En el partido que enfrentaba el Frisch Auf Göppingen y el HSG Wangen-Börtlingen  de Alemania fue  suspendido a la media parte por la árbitra. Justo antes del pitido final los visitantes anotaron el 15:15, lo que provocó las discusiones en las gradas, donde también participó el presidente de Frisch Auf Göppingen, Thomas Lander.

La joven colegiada de 19 años, la cual había tenido una exitosa carrera en las ligas de juveniles, pitaba su primer partido en categoría absoluta. El gol, un poco polémico, acabó aceptado por los dos equipos. Los cuales se marcharon al descanso, mientras comenzó una fuerte discusión en las gradas.

En el palco se encontraban Tomás Lander, presidente de Frisch Auf Göppingen, y Karl Friedrich, presidente de la federación de balonmano local, comenzaron a discutir con la joven árbitra, que tan solo quería hablar con algunos amigos, que asistieron al partido. «Estos hombres querían influenciarme y me sentí amenazada», le dijo el  árbitro al periódico local. Después de este incidente, la árbitra entró en el vestuario y tomó la decisión de suspender el partido después de treinta minutos.

Todas las personas responsables del grave incidente han declarado. Tomás Lander, cuyas hijas están jugando en el Frisch Auf Göppingen 3, aceptó su error, pero no entiende porque los árbitros no entran en el conflicto. Afortunadamente, la joven árbitra está dispuesta a continuar su carrera porque ella ama a su deporte y  ha  finalizado diciendo: «Un partido de balonmano sin árbitros no es posible.»

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO