No hubo color. Noruega pasó por encima de Holanda en la gran final y se llevó a casa el oro, su tercer campeonato mundial –el último fue en 2011-. Con una primera parte espectacular, las de Heirgersson decidieron el partido por la vía rápida, a pesar de que en la segunda las holandesas fueron las que dominaron el partido e intentaron una remontada casi épica. Gran noticia para las nórdicas, pero aún mejor para las Guerreras, que con este resultado tienen ya la plaza directa para los Juegos Olímpicos.

El partido comenzaba igualado, con los nervios típicos de un partido de estas características. En esta tesitura, las porterías se convertían en protagonistas, nada de extrañar teniendo bajo palos a las dos mejores porteras del Mundial –Wester y Grimsbo-. Sin embargo, Noruega se quitaba rápidamente esa tensión y conseguía una primera ventaja de 2 goles.

Holanda parecía también más cómoda sobre el 40×20 de Herning y conectaba muy bien con su pivote Snelder, la única jugadora del Mundial con un 100% de efectividad en el lanzamiento. Pocos minutos después, la final empezaba a decantarse del lado de las nórdicas. Un parcial de 0-4 para las de Hergeirsson provocaba el tiempo muerto del seleccionador neerlandés. Primera situación comprometida para las naranjas, aunque no sabían lo que se les venía encima.

Grimsbo se puso en modo imbatible y desviaba todos los lanzamientos holandeses. La guardameta noruega paraba todo, y acababa la primera mitad con más de un 50% de acierto. Esto iba desquiciando poco a poco a la primera línea de Holanda, que se jugaba muchos lanzamientos precipitados y no conseguía ver puerta.

La defensa noruega controlaba muy bien la circulación holandesa y sus lanzamientos, con varios blocajes. Esto, unido a las paradas de Grimsbo y las rápidas salidas al contraataque, provocaba que la brecha se fuera abriendo más y más con el paso de los minutos. Noruega estaba jugando sus mejores minutos del Mundial en el partido más importante.

La afición se lo pasaba en grande en la grada, las jugadoras disfrutaban en la pista y eso solo podía significar una buenísima noticia: Noruega se iba al descanso con 11 goles de ventaja y con la final y el oro en el bolsillo. A Holanda solo le quedaba “maquillar” el resultado e intentar pasar los últimos 30 minutos de la mejor manera posible. Mientras tanto, las Guerreras veían más cerca que nunca su participación en los Juegos Olímpicos.

CWr7LqWWsAEkXRM

El partido estaba resuelto, pero Holanda quería dar guerra a las noruegas en la segunda parte. Un parcial de 5-2 en los primeros 6 minutos recortaba las distancias gracias a una Polman espectacular. Mientras tanto, Herrem marcaba uno de los golazos de la final con una rosca a la altura de muy pocos elegidos. Pasaban los minutos y el tiempo se les acababa a las holandesas, pero en ningún momento querían irse del partido. En poco más de 10 minutos, las de Groener se ponían a 7 goles y el seleccionador noruego se veía obligado a pedir tiempo muerto ante la relajación de sus jugadoras.

Los siguientes minutos tuvieron poca historia. Polman y Groot se dedicaban con sus cañonazos a intentar remontar el partido, pero Grimsbo seguía sumando paradas y se iba hasta las 20. Impresionante lo de la portera noruega. Holanda poco a poco iba acercándose a su objetivo: recortar distancias y poner nerviosas a las noruegas.

Gran actuación de una Holanda que estaba totalmente vencida al descanso y que dejaba una muy buena imagen ante el problema que se le había puesto por delante. Pero no había nada que hacer. Noruega tenía controlado el partido e incluso al final se permitía volver a hacer un parcial para cerrar el choque con 8 goles de ventaja. Encuentro con altibajos para las de Hergeirsson, pero con el objetivo cumplido: tenían el oro.

Pero la mejor noticia llegaba con el pitido final de las Bonaventura y la celebración de Noruega: ¡LAS GUERRERAS ESTABAN EN LOS JUEGOS OLÍMPICOS!

FICHA TÉCNICA:

Holanda 23– Wester (p), Van der Wal (ps), Groot (3), Van der Heijden, Polman (8), Malestein, Snelder (5), Dulfer, Smeets (2), Broch, Van Olphen (3), Goos (1), Abbingh, Bont (1) y Kramer.

Noruega 31– Grimsbo (p), Solberg (ps) Oftedal (3), Kristiansen (2), Mork (1), Loke (6), Molid, Kurtovic (2), Herrem (7), Skogrand (3), Alstad (4), Tomac (1), Solberg, Sulland (1), Wibe (1) y Riegelhuth.

Parciales: 1-3, 4-7, 5-9, 7-12, 8-15, 9-20 –descanso- 13-22, 15-24, 17-25, 20-26, 21-30 y 23-31.

Árbitros: Julie y Charlotte Bonaventura (Francia). Excluyeron a Snelder (minuto 8, minuto 41), Bont (minuto 22) y Groot (minuto 54) por parte de Holanda; a Alstad (minuto 32), Mork (minuto 34) y Riegelhuth (minuto 58) por parte de Noruega.

Incidencias: partido correspondiente a la final del Mundial de Dinamarca 2015. Partido disputado en el Jyske Bank Boxen de Herning que mostraba un lleno casi absoluto.

 

 

Pablo Lozano
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

No vamos a hablar ahora de lo que han sido, son, y serán las Guerreras para todos los aficionados...

Después de dos semanas de balonmano intenso, este domingo llegó a su fin el Mundial con la...

Después de dos semanas de competición, de muchos partidos, de tantos minutos de balonmano, de...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.