Si su rapidez o su emoción no son suficientes motivos para que te animes a practicar balonmano playa, o al menos a ir a alguno de los numerosos torneos que se celebran en el Arena Tour cada verano, te contamos más cosas de este deporte que seguro te acabarán de convencer.

Es imposible que te aburras, no te da tiempo. Es un deporte en el que el espectáculo está asegurado, con goles de ‘fly’, giros de 360º (o incluso 720º, y si no que se lo digan a Julio Sierra que te dejará con la boca abierta con alguno de sus dobles giros) y paradas increíbles.

Los flechazos sí existen, también en el deporte. Te enamorarás desde el primer momento. En cuanto llegue el primer shoot-out, estarás comiéndote las uñas sin poder casi parpadear para no perderte nada. Gritarás como el que más si el portero para uno de estos lanzamientos y si empatan al finalizar los cinco tiros y tienen que aumentar el número de shoot-outs para decidir el ganador, te darás cuenta de que ya no te quedan uñas que morder.


IMG_4620


Prometemos que ni un solo bostezo saldrá de tu boca. Cerveza, música, sol, deporte… ¿qué más se puede pedir? Imagínate en la grada, disfrutando de un emocionante encuentro y con una cerveza o un tinto de verano en la mano, eso ya lo dejamos a tu elección. Incluso puedes pelearte por un sitio en la zona del bar, a la sombra para ver el partido sin moverte de la barra.

La música suena desde que empieza el primer encuentro hasta que se pone el sol. No es raro ver bailar a alguno de los jugadores mientras calientan o mientras esperan a que el árbitro haga el saque inicial. Y si a los propios jugadores se les van los pies, a ti que buscas disfrutar y divertirte mucho más. Y no, no vale la excusa de que eres un pato mareado, al final seguro que te arrancas a bailar.

Una recomendación, llévate (mucha) crema solar y una gorra, gorro, pañuelo o cualquier cosa que te tape la cabeza. El que avisa no es traidor. Os lo digo por experiencia propia. Todo el día al sol puede pasarte factura y si al día siguiente quieres volver a darlo todo es mejor que duermas bien y que no pases la noche rascándote el cuerpo por las quemaduras. Además, mejor que vuelvas a la oficina con un moreno de esos que dan envidia y no con todo el cuerpo a medio pelar como si fueras una serpiente en pleno proceso de mudar su piel.


Pensar en sol, playa y calor ahora que el invierno ha llegado de verdad, con su lluvia, el frío e incluso puede que en tu ciudad hasta la nieve haya hecho acto de presencia, te vendrá bien (o me odiarás) para evadirte por un momento e imaginarte tirado o tirada en la playa entre partido y partido. Además, el calor no será un problema, en los descansos podrás irte a darte un rápido baño en el mar.

Si después de leer todo esto sigues sin estar 100% convencido, piensa que es un deporte de playa, en el que los espectadores van a disfrutar tanto del balonmano como de la arena, todo el día en bikini y con ganas de pasarlo bien y conocer gente. Quién sabe, igual el amor de tu vida está allí y vas a perder la oportunidad de conocerlo.

En definitiva, un deporte espectacular, emocionante, que enamora desde el primer momento y con un ambiente inmejorable. Y ahora, ¿quién se viene conmigo al próximo torneo?



 

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO