Foto portada: Segoviasport.com /Foto 1: Radio Segovia – Cadena Ser /Foto 2: Norte de Castilla


Cuando uno se enfrenta a una dificultad tras otra, a un obstáculo constante, a un sinvivir de emociones negativas, muchas veces la mejor decisión es desistir. Pero la palabra “lucha” está grabada a fuego en el corazón del Balonmano Nava y de todo el pueblo de Nava de la Asunción, donde el martirio con su pabellón está tomando unas dimensiones épicas. Este artículo, además de servir de información para el que no esté enterado del tema –poca gente aficionada en España al balonmano está fuera del alcance de este hecho-, quiero que muestre el enfado de muchos por el estado de este club y de un pueblo que ama el balonmano y que no puede seguir así.

Pero antes de que empiece a hablar, creo que es más que recomendable y necesario leer la carta abierta que escribió hace unas semanas el propio Balonmano Nava después del lamentable incidente que ocurrió en el partido entre el conjunto segoviano y el Bidasoa Irún:

“No sabemos muy bien como comenzar esta carta, con la mezcla de sentimientos que recorren nuestros cuerpos desde la situación vivida el pasado fin de semana, porque es una mezcla de rabia, vergüenza y pena, algo que nos deja con la duda de si pedir perdón o dar las gracias.

Gracias a Bidasoa, por entendernos y facilitar, todo lo posible, la disputa del encuentro, al igual que a la parte arbitral, por su labor en la toma de decisiones, a Carbonero el Mayor, por facilitarnos el «alojamiento», a los periodistas, por vuestro seguimiento, y por supuesto, a nuestra afición, a aquellos que tras llegar al pabellón de Nava de la Asunción y ver que se había desplazado el encuentro a Carbonero el Mayor, han cogido sus vehículos, dispuestos a animar a los nuestros y como sólo fue posible en parte, el domingo han vuelto a viajar a Segovia, para apoyar desde la grada. 

Pero a la vez que sentimos el apoyo de todos vosotros, y de muchas otras partes del balonmano nacional, también nos gustaría pedir perdón, perdón, por creer en las palabras que hemos oído repetir, una y otra vez, en favor de la finalización de las obras el nuevo pabellón, donde los asistentes a cualquiera de nuestros partidos no tengan que hacerlo a una temperatura inferior a la del exterior, donde no se tengan que suspender entrenamientos y partidos por la «maldita» condensación que sufrimos
año tras año.

Todo lo anterior no lo decimos sólo como Club, sino también como habitantes de Nava de la Asunción, en busca de unas instalaciones donde cualquiera que quiera practicar deporte en Nava de la Asunción lo haga de forma digna.

 Y es que señores políticos, dónde se encontraban ustedes a la hora de contestar la pregunta que nos hacían en cada uno de los desplazamientos de nuestros equipos del domingo, ¿qué pasó ayer en Nava?, a lo que no nos queda otra que sentir lástima, antes de contar, lo más rápido posible, el motivo de suspensión.

Es fácil, muy fácil, jugar con el ventajismo electoral e intentar, unos y otros, buscar anotarse el punto del nuevo pabellón, pero entendemos que ahora también deben aparecer, para hacer sentir que de verdad están buscando una solución y no se queda sólo en palabrería.

Somos conscientes de la situación del país y de las dificultades económicas por las que atravesamos, pero no pedimos más que lo que consideramos justo y al igual que ustedes hablan constantemente de futuro, nosotros también hablamos de ello, de un futuro para nuestro Club, jugadores y también para nuestra localidad. Poder llevar el nombre de Nava de la Asunción con orgullo por todo el país, sin tener que sentir vergüenza por episodios como el del sábado, o lástima, por ver como pasa el tiempo y las palabras no se convierten en hechos, quedando en simplemente eso, palabras.”


2015-05-16-BALONMANO-NAVA_03


La situación se remonta años atrás, cuando el conjunto navero aún militaba en Primera Nacional. Cada invierno, el Polideportivo Municipal, el antiguo frontón inaugurado hace poco más de 35 años, se enfrenta a la condensación provocada por las lluvias, las bajas temperaturas y las posteriores humedades que provocan una capa encima del 40×20 que hace impracticable la pista. Una instalación obsoleta, más aún si cabe cuando el Balonmano Nava ascendió hace un par de temporadas a la División de Honor Plata.

Por este motivo, en 2010, al ayuntamiento de Nava de la Asunción comenzó las obras del nuevo pabellón justo al lado del antiguo. Pero pronto las cosas se torcieron: las cuentas no salían, las obras se cortaban cada dos por tres y el club pedía a gritos todos los meses que se siguiera la construcción para poder jugar sin mirar al cielo ni a la pista. Sin embargo, estamos a 17 de febrero de 2016 y, si te acercas a ver un partido del Balonmano Nava, al lado del pabellón podrás ver una “nave” terminada por fuera pero que por dentro solo son ladrillos. Eso supuestamente es el futuro hogar del club segoviano… ¿para cuándo?


pabellon nuevo nava de torre--575x323 (1)


La gota que ha colmado el vaso llegaba el 23 de enero, cuando el líder de la categoría, el Bidasoa Irún, visitaba Nava de la Asunción en lo que se suponía un partidazo. Sin embargo, el fantasma de la condensación aparecía en la víspera y ya no se iría, por lo que la directiva navera buscó soluciones a toda prisa junto al cuadro irundarra para poder comenzar el encuentro a la hora prevista. Finalmente, el partido arrancó en Carbonero el Mayor, un pueblo cercano a Nava de la Asunción.

Pero, como en este pabellón también aparece de vez en cuando la condensación, a los 27 minutos de juego los árbitros tuvieron que parar el partido ante las continuas caídas y quejas de los jugadores. Parecía que la pesadilla iba a acabar ahí, aunque sin finalizar el encuentro. Sin embargo, gracias a la buena relación entre ambos clubes, el Bidasoa Irún accedió a jugar el tiempo restante en el Polideportivo Pedro Delgado de Segovia al día siguiente. 3 pabellones, 2 días y, como bien comentó después el Balonmano Nava, “el partido de balonmano más largo del mundo”. Por cierto, la victoria al final fue para los vascos por 24-30. Algo casi irrelevante en ese momento.

Creo que es hora de que los políticos se den cuenta de lo importante que este club para la provincia y para el balonmano español. Que se den cuenta de que un pueblo de poco más de 3000 habitantes vive por y para el balonmano. Que se den cuenta de que el Balonmano Nava está en la segunda división y no puede permitirse estas “aventuras”. Basta ya. Terminar ese pabellón es lo único que se está pidiendo desde hace años, y la falta de respeto hacia la directiva, los jugadores y el pueblo está siendo bastante grande. No se lo merecen.



© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO