No pudo ser. De la manera más cruel posible, con un lanzamiento de 7 metros casi con el tiempo cumplido, la selección española se quedó ayer sin billete olímpico. Será la primera vez en 40 años, desde Montreal 1976, que los Hispanos falten a su cita con los Juegos Olímpicos. Río de Janeiro no podrá disfrutar de la calidad de nuestro balonmano masculino –aunque sí del femenino-. La victoria ante Suecia en su casa, de nuevo en el Malmö Arena –en 2011 se ganó el bronce allí ante los suecos-, no tuvo la diferencia suficiente de 3 goles como para conseguir el pase a la fase final olímpica.

Es momento de reflexionar muchas cosas que, de haber conseguido el pase a los Juegos Olímpicos, quizás no hubiéramos parado a pensar. El ciclo olímpico, el nivel de juego mostrado tanto con Valero Rivera como con Manolo Cadenas, la continuidad del seleccionador, el propio Preolímpico –y la polémica con la organización y la IHF-, el futuro de esta selección… Muchas cosas que hay que analizar una por una y con calma.


Eslovenia, verdugo español en solo 20 minutos

No nos engañemos. El billete olímpico se perdió casi al cien por cien el viernes, y no con ese 7 metros final de Niclas Ekberg. La dura derrota ante Eslovenia dañó a nivel deportivo y moral a los Hispanos, que a partir de ahí tuvieron que remar a contracorriente para intentar conseguir la clasificación para los Juegos Olímpicos. Diferencias de goles, triples empates… todas esas dudas sobre las opciones de meterse en las olimpiadas fueron presionando poco a poco a los españoles, que vieron cómo se la tenían que jugar a una sola carta, y con algo de desventaja, ante Suecia.

Con lo bien que pintaba la cosa el viernes… Hasta que apareció Vujovic con su defensa y frenó en seco a la selección española con un parcial de 2-10. Ahí fue donde se perdió gran parte del Preolímpico. Perder así duele y mucho, y más si tienes que jugarte una plaza olímpica al día siguiente. 20 minutos fatídicos que luego no se pudieron recuperar ni ante Irán –victoria por menor diferencia que Suecia- ni ante la propia anfitriona del torneo.


La mejor selección en el ciclo olímpico, sin premio

Duele decir que la actual subcampeona de Europa, cuarta en el Mundial 2015, bronce en el Europeo 2014 y campeona del mundo en 2013 se queda fuera de los Juegos Olímpicos. ¿Algo injusto? Quizás sí, quizás no, todo queda a criterio del aficionado. Pero lo que sí es verdad es que los Hispanos han sido la mejor selección en el mundo durante este ciclo olímpico 2012-2016: tres medallas y un cuarto puesto en los grandes torneos. Solo Francia se acerca con un oro mundial y europeo, aunque también ha tenido dos eliminaciones antes de semifinales.

Tanto la EHF como la IHF podrían plantearse, al tener dos torneos cada uno durante el ciclo olímpico, premiar al campeón en ambas ediciones. ¿O acaso tiene menos mérito ganar el Mundial en 2013 que en 2015, o el Europeo en 2014 que en 2016? España, campeona del mundo en 2013, no obtuvo billete olímpico y Francia en 2015 sí; Francia, campeona de Europa en 2014, no obtuvo billete olímpico y Alemania en 2016 sí. Eso es lo que a mi criterio es lo más injusto de estas clasificaciones olímpicas.


¿Seguirá Manolo Cadenas al frente de la selección?

La pregunta del millón. Tras un golpe de estas características, la continuidad en un banquillo es cuestionada por casi todo el mundo, y esta no va a ser la excepción. El técnico leonés del Wisla Plock y de los Hispanos ha logrado grandes resultados –bronce y plata en los dos últimos Europeos-, aunque en España el pase a los Juegos Olímpicos se veía casi como una obligación.

Quizás por esto el futuro de la selección española pueda pasar por las manos de otro seleccionador. Todo esto, claro está, son opciones que a día de hoy no tienen ningún valor hasta que no se pronuncie la Real Federación Española de Balonmano. ¿Cuál podría ser el recambio? Antonio Carlos Ortega, Juan Carlos Pastor, Raúl González… muchos son los nombres que puede barajar el aficionado español para el banquillo de los Hispanos.


En definitiva, lo que parecía iba a ser una fiesta en Suecia y la celebración de que la selección española se volvía a clasificar para unos Juegos Olímpicos se ha convertido en tres días en una pesadilla, en un mazazo enorme para el balonmano español. La crisis se hace más profunda, y la reflexión aún más grande. De la manera más cruel, incluso injusta, pero los Hispanos no estarán en Río el próximo agosto. Tocará ver el torneo desde casa…



 

Pablo Lozano
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

En la noche del jueves España certificó su pase a octavos de final como primera de grupo tras...

La selección española de balonmano dedicó su triunfo ante Macedonia a Emma, la joven de 15 años...

Los Hispanos están zanjando un muy buen comienzo del Mundial de Francia ganando todos los...

Deja una Respuesta