En Menorca, lugar donde reina la paz y la tranquilidad, ha surgido un grupo de pequeñas aspirantes para trabajar el balonmano femenino. Es el primer equipo en darse a conocer, ya que allí este deporte nunca ha sido muy frecuentado por mujeres. Pero ahora llegan ellas, sin desistir y con ganas de guerra.

Son chicas de entre 16 a 18 años. Como nos cuenta su entrenador, Joan Martínez, este proyecto se puso en marcha hace tres años. Este nos cuenta cómo a partir de paciencia, ganas y dedicación ha ido implantando este deporte en el ámbito femenino de esta isla. Hay que tener en cuenta que es el único equipo de handball femenino en Menorca que ha empezado a jugar en la liga balear. Llevan un año dándose a conocer por las Baleares, pero no descansan, con mucha alegría y diversión, se están abriendo paso en esta pequeña liga.

El 19 de marzo, debutaban su último partido contra un equipo de Ibiza, después de ver el resultado, donde finalmente ganaron las ibicencas podías ver cómo las menorquinas por muy aplastante que fuera el resultado, la alegría no se les desvanecía de la cara, sabían que tenían que dar más guerra, pero que también era su primer año en la liga, y daban lo máximo de sí mismas, con gran simpatía ante el rival, se retiraron del campo.

También hay que dar relevancia a las familias y amigos que había en la grada, y que daban un gran apoyo a este equipo, no paraban de animarles durante todo el partido, aclamando sus goles y sus buenas defensas, y ayudándolas dando gritos de esperanza cuando les marcaban o les hacían un contraataque.

Estas chicas juegan con una sonrisa en la cara, no hace mucho que conocen este deporte, por eso lo disfrutan al máximo. Como bien dice su entrenador y una de las aspirantes Pilar Serra, “jugamos para disfrutar, ya que hay muy buen rollo en el equipo, todas nos llevamos muy bien y siempre intentamos dar lo máximo de cada una de nosotras”.



© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO