Autoabastecerse como principio deportivo. Nunca una premisa había dado tantos frutos en el mundo del 40×20, siempre reivindicativo y cada vez más furtivo. La ecuación, sencilla, pensada desde la necesidad y ejecutada por quién siempre tiene –al menos– dos posibles soluciones, ha devenido credo en el Balonmano Granollers. La palabra filial es algo más que la sucesión acertada de seis letras en la ciudad vallesana, una de las muchas capitales que el trono del balonmano tiene esparcidas por el globo. El club trabaja por y para su cantera, asentando las bases del futuro de su primer equipo. Un proceso de retroalimentación casero, hecho con mimo y mucho gusto –especialmente por el balonmano– que coge forma en los 26 equipos base que forman la entidad, en categoría masculina y femenina.

Ahí, en la sala de máquinas, es donde se siembra el talento granollerense, la pólvora y la esencia de nuevas generaciones llamadas a dar continuidad a una fructífera labor de años y años. Históricamente y a lo largo de esta ‘manitas’ Asobal Bauhaus, el Granollers ha vivido de fijarse en su casera caja de herramientas y no en las grandes superficies. Mis necesidades, mi despensa, sencilla, con carácter y potencial. Así, el conjunto vallesano ha alcanzado la viabilidad como club, superando en 2011 la crisis económica más devastadora del último tramo de su historia y asentándose entre los mejores equipos de su competición doméstica.


bmg1


Los más pequeños, futuras estrellas

Los resultados deportivos de los chicos de división de honor son el reflejo de sus antecesores y predecesores, innegables. Granollers y Barcelona se reparten los campeonatos de Cataluña y España, comiéndose un queso que otras escuadras ni siquiera alcanzan a oler. La rivalidad entre los dos equipos es milenaria, como las perlas que han salido y salen de la capital vallesana. Enric Masip y Jordi Nuñez, entre otros ilustres nombres, pusieron en el mapa la generación catalana del 67/68, encargada de marcar una etapa en el balonmano estatal.

Años después y bajo las órdenes del actual técnico del segundo equipo culé Lorenzo Rueda, Granollers confeccionaba un conjunto juvenil formado por jugadores de la talla de Marc Pujol, Álvaro Ferrer, Xavi Cribillés, Marc Raga, Albert Rocas, Cristian Malmagro, Iván Raigal o Manel Pérez. Seguramente la mejor cosecha que ha pasado por el Olímpic y que sería la columna vertebral del primer equipo durante la campaña 2004/05. A los anteriormente mencionados, se sumaron los campeones del mundo Joan Cañellas, Antonio García; Josep Masachs y Juan Andreu para completar una plantilla de 20 hombres, 14 de los cuales se habían criado en las categorías inferiores del club.


arnau garcia bm granollers


Siempre respetando las distancias y diez años después, la manada blanquiazul volvía a rugir. Ferran Solé, una de las zurdas más exquisitas del momento, Borja Lancina, cuarto máximo goleador de la Asobal en las filas del Aragón, Pep Reixach, jugador del Handbol Bordils des de hace año y medio; y los internacionales universitarios Dani Arguillas y Carlos Barbero (Huesca y Guadalajara, respectivamente) compartieron vestuario en su etapa de juveniles, barriendo al Barcelona en la final del torneo catalán y firmando un buen tercer puesto en el posterior campeonato de España después de caer en semifinales a manos del BM Ciudad Real, temible con Alex Dujshebaev y Juanjo Fernández.

No importa quién sea el técnico o los encargados de gestionar la entidad, el trabajo y los ciclos se mantienen. Del grupo de jugadores que dirigen este año Carlos Viver y Antonio Rama, 12 han nacido y crecido sobre el parquet vallesano (David Resina, Adrià Pérez, Arnau García, Marc Cañellas, Ferran Solé, Moi Blanxart, Salva Puig, Pol Sastre, Miquel Flores, Mamadou Gassama, Marc Guardia y Carles Asensio). El secreto está en los niños, en fomentar una pasión dulce pero desmedida por una pelota con resina. Es ahí donde el Granollers triunfa con sus muchos torneos para los más pequeños de las escuelas (‘Minihandbol’ y Coaliment, especialmente), que viven de primera mano la magia del balonmano. El club se preocupa por dejar un legado, el mismo que nosotros y Europa disfruta semana tras semana.


Todas las fotografías: © Xavier Solanas / BM Granollers


 

 

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO