En cualquier deporte los que habitúan a cubrirse de gloria son los que atacan, aquellos que meten goles, los que hacen magia con el balón y encandilan al espectador con su espectacularidad. Pero los que se empapan de balonmano saben que el verdadero arte se vive en la pasión fusionada con el trabajo duro, algo que da como resultado un defensa implacable que gana partidos.

De esto en España no tenemos nada que envidiar a ninguna otra selección, y en parte es gracias a las torres de España, al muro hispano, a dos de los mejores defensores del mundo que continúan con su labor silenciosa campeonato tras campeonato. Hablamos de Gedeón Guardiola y Viran Morros, cada blocaje, cada falta en ataque, cada acción rival que no acaba en gol, es una victoria grupal, un trabajo desde lo individual que termina en lo colectivo.

El de Rhein-Neckar y el del Barcelona Lassa están imponiendo una manera de defender basada en la eficacia pero sobre todo en la limpieza, donde las piernas y la intensidad de los centrales de la zaga defensiva hispana ha simplificado mucho el trabajo de Sterbik y Pérez de Vargas. Ellos se han encargado de dignificar el denominado “trabajo sucio” en el deporte. Por el bien de la selección española esperemos que esta pareja siga dando mucho Rock and Roll en las pistas porque será significado de muchas alegrías.

Martín Losón
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

Fotos: EHF Euro Poland 2016 ¿Hay algún deporte en Noruega que sea famoso y no sea deporte de...

Los ‘Hispanos‘ de la Selección Española de Balonmano, que consiguieron la medalla de plata en...

Durante todo el Campeonato del Europa de Polonia 2016 se pudo ver por el canal deportivo de RTVE,...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.