La tradición de seleccionar una «persona del año» comenzó en 1927 con los editores de Time en la búsqueda de historias periodísticas de actualidad. Por eso y, ante la publicación de esta edición del 2015, en Valonmano hemos decidido otorgar el mismo galardón al que hemos considerado «el personaje del año 2015» a Albert López Ortega. Él se definía como «piloto de la vida», pero para los que lo admiraban ha sido un doctor honoris causa de la alegría, la sonrisa y la superación. Albert López Ortega, Fari, de 21 años, exjugador del Club Balonmano Granollers y creador del blog Vivir a contracorriente, fallecía el pasado mayo a consecuencia de un cáncer, después de superar otros dos. Fari dio a conocer su enfermedad y sus ganas de vivir relatando su día a día en una crónica vital y fresca en su web y en las redes sociales, además de charlas con un público entregado.


Nació en Barcelona el 14 de agosto de 1993, aunque poco tiempo después se fue con su familia a Girona. Albert jugó a balonmano desde bien pequeño, una de sus grandes pasiones en la vida. El BM Granollers se fijó en su calidad y lo incorporó en las categorías inferiores. En el equipo vallesano fue evolucionando hasta llegar a debutar con el segundo equipo, en primera nacional. En 2010, hace 5 años, le diagnosticaron por primera vez la enfermedad. Tras siete meses de tratamiento, Albert López consiguió superar el cáncer sin dejar de jugar al balonmano. Pero poco tiempo después, la terrible enfermedad le «volvió a llamar a la puerta», tal y como él explicaba, esta vez en el pulmón. Albert decidió dejar la quimioterapia, empezó tratamientos naturales y también lo consiguió superar. Esta segunda vez, la consecuencia fue que tuvo que dejar el balonmano, pero no fue un obstáculo para él, que buscó el lado positivo y empezó a estudiar arquitectura en la universidad.



time



En el campeonato de Catalunya del 2007 comenzó la lucha del deportista contra la enfermedad. Tras un partido, le diagnosticaron un bulto de nueve centímetros en la espalda, pero se le consideró benigno. Tres años más tarde, el tumor creció hasta los 17 centímetros, lo que le obligaría a pasar por el quirófano. Un mes más tarde le diagnosticaron su primer cáncer. Albert jamás perdió la sonrisa ni su amor por el deporte. Tras pasar por siete meses de quimio y radio consiguió ganar el partido al cáncer. En el BM Granollers le dieron la oportunidad de formar parte del equipo de primera Nacional. «Calvo como un bebé», recordaba él, se presentó en la cancha. «La sorpresa fue que mis compañeros se raparon para apoyarme». Con esa energía vital, los jugadores llegaron a ser campeones de la liga nacional y campeones de España.

Todo el mundo del balonmano se volcó con Albert. La fuerza con la que inició su lucha inspiró a mucha gente y en poco tiempo consiguió su particular reto de «5000 pilotos» pos RR.SS. Su sonrisa inundó todos los campos de handball de España y su iniciativa caló hondo. Solo hizo falta ver la repercusión que tuvo y la pasión con la que contaba su historia. Sin duda, por su dedicación, entrega, lucha, la manera de encarar una enfermedad muy complicada y su sonrisa perenne creemos que Albert es más que merecedor del título al «Personaje del año 2015».

Con una madurez impropia de un chico de 21 años, Albert se comió el mundo y pidió un segundo plato. Muchas son sus cualidades, además de un grandísimo extremo zurdo, que le hacen merecedor de este galardón. Enseñó y educó a mucha gente con sus grandes charlas e incluso escribió un libro contando sus vivencias. Dejó un gran huella en la familia del balonmano, y no solo en Cataluña donde era más que conocido. También en todo el mundo de donde llegaron muestras de apoyo. Literalmente sacudió al mundo del handball. Por eso, dónde quiera que estés, gracias por enseñarnos a #viviracontracorriente.


FE DE ERRATAS: Albert falleció en MAYO y no en MARZO como pone en la fotografía. Disculpen las molestias.



 

 

 

 

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO