Dentro del engranaje balonmanístico formado por clubes, federaciones, deportistas… Acostumbramos a olvidar un factor que es importante no, imprescindible para su realización. Hablo de los árbitros. No cabe duda que la función de los colegiados es vital para la práctica del balonmano, por lo tanto ellos también son impulsores de nuestro deporte con gran trabajo y profesionalización.

En el pasado Europeo celebrado en Dinamarca fuimos representados por dos grupos estandartes del balonmano español. Por un lado, como no, los Hispanos; y por el otro,  los dos árbitros nacionales, Oscar Raluy y Ángel Sabroso. Los canarios hicieron también una gran actuación en el campeonato. En partidos como el Francia-Dinamarca o en el Polonia-Noruega se pudo ver el nivel que los colegiados españoles han alcanzado.

Hay que hacer hincapié en este tipo de buenas actuaciones porque el trabajo de los árbitros tanto fuera como dentro de España debe ir en consonancia con el nivel de los jugadores. Debemos saber que además del paso evolutivo de reglas y juego, los referees también han tenido que evolucionar en varios aspectos de su labor. Principalmente en la formación y captación de nuevos colegiados, una tarea cuanto menos complicada y cada vez más necesaria.



El número de árbitros por comunidad debe ir consonancia a las licencias deportivas, y por este motivo hay un total de 15 colegiados nacionales gallegos, convirtiéndose Galicia en una de las comunidades con más árbitros en esta distinción, teniendo a Alberto Rodríguez y a Rafael García Mosquera como máximos referentes en ASOBAL. Pero esta cantidad no es suficiente con respecto al gran número de partidos que se celebran cada fin de semana en la comunidad gallega. De ahí la importancia hoy en día de las escuelas de árbitros como la EGA (Escola Galega de Árbitros) que vuelcan su trabajo en la captación de nuevos árbitros.

La agrupación, bajo la dirección de Aarón Sestay y Pedro Eiras, ambos árbitros a nivel nacional, buscan la manera de lavar la imagen de los colegiados y presentar su función como algo atractivo para cualquiera, para ello las redes sociales se están volviendo una de sus armas más fuertes. Los gallegos, en su página de Facebook de Escola Galega de Árbitros, ponen a debate jugadas reales dudosas para concienciar a espectadores, jugadores y aficionados. Una vuelta de tuerca no solo para que cualquiera pueda estar enterado de cuál es la solución correcta en una situación dudosa, sino también para la expansión de nuevas normas en un reglamento cambiante como el que tenemos.

Además de su trabajo en redes sociales, continúan con la realización de cursos como el que se presentará en próximo 26 de febrero en Vigo coincidiendo con la charla del ex-árbitro internacional y delgado de la IHF (Federación Internacional de Balonmano) Ramón Gallego. Ponencia formativa como la que ya dieron en la EGA hace un par de días los antes citados Raluy y Sabroso.



En cuanto al curso, tras saber la localización del mayor número de inscritos, que tendrán hasta el mismo día 26 febrero para apuntarse, se confirmará el lugar de su realización. Será totalmente gratuito y permitirá adquirir la consideración de árbitro aspirante y también el permiso para arbitrar en la modalidad de balonmano playa. De esta manera podrás tocar  por un lado una nueva visión del reglamento y del balonmano, y por otra tendrás la posibilidad de comenzar a ganar tu propio dinero dentro del mundo que te apasiona.



ielektrobanner


 

Martín Losón
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

Jesús Luque, árbitro de 1ª Nacional de la RFEBM del colegio andaluz ha sido noticia por unos tweets...

Ellas son Lana Zrnic y Sofija Petrovic. Con 21 y 23 años respectivamente son árbitras de la Liga...

La Federación Internacional de Balonmano (IHF en inglés) inició durante el Mundial Júnior de...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.