Texto escrito por Ignacio Moyano, seleccionador Cadete Masculino de la C. de Madrid


¡SOMOS CAMPEONES DE ESPAÑA! Que fácil es de decir, o de gritar, y que complejo, duro y difícil es de conseguir. Atrás quedan los 35 entrenos, las 70 horas de sufrir, los 3 partidos de preparación, los 6 partidos del campeonato de España, las interminables charlas de vídeo todas las noches en Roquetas y todas las previas de los partidos. Esta generación lo ha vuelto a conseguir, contra todo pronóstico y contra casi todas las apuestas, ha renovado el título de campeones asentándose en el EQUIPO que han conseguido ser una vez mas.


El proceso de selección

 Sin ninguna duda esta es la tarea más difícil que tenemos los seleccionadores. Cualquier año es un proceso complejo pero esta temporada, con esta generación del 2000, aún lo es más. Hay una gran cantidad de jugadores de altísimo nivel. Obviamente siempre hay 7-10 jugadores que yo creo nos llevaríamos todos, pero desde el 10 hasta el 16 radicaban nuestras dudas. Empezamos las observaciones viendo a casi un total de 70 jugadores y de ahí debíamos reducir a los 16 jugadores que iban a ir al Campeonato de España de Almería. Un padre fue capaz de resumir nuestro sentimiento perfectamente: “Uf, que jodido lo vais a tener…”. Desde ese momento, comenzamos la ardua tarea de reducir la lista, a la vez que empezábamos a darle forma al modelo de juego.

Con todo esto, nos presentamos en el puente de Diciembre (6, 7 y 8) para jugar un torneo amistoso frente a Euskadi, San Sebastián de los Reyes (juvenil) y Castilla y León para determinar cuáles iban a ser los jugadores que ocupasen los puestos aún vacantes. En la última jornada, decidimos prescindir de los seleccionados que teníamos claros y jugar con las dudas. Esto nos salió a la perfección, perdimos el partido pero nos vimos en la brecha de tener que tomar una decisión mucho más compleja de lo que podía parecer. Por un lado, había jugadores que no habían estado a su mejor nivel, ni de lejos, que nosotros pensábamos que sí que serían positivos para el grupo. Me reuní con mi segunda, la Rusa, y me dijo: “¡Confía! Sabes lo que te pueden dar y que con el trabajo que hay por delante van a llegar en las mejores condiciones”. Así, decidimos dar continuidad al grupo que fue campeón en Asturias hace dos años y únicamente cambiamos a Mamadou (por obligación) y a Guille por Rodri, cambio que tuvimos que deshacer por desafortunada lesión de este último.


madrid


El largo viaje hasta el Campeonato de España

Desde ese fin de semana hasta el Campeonato nos esperaban los días más complicados, muchas horas de entreno, vídeo, partidos, comidas todos juntos y poco descanso, MUY POCO descanso. Con esto, nos presentábamos en fin de año con unas ganas locas de llegar a Almería y empezar a competir. Nosotros éramos conscientes de que llevábamos un grupo excelente en lo deportivo pero lo que estábamos a punto de descubrir era el EQUIPAZO que llevábamos fuera del campo.

No se nos hizo especialmente largo el viaje, los chicos iban atrás distraídos hablando de sus cosas, con un infiltrado que NUNCA será enemigo en nuestras filas. Pero a medida que avanzaba el trayecto, los chicos empezaron a cantarse canciones entre ellos, muestra del cansancio y del buen rollo que había en el equipo por igual. A nuestra llegada al hotel, deshicimos las maletas y decidimos salir a dar una vuelta por el paseo marítimo de Roquetas para estirar e intentar relajarles del viaje y meterles en la competición. “NO venimos de vacaciones, YO vengo a quedar campeón de España y sé que vosotros también.” Mientras yo les decía esto, ellos me miraban con unas ganas tremendas de que fuera mañana y salir a por los asturianos. A las 11, antes de acostarse, breve charla con el grupo y prestos a la cama para competir al día siguiente.

Nosotros pensábamos que ahí acababa el día, pero nada mas lejos de la realidad se nos convocó a una reunión a todo el cuerpo técnico de las 6 selecciones de la federación madrileña. En esa reunión me dí cuenta que este año iba a ser distinto, que además de ir con compañeros y colegas entrenadores a los que admiro, iba con amigos. La gente busca el secreto de Madrid en este Campeonato, pues bien, en mi opinión, gran parte del éxito: Cuando la gente está a gusto piensa y trabaja mucho mejor.


12510277_1001258543269485_8890506396171161357_n


Nos levantamos el día 3 ávidos de empezar a competir, no necesitaba que me lo dijeran los chicos, lo leía yo en sus ojos. No me equivoqué, salimos muy concentrados y no les dimos pie a meterse en el partido en ningún momento, 20 arriba y con unas excelentes sensaciones.

Al día siguiente, las ganas eran las mismas que en el primer partido pero en frente estaba Valencia un gran equipo con muchos jugadores de primer nivel, y muy superiores a nosotros físicamente. El choque fue igualado durante todo el primer tiempo con intercambio de “golpes” para los dos equipos. En la charla del descanso, todos los chicos parecían concienciados de la importancia de ganar, evitar un cruce temprano con Cataluña, pero tras ese descanso tuve un ataque de entrenador. Le comenté a la Rusa que podíamos cambiar el 6:0 que había funcionado bien, por el 5:1 que tan bien nos había ido durante la preparación. Ella estuvo de acuerdo, y así lo hicimos, los valencianos nos destrozaron la defensa y consiguieron coger una ventaja de 4-5 goles que se antojaba muy difícil de remontar de ahí en adelante para sacar los dos puntos. Una vez más, nuestros 16 guerreros nos iban a demostrar que por encima de buenos jugadores, en cada partido ponen todo su corazón. Cogimos una ventaja de 3-4 goles al final que nos levantaron a falta de 20 segundos. Tiempo que tardó Maroto en marcar el que sería el gol del Campeonato para nuestra selección. Con este resultado nos plantamos el tercer día con el primer puesto en el bolsillo y un partido contra La Mancha para implicar a más jugadores en el campeonato que no habían jugado contra Valencia.

No nos equivocamos, conseguimos sumar la tercera victoria y además cumplimos el objetivo de sacar a los jugadores que habían participado menos en el campeonato. Tarde libre y relajada después del partido para nuestros chicos en la que pudieron disfrutar de la piscina del hotel esperando ansiosos a nuestro rival. Tarde lúdica y recreativa que se habían ganado con creces.

¡Pulsa aquí para leer la 2a parte!



Xavi Vegas
Sobre el Autor

Periodista. Con ganas de contar historias. Todo aquello que no trasciende no deja de ser interesante, tan solo se le tiene que dar el punto de vista adecuado.

Artículos Relacionados

Tras la primera de las entregas de las fotos del Campeonato de España de Selecciones autonómicas,...

Con algo de retraso por el tema del Europeo masculino y ahora con los Premios Valonmano, llegan...

Texto escrito por Ignacio Moyano, seleccionador Cadete Masculino de la C. de Madrid La fuerza...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.