Sobre el papel, parece que nos encontramos con un sandwich que no encaja muy bien. Como si no supiéramos distinguir si es salado o dulce porque da la sensación de que los ingredientes no casan bien. Resultados y formación. Como si estuvieran condenados a vivir en polos enfrentados durante el resto de sus días.

Siempre se escucha que en etapas de base, el resultado no es importante y que debe primar la formación de los jugadores antes que el resultado en sí. Que es necesario sacrificar los resultados y el rendimiento en beneficio de la formación y que si solo se buscan resultados, se perjudica la formación de los mismos y viceversa, cuando solo se busca formar sin mirar los resultados, éstos tardan en llegar.

Pero, ¿en qué sentido se perjudica la formación de los jugadores? Creo que es necesario distinguir los dos conceptos y no buscar una dualidad que sobre el papel puede combinarse, pero no hay una ciencia cierta y exacta que nos dé una fórmula mágica para conjugarla. Debemos partir de una primera premisa. Los resultados también son parte de la formación. Vivimos en una sociedad en la que los resultados son, sino el principal, uno de los principales métodos de valoración de la persona. Comúnmente obviamos valores en detrimento del rendimiento y los resultados. Nos pasa en el trabajo, en el colegio y, por supuesto en el balonmano: un equipo es mejor porque ha ganado dos partidos y uno es peor porque no ha ganado ninguno.


formacion1


Primer error. Ni cuando ganas eres el mejor, has cumplido con tus objetivos y todo ha salido bien, ni cuando pierdes eres todo lo contrario. Tú puedes haber trabajado bien, haber luchado y haber puesto en práctica todo lo desarrollado durante la semana y perder, simplemente porque el otro equipo ha sido mejor o ha tenido más suerte. Y del mismo modo, al revés. ¿va esto en contra de la formación? Iría en contra de la formación si se prioriza el resultado, por delante del trabajo que hay detrás. He visto equipos con grandes conceptos técnico-tácticos que perdían partidos solo porque el otro equipo era más grande físicamente. Seguramente a ambos entrenadores se le exigen resultados, pero la manera de llegar a ellos a corto o medio plazo sea diferente.

Segundo error. La formación de un jugador y de un equipo va encaminado hacia una meta. No se debe olvidar que en el balonmano se juega también para ganar y que todos estamos en esto para meter gol. Que un equipo sepa que ganar o perder también es parte de este juego, es imprescindible. Una vez leí que enseñamos deporte para competir y en esencia, competir, conseguir un resultado, alcanzar una meta o un objetivo es también parte de esa formación. Lo que sí debe valorarse es la forma, el “atrezzo” que lleva un resultado o un objetivo. Si vale todo para ganar y si cualquier excusa es buena para ganar un partido o un campeonato.


trobada-mini-handbol-granollers


Tercer error. Primar una de las dos cosas por encima de la otra. Como he dicho más arriba, no hay una fórmula exacta, un porcentaje o un aparato que sea capaz de medir esta dualidad. Encontrar la combinación exacta es una de las tareas más complejas de un entrenador. Pero al fin y al cabo, todos debemos saber porqué estamos aquí. La formación de un jugador es una de las armas más potentes que tenemos: saber que podemos participar de la evolución deportiva de un chico o chica contiene un valor que ningún resultado da.

Como en cualquier otro aspecto de la vida, es el valor cualitativo que le damos a esos resultados, lo que determina su importancia. Cuando trabajamos en etapas de formación, los resultados no deben ser el único aspecto para valorar si esa formación es la correcta o no, aunque se trabaje para ello. Cuando planificas una temporada de tu equipo, estableces un método de entrenamiento para hacer mejores a tu equipo y a tus jugadores. Si trabajas bien, formas bien y si formas bien, lo más normal es que los resultados a corto, medio y largo plazo lleguen. Se trata de entender que los resultados y la formación siempre deben ser planificados a largo plazo. Si piensas escatimar en la formación de un jugador por ganar el torneo escolar de este año, quizás la formación y los resultados te den la vuelta la próxima vez que planifiques. Quizás si nos centramos en la formación completa a medio y largo plazo, los resultados, quizá no sean inmediatos pero sí a medio o largo plazo obtendremos mejores resultados.


Fotos: BMG CoAliment / Handbol Sant Vicenç (Interior) – Foto portada: Xavier Solanas (BM Granollers)



 

 

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO