«Esther llevas pocos meses jugando a rugby y te gusta, ¡como si llevaras años!.» Así nos habla Esther Torregrosa, jugadora de DHP del Felmar BM La Roca. Empezó a jugar a balonmano y con tan solo 5 años ya decidió que era el único deporte que quería practicar. Tras una familia detrás que le apoyaba y que habían jugado, Esther lo tuvo fácil.

Hace unos meses apareció de la nada una pelota de rugby en sus manos: «esto es mucho más que deporte, va más allá. El ambiente que se respira, el respeto y remarco, el respeto hacía todo es increíble: hacía los compañeros, hacía el árbitro, hacía los otros equipos. Y sobre todo, las personas que forma mi equipo, no he podido conocer gente más buena».


– ¿Cómo y cuándo empezaste a jugar a balonmano?

Pues si te digo la verdad, el cuándo ya ni me acuerdo, a la par empecé a caminar y a jugar a balonmano. A parte de éste, también practicaba otros deportes, pero a mí lo que me gustaba de verdad era el balonmano, así que lo dejé todo y me centre en él. Fue mi primera gran decisión y solo tenía 5 años.

Supongo que también me influencié un poco por mi familia en este caso, y no por mis amigas del colegio. Gran parte de mi familia ha practicado este deporte. El problema fue cuando me gustó, y ya no me pude desenganchar de él. Así que aquí llevo toda mi vida, de pabellón en pabellón cada semana.


– Cómo conociste el rugby y en qué momento te empezaste a interesar por él?

Conocerlo siempre lo he conocido, es más, podría decir que siempre me ha atraído. Supongo que porque tiene parecidos con el balonmano. Pero fue realmente cuando tuvo un interés considerable cuando comencé la universidad.

Cuando llegué a primero de carrera y nos hicieron algunas charlas, entre ellas te animaban a apuntarte a algún deporte con el equipo de la universidad y sobre todo recomendaban hacer rugby. Incluso gente del equipo hacía recolecta en el patio. Fue allí cuando empecé a planteármelo, pero como no, me acabé apuntando al equipo de balonmano de la Pompeu. Estoy demasiado enganchada a este deporte y si más no, es lo que sé hacer. Con el rugby tendría que empezar de 0 y eso me echaba para atrás, parece mentira eh, que sea ése el motivo y no el contacto físico, pero es la realidad. Me daba una mezcla entre miedo y vergüenza entrar en un deporte que nunca había practicado y en un equipo y un ambiente nuevo en el cual no sabía si iba a encajar. ¡Y no veas si me costó decidirme! Hasta 3º de carrera en el segundo trimestre me decidí por ir y darle un cambio a mi vida del deporte.

Parte de culpa también la tiene un amigo que me dijo que lo probara, que me gustaría mucho. Y finalmente, me decidí y fui a entrenar un día. Y efectivamente, mira, ahora que no puedo parar y cada día me gusta más!


esther torregrosa 1


– ¿Es tan duro y físico como dicen?

Es duro y físico, no voy a mentirte, pero y que deporte no es duro y físico? Cada deporte tiene su peculiaridad y su esfuerzo. Y estos dos deportes en concreto tienes que tener un gran estado físico, porqué comparados con otros, tienen más contacto.

Sinceramente, a tu pregunta, si lo es, pero tienes que ir concienciado de eso, sabes a lo que te expones. Por eso desde dentro quizá no se ve tan duro porqué juegas a eso, en cambio desde fuera se ve más fuerte, porqué el contacto en si es más duro.

Pero tengo que aclarar que eso que dicen que el rugby es muy bruto y se “pegan”, no es del todo cierto. Es mucho más táctico y complejo de lo que parece. Obviamente hay contacto, pero en balonmano en cierto modo también, la diferencia es que en el rugby el contacto no está mal visto. Aunque tengo que decir que he acabado haciéndome más daño en un partido de balonmano que de rugby, de momento.


– Aunque lleves poco tiempo, ya has podido disputar tu 1er Campeonato Universitario con la UPF, ¿cómo fue?

Sí, pero por mala suerte, como he dicho antes, empecé en el segundo trimestre así que solo quedaba la segunda fase del campeonato y me hubiera gustado jugarlo entero. Aún así, tuve el placer de poder jugar esa segunda fase, la cual ganamos y nos pudimos clasificar para la semifinal del campeonato. Finalmente y super orgullosa de mi equipo, quedamos 3as de Cataluña.

No te voy a engañar, cuando salí al campo estaba más nerviosa que nunca. Jugar a un deporte que llevaba tan poco tiempo practicando y tan nuevo para mí se me hizo duro. Pero me encantó, ha sido una de las mejores experiencias que me llevo. Y estoy deseando jugar más y más partidos.


¿En qué crees que se parecen balonmano y rugby?

Si te soy sincera, en más de lo que se cree, por eso me atraen tanto los dos. A nivel general los dos deportes se juegan en equipo, las cosas tácticas son bastante similares y mucho de los objetivos son los mismos, fijar y pasar la pelota, típico en casi todos los deportes. Los dos son deporte de contacto, aunque la diferencia del contacto es que en el rugby es bueno, es parte de ello, cuanto más placas, chocas o tumbas mejor. Se nutre de ello. Hay maneras específicas de placar para no hacerte daño, el contacto no es al tun tun, es premeditado. En cambio, el balonmano porque también hay, es como un contacto, no sé cómo decirlo, ¿disimulado?, ¿no planeado? También te caes, te tiran al suelo, te agarran o te chocan. Pero no está bien visto, es como un contacto diferente. Cuántas veces algún defensa ha hecho un contacto duro y se ha escuchado desde la grada: ¡Oye que esto no es rugby!


esther 2


– Para concluir, ¿te planteas seguir jugando y a mejor nivel?

Por supuesto, por lo menos en la Universidad, es difícil dejarlo ahora que lo he probado y he conocido al equipo y me han hecho parte de los Taurons, es como una adicción. Me encantaría jugar a mejor nivel y poder mejorar en este deporte tan bonito, pero eso significaría dejar el balonmano? Ojala pudiera federarme en los dos deportes, pero por temas de partidos y jugando en división de honor B es demasiado complicado cuadrarlo. No sé si estoy preparada para dejar de forma seria el balonmano. Pero en un futuro quién sabe, no dejo de planteármelo constantemente.


El rugby hace que todos los jugadores nos unamos y nos sentamos parte de esto y sobre todo que confiemos en lo que hacemos. Supongo que cada equipo se siente igual. Y aparte de mi propio equipo, el ambiente de rugby es genial, los equipos se llevan bien los unos con los otros, la gente que los forma suele ser muy extrovertida y te acogen enseguida. Creo que jugando a rugby vives experiencias muy bonitas que en otros deportes también se tendrían que vivir. Porqué el rugby tiene muchos valores, más allá de la competitividad, y los golpes que recibes durante el partido. También tengo que decir, que hasta que no lo vives no te lo crees. Yo no lo entendía antes de jugar y ahora ya sí

.Y por último, y supongo que lo más conocido, el tercer tiempo, donde tras el partido los dos equipos o todos los equipos participantes nos juntamos y nos conocemos fuera del campo de rugby. Dejando todos los golpes recibidos en el campo, que como he dicho son parte del juego. Son experiencias increíbles y muy bonitas. Conoces mucha gente estupenda y haces grandes amigos. En pocos meses me ha enseñado muchísimas cosas este deporte, es por eso que no quiero dejar de disfrutarlo. He tenido suerte de entrar en este equipo de la Pompeu y no puedo estar más orgullosa con la decisión que tomé.

Como he dicho, en general todo es adictivo, y eso que yo solo juego con la universidad!!



 

Xavi Vegas
Sobre el Autor

Periodista. Con ganas de contar historias. Todo aquello que no trasciende no deja de ser interesante, tan solo se le tiene que dar el punto de vista adecuado.

Artículos Relacionados

Documental sobre el ecosistema de la Mislata Handball Fest 2019 en el Pabellón de la Canaleta....

Todo listo para que se celebre los días 24, 25 y 26 de Mayo la fase de ascenso DHF en Tenerife con...

Corría el año 2013 en Barcelona cuando un joven estudiante de bachillerato decidió hacer un...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.