En ocasiones, se escuchan noticias de jugadores españoles que abandonan nuestro país para poder seguir creciendo en su faceta deportiva, pero ¿y esos jóvenes jugadores que llegan al nuestro para cumplir ese mismo objetivo? Varios clubes de España cuentan con ellos para completar sus plantillas; es el caso del MMT Seguros Balonmano Zamora, que lleva 4 años apostando por este tipo de jugadores.

En su tercera temporada en la ciudad del Duero están los chilenos Diego Reyes y Sebastián Ceballos. Jugando desde categorías inferiores en su país, con familiares en este deporte como ejemplos a seguir y formando parte de la lista de convocados de su selección, han tenido la oportunidad de poder cumplir un sueño más para ellos: abandonar su país natal para poder crecer como jugadores día a día y jugar minutos en ligas con un nivel superior respecto al que se juega en su país.

reyes

Su nueva etapa no pudo empezar de mejor manera: en su primera temporada en España consiguieron el ascenso a la máxima categoría de la liga española, en un club que les brindó la oportunidad y les dio la confianza necesaria para poder formar parte de esa ambición personal. Ambos jugadores coinciden en lo cómodos que se han encontrado en Zamora desde el principio, destacando la seriedad de todo el equipo y la cantidad de gente aficionada a este deporte en la ciudad. Una afición que, como cuentan, desde el primer día les mostró un cariño y un apoyo que hizo que la llegada a otro país y a otro equipo, totalmente desconocido, fuera aún más fácil.

A pesar de añorar a sus familiares y amigos, “no quieren volver a Chile, ya que el nivel en el balonmano es aún muy flojo”. Ceballos quiere acabar los estudios empezados en la Universidad de Zamora y poder seguir en el club pistacho al que llegó casi por casualidad. Reyes, por otro lado, considera la oportunidad de seguir viajando por otros países y jugar en clubes europeos. También ha pasado por este club el internacional chileno Esteban Salinas, llevando a este club a debutar en Liga ASOBAL la temporada pasada y siendo pieza clave para este equipo. Este año milita en el BM Benidorm.

ceballos

En el caso del argentino Leo Maciel, es su primera temporada en el MMT Seguros, pero no su primera experiencia en nuestro país, ya que hace unos años jugó en el Academia Octavio. Después regresó a su país, en el que el balonmano tiene más repercusión, ya que a partir de los 80 se instaló como deporte masculino en los institutos; pero de nuevo una oferta le hizo volver a las ligas españolas. Fue una oferta que no pudo rechazar con tantas cosas positivas que se encontraría: le interesó el proyecto, el compromiso de todos los miembros de este club y por supuesto contaría con minutos para continuar su formación. En definitiva, todos los ingredientes necesarios para dar un paso adelante y conseguir un objetivo común, lograr el ascenso de nuevo a la Liga ASOBAL. Meses después de incorporarse al club pistacho, Maciel destaca la formalidad y el cumplimiento de este club, con un presidente sensato en todo lo que hace, y como no, alaba a esa afición zamorana que cada partido o incluso por la calle, le paran para desearle suerte para los encuentros.

Jugadores jóvenes, ambiciosos y luchadores que, dejando atrás su país, comidas típicas familiares y alguna tarde de handball con los amigos, deciden emprender un nuevo rumbo en su vida deportiva. En este caso, Zamora se ha convertido en un «trocito de Sudamérica» a orillas del Duero, en pleno corazón de Castilla.


Fotos: zamora24horas.com                                                                                                                                     Paula Lorenzo

Paula Lorenzo
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

Todo listo para que se celebre los días 24, 25 y 26 de Mayo la fase de ascenso DHF en Tenerife con...

Cajasur Club de Balonmano, Unió Esportiva Sarrià y GAES Málaga han coseguido este fin de semana...

Corría el año 2013 en Barcelona cuando un joven estudiante de bachillerato decidió hacer un...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.