Como de sabio llega a ser el refranero popular algunas veces. Gran verdad es que la experiencia es lo único que no se puede sustituir por nada, un grado que muchas veces se impone a la calidad y la preparación. No obstante es igual de cierto que llevar años en la espalda de juego castiga al cuerpo y el rendimiento físico de todo jugador, por el simple hecho de ser seres humanos, suele deteriorarse con el paso de las temporadas.

Aun así, hoy os traemos ocho excepciones, ocho casos que al igual que el vino han ido mejorando con los años y han llegado a ser referentes mundiales pasada la edad de 30 años. Nada de jóvenes promesas ni talentos innatos. Trabajo y esfuerzo diario, ilustrativos ejemplos de como no ser titular a los 24 años no significa no poder ganar un mundial o ser votado por la IHF como mejor jugador del año.


  • Kari Grimsbo:

La guardameta noruega ha ido mejorando año a año hasta el punto de estar ahora, con 31 años en su mejor momento de forma. La recién campeona del mundo en Dinamarca ha reconocido en un reportaje especial para el canal de la EHF que el trabajo diario es la clave para estar ahora en el mejor momento de su carrera.

  • Mateo Garralda:

Hablamos del hoy entrenador de la selección masculina de Chile y ex técnico del Guadalajara. No hace tantos años aun daba guerra desde dentro de las pistas, pero si duda su gran logro fue el título mundial conseguido con la selección en el campeonato de Túnez en 2005. Allí fue elegido mejor lateral derecho del campeonato, con 36 años, siendo el único español en el 7 ideal de ese mundial.

  • Daniel Narcisse:

Su portentosamente explosivo físico hace que parezca mentira, pero el jugador del PSG suma ya 36 años.  Superaba ya la treintena cuando recibía el título de mejor jugador del mundo en 2011. Desde entonces parece que su rendimiento no ha bajado demasiado y no parece tampoco que vaya a hacerlo.

  • Slawomir Szmal:

El portero de Kielce y baluarte de la selección polaca llegaba al apogeo de su carrera cuando militaba en las filas del Rhein-Neckar Löwen y fue proclamado mejor jugador del mundo en 2009, habiendo cumplido justo las tres décadas de edad

  • Valentina Ardean-Elisei:

También en el último mundial nos volvimos a quedar con el nombre de valentina como un de los referentes en la segunda línea del siempre poderoso combinado de Rumanía. Escogida como la mejor extremo izquierdo del mundial, la jugadora del Baia Mare es una referente mundial a la edad de 33 años.

  • Thierry Omeyer:

El histérico y decisivo a partes iguales guardameta galo es uno de los tres únicos porteros en la historia del balonmano (junto a Slawomir Szmal y Henning Fritz). Así lo hacía en 2008, con la ya veterana edad de 32 años. Probablemente el caso de “Titi” sea uno de los más claros de jugador que “explota tarde”, pues su fichaje por el THW Kiel se produjo cuando tenía ya 30 años, y desde entonces ha sido siempre uno de los porteros más temido del mundo.

  • Rafa Baena:

Tal vez Rafael Baena no se ajuste del todo al perfil de jugadores de este artículo, puesto que lleva bastantes años siendo un grandísimo pivote, pero sin duda no le ha llegado el reconocimiento que merecía en un equipo de peso a nivel europeo como el Rhein-Neckar Lowen. Con 33 años, el pivote sevillano ha pasado de estar sin equipo a liderar la Bundesliga.

  • Fahrudin Melic:

Una zurda montenegrina de gran calidad llegaba en 2013 al millonario proyecto del PSG a priori con el papel de ser solo el suplente de Luc Abalo, pero con el paso del tiempo, gracias a su polivalencia por jugar tanto de lateral como de extremo y su seguridad en los lanzamientos de 7 metros se ha hecho con un nombre propio en la LNH a la edad de 32 años.



Jimmy Martín
Sobre el Autor

Aficionado al deporte, a la escritura, a la lectura, y al humor. Vivo el balonmano como aficionado, periodista, entrenador y portero. Me defino como resiliente y heurístico.

Artículos Relacionados

En los días en los que vivimos ya prácticamente nadie escapa del uso de las redes sociales y...

En los deportes de equipo se cita muy a menudo el tópico de “ser amigos fuera de la pista...

Voy a ser sincero. Estoy harto de que se rían de mí cuando digo que prefiero ver un partido de...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.