgensen (Altea). Además, el Portland volvía a tirar de cantera y le hacía ficha profesional al joven del filial Eduardo Gurbindo.


portland 1


Más madera para el fuego alimentado por la zurda de Albert Rocas, Mateo Garralda y Alberto Martín –máximos goleadores del equipo–; y la contundencia de Juancho Pérez y Lars Jorgensen. El Portland completaba su leve y paulatino cambio generacional desde ese equipo que conseguía alzarse con la Liga de Campeones, la Copa del Rey y la Liga Asobal en dos temporadas (2000/01 y 2001/02). Bases asentadas, cimientos de experiencia contrastada pero futuro excesivamente corto.

La mecha del bloque navarro se fue apagando con los años después del curso 2005/06, que cerraba con la Supercopa Asobal, un discreto tercer puesto en Liga y con el subcampeonato de la Copa Asobal y de la máxima competición europea. El liderato de ‘Maravilla’ Balic era incontestable, pero insuficiente ante la falta de lanzamiento exterior del equipo, fuerte atrás con su 6:0 pero falto de pegada. El Ciudad Real dejó al descubierto dichas carencias en la gran final continental con dos duras goleadas (formato a doble partido: 19-25 en Pamplona, 37-28 en el feudo manchego) y enviaba al Portland a una senda que acabaría en precipicio. Caída, interminable y mortal, pero no olvido.

Gonzalo Romero
Sobre el Autor

Periodista del Diari Ara. Jugador de Balonmano en el Sant Martí Adrianenc de 1a estatal. Asistió a la última Final Four de Colonia.

Artículos Relacionados

Se trata de una entidad que focaliza su iniciativa actual y sus esfuerzos en la recaudación de...

El Torneo Internacional de Balonmano contará este año con equipos de Bangladesh y de Canadá, así...

Documental sobre el ecosistema de la Mislata Handball Fest 2019 en el Pabellón de la Canaleta....

1 Comentario
 
  1. Avatar
    Mª LUCIA MARQUEZ MARTIN 19/11/2015 at 7:17 PM Responder

    Bonitos recuerdos ¡¡¡ De aquella etapa todos los partícipes contribuyeron para que fuera inolvidable ¡¡¡

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.