El invierno llega (aunque por el tiempo que estamos teniendo no lo parezca) y los deportes de verano paran para dar paso a sus modalidades ‘indoor’. La dificultad de un deporte que sólo compite en verano es mantener el tono físico, el aspecto técnico y las ganas de competir el resto del año. ¿Cómo lo hacen? La mayoría de jugadores de balonmano playa juegan en la modalidad de pista el resto de la temporada. Fernando Gallego Hevia, jugador del BM Playa Alcalá e internacional con la Selección Española, cree que “el 99% de los jugadores de los mejores clubes de playa juegan también a balonmano pista”.

La preparación física no se puede dejar de lado durante el invierno si se está o se quiere estar en la élite del balonmano playa. Es un deporte donde esta parte cobra una gran importancia, ya que debido al sol y a las altas temperaturas bajo las que se juega durante la temporada de verano, es una modalidad con mucho desgaste físico en sus jugadores. Fernando Gallego señala además que la preparación durante la temporada de invierno es algo personal (cuestiones de tiempo, adaptación…), aunque reconoce que para mantener la técnica es esencial jugar en pista: “la muñeca y el ‘gen’ competir se pierden si no se juega”.

La mayoría de los clubes de playa, en cuanto termina la temporada regular de pista, vuelven a los entrenamientos. Aunque hay algunos, como el Club Balonmano Playa Barbate, que aprovechan el buen tiempo que nos está regalando diciembre para disfrutar de este deporte aún en los días previos a Navidad. “Para aprovechar este sol que nos regala diciembre en Barbate, un poco de bmplaya”, escribió el conjunto gaditano en su cuenta de Twitter, donde además colgó un par de fotografías para corroborar que sí, se puede practicar balonmano playa en pleno mes de diciembre.

Ya el pasado 3 de enero, se celebró el primer torneo invernal de balonmano playa. El municipio valenciano de Cullera acogió el Winter Handball Beach Festival, organizado por el Club Balonmano Maristas Algemesí.Esto demuestra que, además de ser un deporte muy atractivo, entre otras cosas por la sensación de libertad que le da al que juega el hecho de estar descalzo en la arena, es una modalidad que no se detiene.

El parón en la competición no evita que los jugadores sigan entrenando, poniéndose en forma, jugando y aprovechando el buen tiempo para volver a pisar la arena. Giros de 360 grados, paradas imposibles, goles de fly… Eso sí, tendremos que esperar hasta la temporada que viene para ver esto en competición y al balonmano playa en todo su esplendor.



 

 

 

 

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO