Nacieron en Argentina, pero su apellido es de origen alemán. En su familia papá jugaba al básquet y mamá se destacaba en vóley y ciclismo. El destino genealógico hizo que ellas, las cuatro, sean apasionadas por el balonmano y la menor disfrute de un gran presente con la Selección Nacional. Relatan su experiencia a Valonmano con V, “Las hermanas Karsten”: esfuerzo, dedicación y sacrificio.


Con los años y respetando las premisas de sus padres; hagan deportes, fue como la locura por el Handball llegó a la vida de los Karsten. Heidi, Karen, Maia y Elke, juegan actualmente en el Club Alemán de Quilmes, siendo la menor de ellas una de las promesas del Seleccionado Argentino y con posible presente Europeo. Las cuatro coinciden en que poder compartir el mismo equipo es una experiencia linda y difícil de explicar. Se consideran de carácter fuerte pero con personalidades distintas, que acompañan a la entrega permanente y orgullosa actitud con la que defienden los colores de la institución deportiva que las vio formarse.

La mayor, Heidi Karol Karsten de 26 años, juega de extremo izquierdo y pivot. Se divide las horas del día entre el sagrado balonmano, la abogacía, carrera que está estudiando y el empleo. “A pesar que trabajo día completo en una empresa no dejaría nunca de hacer esto que tanto me gusta”, reconoce Heidi. Desde pequeñas anhelaban poder jugar todas juntas y tras años de entrenamiento pudieron lograr su cometido, resultando para ellas una experiencia linda y difícil de explicar. Además agrega, “tiramos siempre para adelante, marcamos duro y nos exigimos al máximo por lograr los objetivos”.


elke karsten


Por su parte, Karen Elizabeth Karsten tiene 24 años y en la cancha se posiciona de extremo y lateral derecho. Además es entrenadora de otras categorías en Quilmes. ¿Hay vida fuera del campo de juego? Sí, por supuesto, al igual que su hermana mayor, Karen también cursa una carrera aunque en este caso está más relacionada a su pasión: profesorado de educación física. Pero volviendo a pisar el parqué, la joven reconoce que todas tienen mucho y poco en común. Nos parecemos en la forma de jugar, en lo aguerridas pero somos totalmente distintas en el carácter que tenemos cada una”.

En tanto, Maia Alice Karsten, 22 años, no solo es armadora, sino que también es DT en su club de la categoría menores damas de promocional y como si fuera poco, cursa el segundo año de Licenciatura en Kinesiología y Fisiatría. Maia reconoce que algunas veces compartir el equipo con sus hermanas puede resultar difícil, “por el tema de la confianza” pero sin vacilar dice; “estar con ellas en cada partido es una de las mejores cosas”.

Párrafo aparte para la menor de 20 años, Elke Josselinne Karsten, quien es una de las jugadoras con más proyección del Handball nacional y lo demostró en el Mundial de Dinamarca, donde resultó goleadora del seleccionado con 22 anotaciones. A los 8 años comenzó a entrenar y 10 años después debutó en la Selección Mayor. Hoy, es una de las figuras de “La Garra”, equipo en el que Karsten viste la casaca número 22 siendo una central efectiva para llegar al gol. Incluso es cada vez es más extensa la lista de porteras que han sido víctimas de su potente brazo desde los 9 metros. “Representar a tu país es lo mejor que te puede pasar y para mí no es ninguna presión estar de central o en cualquiera de los laterales”, dice la habilidosa deportista.


thumbs

Foto: Super Handball

 El 2016 puede traer buenas nuevas a la Familia Karsten aunque eso signifique que despierten del trance de compartir vestuarios ya que una pieza fundamental del rompecabezas puede emigrar hacia el viejo continente. Igualmente, la menor de las hermanas trata el tema con mucha delicadeza, “estoy analizando si me voy para Europa o me quedo en Argentina, aun no lo sé”, cuenta Elke.

En el país sudamericano, las experimentadas deportistas notan el crecimiento del Balonmano y según Maia, dejó de pertenecer a unos pocos locos para formar parte de la rutina de muchos otros. Ellas atribuyen las razones a distintos factores. Heidi considera que el brinco fue gracias a la difusión que está obteniendo por parte de los medios donde hoy incluyen a la rama femenina, que es la menos divulgada. También incluye como causa fundamental el presente de la Selección Nacional y Elke agrega que al ser más conocido, lo practican más personas.

Las Karsten crecieron, dentro y fuera de la cancha, en casa y en el club, teniendo en claro que no hay nada más lindo que la familia unida para compartir estrategias durante las sobremesas.



 

Avatar
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

Óscar Gutiérrez nos trae el más profundo análisis de la venidera #EHFF4 de Colonia, reparando en...

La Argetina Fernanda Roveta, tras ser parte de Las Kamikazes y La Garra,ha contruido en Alemania...

El balonmano chino llega a la competici´ñon europea con la incorporación del Beijing Sport...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.