Andrés Kogovsek, el eterno gran capitán

América  /   /  Por admin  /  783 views


Una persona noble, de esas que dicen que son de las primeras en llegar a los entrenamientos, pero las ultimas en retirarse. Dando cada paso con el ejemplo y humildad, marcó el camino de los jugadores de Argentina. Él se ríe cuando le dicen “Cogote”, como lo llaman sus amistades y también se emociona cuando lo reconocen como “El Gran Capitán”.

En diálogo con Valonmano, Andrés Kogovsek dijo ser un agradecido del cariño de las personas y también brindó algunos tips del manual del capitán. “Soy un agradecido del cariño de la gente hacia mí.  Como capitán siempre digo que primero uno debe ser ejemplo, obrar con la verdad y romperse el lomo por el grupo, por el cuerpo técnico y por el deporte. Yo intente siempre estar en todo, preocuparme también por las cuestiones personales de cada uno, ocuparme de sucesos deportivos y extradeportivos. Y saber que en las buenas y en las malas hay que estar siempre motivador, sano y positivo. La verdad que ser capitán no es solo el momento del sorteo sino que es todo lo que viene después.


German Paez (http://www.eduardogallazzi.com.ar/)

German Paez (http://www.eduardogallazzi.com.ar/)


Andrés, ingresó al mundo del balonmano en un Colegio alemán, luego prosiguió en la Sociedad Alemana de Gimnasia de Villa Ballester. “Llegue al handball desde pequeño y fue así como empecé, totalmente amateur y por amistades”. A pesar de tomarse enserio el deporte y el compromiso del grupo, Kogovsek, nunca se imaginó llegar tan lejos. “Gracias a Dios, tuve muchos momentos hermosos con el balonmano: El Mundial Junior en el ´93 cuando viajamos a Egipto, la medalla de Bronce de Mar del Plata ´95, el primer Panamericano ganado por Argentina en el 2000 en San Pablo, la medalla de Oro en Guadalajara, la entrada a la Villa Olímpica, la inauguración de las Olimpiadas, el primer partido de los JJOO, mis campeonatos con Ballester, los campeonatos en España”. Recordemos que el club español estaba en la División de Honor B. Ascendió a la Liga Asobal y pasó a ser el capitán del equipo. “También el día que deje de jugar al balonmano en Antequera y retiraron mi camiseta nº 7, fue uno de los momentos que marcaron mi vida y la de mi familia. Sinceramente no pensé que iba a vivir todo lo que viví con el handball, por eso siempre digo que soy un agradecido por todo lo que me paso. Porque uno empieza entre amigos como un hobbie y termine viviendo momentos inimaginables y muy felices”.

Sin dudas que para el país sudamericano, el salto de calidad que hizo que aquella personas que nunca había oído hablar del balonmano se emocione mirando un partido, fue en Guadalajara, en aquel recordado clásico Argentina vs. Brasil. “Creo que Guadalajara fue cuando el handball argentino  toco el cielo con las manos. Fue uno de los momentos más histórico e importante de nuestro deporte. El equipo venía haciendo bien las cosas, 2010, 2011 y 2012 fue tremendo lo que se progresó. Creo que nunca hay un techo y vamos por un  buen camino”.


ipi_baja-1-de-1-21

https://7versus7.files.wordpress.com


Un día llegó el momento de decir adiós a la celeste y blanca. El Gran Capitán jugó su último encuentro oficial ante Túnez en los Juegos Olímpicos Londres 2012 pero la verdadera despedida fue ante su gente en el Gimnasio de Villa Ballester. Por diciembre de 2013, la Selección Argentina enfrentó a su par de Chile en un partido amistoso, donde Andrés vistió por última vez la 7 albiceleste. “Cuando di un paso al costado, lo medite con interioridad y lo hice muy convencido. Lo mismo me ocurrió cuando en España deje Antequera y decidí regresar y lo mismo haré cuando deje Ballester. Soy una persona que cuando se decide tiene muy en claro lo que hace y también soy un agradecido. Disfruto los momentos”.

Con respecto al presente y futuro del balonmano amateur sudamericano debemos reconocer que hoy contamos con una ventaja: la tecnología. Internet ayuda mucho a la difusión de deportes. Recordando sus primeros partidos, “Cogote”, destaca que desde el 2010 en adelante hubo un destacado crecimiento de difusión. “La verdad que la diferencia de la difusión del deporte que hay es abismal, en comparación a cuando yo jugaba y ahora. Cuando comencé si no ibas a ver los partidos al club no te enterabas de nada. Luego comenzaron las trasmisiones por TyC de los Mundiales y los Panamericanos. Luego el crecimiento del deporte dio un salto con la ayuda de internet”.

Andrés Kogovsek, es uno de los referentes históricos más importantes del país. El extremo derecho, fue uno de los pocos que de su camada perduró y obtuvo los primeros títulos a nivel internacional para el handball argentino. Con un apellido difícil de mencionar pero conocido por todos, Andrés continua jugando en Buenos Aires y siendo el ejemplo a seguir de cualquier deportista.



Sobre el Autor

Artículos Relacionados

Escrito por Mariann García ® Su llanto no es de sufrimiento, cada lágrima revela la felicidad de...

Caterina Benedetti, capitana de Las Kamikazes, cuenta todas sus sensaciones a dos semanas de...

Una casualidad hizo que Javi Coba, natural de Barcelona, acabara jugando en la selección nacional...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.