A casi cuatro años de Suecia 2011, donde la selección argentina se hizo la fama de “Gladiadores”, Rio 2016 se muestra como el próximo objetivo de esta gran camada donde mucho de sus jugadores lo ven también como su último torneo. ¿Cómo encararán los sudamericanos el futuro?

No hay lugar a dudas de la importancia de jugadores como Pizarro, Carou o Portela, en el esquema de juego de Dady Gallardo, pero es probablemente la Juvenil de Bahrein 2007 la camada que da más esperanza al deporte en este país. A primera vista tal vez no se note pero la selección sudamericana está en proceso de recambio. Se han anunciado a través de distintos medios el próximo retiro del equipo albiceleste de personas claves como Gonzalo Carou o Pablo Portela e incluso el mismo Gallardo. Los mismos han dado a entender que buscan el diploma olímpico en Rio 2016 como el claro objetivo a conseguir para mediar este alejamiento. Para esto Gallardo viene trabajando con un plantel que ya se conoce casi de memoria, con una parte intentando aprovechar al máximo las competencias en europeas y otra entrenando en Argentina y probando más que nada el próximo relevo.

En relación a esto se comenzó a forjar algunas relaciones en particular con las federaciones francesas y españolas para poder insertar a los jugadores más jóvenes en ambas ligas con el fin de reforzar el roce competitivo y garantizar un lugar sólido que permita el crecimiento de los atletas. Algunos como Gastón Mouriño o Lucas Moscariello ya emigraron a las segundas divisiones y otros están buscándolo a futuro como Julián Souto Cueto o Facundo Cangiani.


valonmano1


Argentina hoy en día, y en parte gracias a Gallardo, tiene un sistema de juego más claro que se basa en las características de los jugadores que suelen formarse en el país, rápidos y finteadores, ya que tampoco hay muchos jugadores de predominio físico. Si bien el recambio más grande se empezará a notar despues de los juegos olímpicos, el más inmediato consistirá en pieza por pieza, sobre todo respecto de lo defensivo. En retrospectiva lo alcanzado en Bahrein y Egipto toma otra dimensión y conciencia sobre el grupo que alcanzó ese nivel.

Si bien muchos jugadores emblemas elijen el descanso de la competencia internacional no es la primera vez que se retiran piezas decisivas e influyentes sobre todo en la moral del grupo,  sucedió con Andrés Kogovsek y también con Eric Gull. El saldo positivo queda en la permanencia de esa gran camada de jugadores que según el mismo Dady transformó la mentalidad del grupo. Diego Simonet, Juan Pablo Fernández, Pablo Vainstein, Federico Vieyra no solo están lejos del retiro sino que cada vez más cerca de sus mejores rendimientos.

Por otra parte hay una realidad social en Argentina que trasciende a las decisiones del balonmano. Otros son los deportes que predominan en el ejercicio diario de los jóvenes como el futbol, el básquet o incluso el rugby. A pesar de que el crecimiento del nivel competitivo femenino fue mucho más lento, el handball aparte de ser escolar es uno de los deportes más practicados en el país por mujeres junto con el vóley. En los últimos años, la cantidad de federadas se incrementó por miles en la rama femenina lo que hace ver otra perspectiva del futuro.

Fotos: Conf. Argentina (Twitter) – Portada


© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO