Fuente: Globo / Mundo Handball


Los problemas no cesan a poco más de 3 meses para el inicio de los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro, y esta vez el balonmano es el afectado por una de las noticias más recientes que llegan desde la ciudad brasileña. La Laguna de Jacarepaguá, situada en Barra de Tijuca (oeste de Río de Janeiro y sede de la Villa Olímpica), desprende desde hace varios años unos fuertes y nauseabundos olores. Esto afecta sobre todo a nuestro deporte porque la Arena del Futuro, sede del balonmano, es la instalación olímpica que más cerca está de la laguna. Esta cercanía provoca que estos olores se puedan percibir incluso desde el interior del pabellón.

Según el diario brasileño GloboEsporte, este problema probablemente no se habrá solucionado antes del inicio de los Juegos porque sólo está planeado llevar a cabo un dragado de la laguna y algunas tareas de limpieza menores que no contribuirían mucho a eliminar los fuertes olores que existen actualmente. Este hecho puede afectar tanto a la asistencia en el pabellón a los partidos de balonmano como en el resto de la Villa Olímpica, que está construida alrededor de esta laguna en el «barrio rico» de Río, Barra de Tijuca.

De todas formas, personal del Comité Organizador de los Juegos analizará el tema para determinar si el problema es la cercanía con la laguna o si hay además un problema hidráulico en la construcción de la Arena del Futuro. En otras palabras, el olor en la laguna persistirá, pero se estudiará si es posible reducir el olor dentro del estadio.

En el tema puramente estructural parece que los problemas ya se han paliado y las instalaciones funcionan perfectamente salvo algún pequeño contratiempo con la fachada del pabellón. Aunque también cabe destacar, que hay una cierta polémica que envuelve estos JJ.OO. ya que muchas disciplinas aún no tienen operativas al 100% sus instalaciones a falta de pocos meses para el inicio de los Juegos.



 

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO