En el día de hoy, la Liga ASOBAL vuelve a ser noticia en los medios de comunicación españoles. Sin embargo, y por desgracia, no es por los resultados de la jornada o por la actuación de una de las estrellas de la liga. Este sábado tuvo lugar un incidente en uno de los partidos que cerraban la primera vuelta de la competición. Un altercado que nunca debería haber sucedido pero que, por culpa de ciertos impresentables, tenemos que condenar y comentar en este artículo.

Para empezar a hablar del tema, es importante ponerles en situación sobre lo que pasó el sábado. Pabellón O Gatañal, Cangas de Morrazo. Partido correspondiente a la jornada 15 de la Liga ASOBAL, última de la primera vuelta. Se enfrentaban dos equipos de la parte alta de la tabla: por un lado, un Frigoríficos Morrazo que necesitaba puntuar para clasificarse por primera vez en su historia a la Copa ASOBAL; por otro, un Ademar León que quería cerrar el año con una victoria de prestigio en una de las pistas más complicadas del territorio nacional.

El primer problema lo encontramos a la entrada al pabellón. Según ha podido saber Valonmano a través de un par de aficionados leoneses, en las puertas de acceso al polideportivo gallego no había nadie velando por la seguridad de los asistentes –ni seguridad privada ni Policía-. Es algo que debería estar establecido como obligación para los clubes y que por desgracia no se cumple, por lo tanto cosas como las que vamos a ver ahora suceden.

Pocas horas después de que ocurrieran los hechos, medios locales como Sport León, La Nueva Crónica o Leonoticias se hacían eco de la noticia: varios aficionados gallegos habían conseguido entrar en el vestuario visitante y habían empezado a increpar, insultar e incluso amenazar a Rafa Guijosa. Palabras lamentables para la familia del balonmano español y que tienen que hacernos replantear varios temas para el futuro: ¿hasta qué nivel debe estar presente la seguridad en los pabellones? ¿Qué hay que hacer con estos cuatro o cinco “impresentables” que se dedican a ir a los eventos deportivos a buscar protagonismo y liarla?


leoo


En palabras de Guijosa para Tiempo de Juego en la Cadena COPE: “Se han metido en el túnel de vestuarios sin ninguna buena intención, se han encarado conmigo que soy el más pequeñito y me han visto más accesible y me han llamado de todo mientras me ponían el dedo en el pecho amenazándome”. Sin duda alguna, nadie querría escuchar estas palabras, y estoy seguro que aún menos los aficionados del Cangas, los que de verdad están todos los fines de semana animando hasta el final a su equipo.

“Ni mucho menos estos tres energúmenos representan a la afición local. Ha sido un acto desagradable después de un partido limpio y bonito entre dos equipos que juegan un buen balonmano”. Palabras interesantes del técnico marista y con las que debemos reflexionar. Además de la seguridad en los pabellones, es igual de importante que la gente que vaya a “buscar pelea” en vez de ir a disfrutar del balonmano no pueda entrar nunca. Por dos motivos: el primero, porque estas cosas pensamos que nunca suceden hasta que suceden, como bien dijo Guijosa el sábado; el segundo, porque la afición gallega queda retratada por cuatro personas que nada tienen que ver con ellos, al menos con su actitud.

Por tanto, y a modo de conclusión, debemos condenar todo este tipo de actos que empañan el buen hacer de los equipos y en definitiva del balonmano español. Nunca tienen que pasar estas cosas, pero si pasan, hay que cortarlas de raíz, y pienso que es buen momento para que los clubes se reúnan y acuerden términos sobre la seguridad en los pabellones. El balonmano es espectáculo, y ese espectáculo hay que protegerlo.



© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO