Foto: EHF – EURO 2016


Antes de que empezara el europeo, decíamos que el grupo B iba a ser muy competitivo y podría deparar muchas sorpresas, lo que lo hacía un grupo con encuentros muy atractivos pese a que la atención que pudiera acaparar el grupo A con la anfitriona Polonia y la todopoderosa Francia. Croacia e Islandia se postulaban como favoritos, pero a la hora de la verdad ninguno de ellos ha podido situarse en la primera posición del grupo. De hecho, Islandia ni siquiera ha pasado a la Main Round, ganando un solo partido ante Noruega y por la mínima.Tras ese pinchazo, Noruega ya no ha cedido más puntos, consiguiendo clasificarse como primera de grupo con 4 puntos gracias a las victorias ante Croacia (34:31) y ante Bielorussia (27:29).

En el primer choque nórdico Islandia conseguía imponerse a Noruega por un solo gol gracias a la inestimable aportación del talento de Aron Palmarsson, que anotaba 8 goles de sus 13 tentativas, 7 goles de ellos desde más allá de 9 metros, por encima de una defensa que tiene su techo en su estandarte, el jugador del THW Kiel, Erlend Mamelund (1,97m), aunque se trata de un equipo muy compensado en este aspecto, con el extremo izquierdo Andre Lindboe como jugador más bajito estando el jugador del Elverum Handball en 1,78m; lo que da como resultado una altura media del equipo de 1,93m (la de Francia por ejemplo es de 1,90 y la de España de 1,92).


Photo: Kristian Bjornsen - EHF

Photo: Kristian Bjornsen – EHF


Hubiera sido fácil pensar que al combinado dirigido por Christian Berge, al tratarse de un equipo joven, le costara levantar la cabeza tras la primera derrota, pero bien se ha visto que no ha sido así. Efectivamente se trata de un equipo joven, con Mamelund y Myrhol (este último de momento ausente de minutos)  como veteranos, pero pese a tener hasta 6 jugadores nacidos en la década de los 90 (que podemos ampliar hasta 9  pues los hay que nacieron ya muy entrados los 80) no se trata para nada de un equipo inexperto. Se trata del mismo bloque que vimos hace dos años en el europeo de Dinamarca, que ya entonces destacó con un vistoso juego aunque por aquel entonces cayera eliminado muy temprano. Ahora mismo todos esos chico acumulan ya experiencia internacional y en grandes ligas como Bundesliga, y los que no juegan allí suenan notoriamente para clubes como PSG (Sander Sagosen por ejemplo). El único jugador que aun no ha llegado a disputar una veintena de partidos con la selección es el portero Petter Overby.

¿Jovenes? Si. ¿Inexpertos? No. ¿Jugar a balonmano? De eso saben un rato, como demostrarían en el siguiente partido, derrotando al potente bloque de Croacia liderado por el astro de Kiel Domagoj Duvnjak. Un partido que como referentes goleadores contó con el recién mencionado central y donde por segunda vez consecutiva el extremo de IFK Kristianstad, Kristian Bjornsen conseguiría 7 goles, respaldado por una total efectividad des de los 7m (3/3).  En ese partido vimos equipo capaz de jugarle de tu a tu a un combinado que en los últimos años ha estado siempre en la lucha por las medallas en todas las competiciones, con un jovencísimo Sagosen (nacido en 1995) aprovechando los momentos en que la defensa de Croacia se abría más para explotar su velocidad hacia los espacios y sacar de sus casillas a Marko Kopljar en el segundo defensivo.


3711187-20140114-225051-5_26Mb


Aunque tras derrotar a Croacia les tocaría enfrentarse a una Bielorussia que venia crecida por haber ganado a una decepcionante Islandia que ha cerrado la fase de grupos en última posición con dos puntos. Un choque ajustado nuevamente que se resolvió con una diferencia de 2 goles a favor de Noruega, marcador apretado por los 9 tantos de Rutenka. Por su parte, Bjornsen volvía a liderar en goles a Noruega, esta vez con 5 tantos para su cuenta personal, acumulando ya 211 goles con la selección y siendo el 3 máximo goleador de la selección de los presentes en esta convocatoria, con 27 años recién cumplidos.

Noruega está repitiendo el buen juego y las fantásticas sensaciones que ya había estado dejando en competiciones anteriores como la Golden League, yendo un paso más allá esta vez y materializandolo en resultados. Calidad de los pivotes en la linea de 6 metros, lanzamiento exterior, buen juego sin balón trabajando los espacios, rápidos al contraataque y extremos con calidad para finalizar son las señas que hacen de Noruega una selección completa, y, al igual que su media de altura, muy compensada.

Ahora que ya están en la Main Round, deberán enfrentarse a la local Polonia, rival que intimida por jugar en casa y por los resultados que está cosechando como la sonada victoria ante Francia. Más adelante jugarán ante Macedonia, rival con el que si mantienen el nivel mostrado hasta ahora deberían ganar, aunque nunca se puede ir confiado ante un equipo que cuenta con el brazo de Kiril Lazarov. El destino ha querido que su tercer rival de la Main Round sea Francia, que tras el soberano repaso a Bielorussia parece que ya ha olvidado lo sucedido ante los locales y vuelve a ser esa máquina apisonadora de equipos en las canchas de balonmano, aunque es preciso recordar que en un torneo como este, ningún partido está ganado antes de empezarlo.



© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO