Cuando tienes hijos y éstos, juegan a balonmano, sabes que los fines de semana son sagrados. Tus rutinas se adaptarán para acudir a ese partido tan esperado durante la semana, los verás divertirse con sus compañeros de equipo, verás como poco a poco se van haciendo mayores… y mientras tú, en las gradas, compartirás esas vivencias con las madres y padres del resto de niño. Pero… ¿y si a partir de todo esto surge un equipo femenino de veteranas? Seguro que puede tener un buen resultado.

Esto ha pasado en Zamora, donde un grupo de madres de jugadoras empezaron con esta iniciativa. Siempre guiadas por una voz cantante, una auténtica guerrera en todo lo que se proponga. Ella es Raquel Cid, esta almeriense llegó hace dos años a Zamora, y es lo que le ha bastado para revolucionar a un gran número de mujeres para formar un equipo, el Tsamura Balonmano Zamora.

Primero habló con las madres de los niños y poco a poco, juntando a amigas, algunas ex jugadoras, profesoras de educación física y muchas de ellas sin haber practicado este deporte nunca, consiguió hacerles crecer ese gusanillo.  Todas ellas tenían algo en común: la ilusión. Algo necesario para poder empezar con este ilusionante proyecto. En enero se hizo la primera reunión para ver la disponibilidad y compromiso de todas ellas, ya que la mayoría tienen que compaginar su vida familiar y laboral para poder formar el equipo.


veteranas zamora


Tras comprobar las posibles jugadoras, era turno de pensar en dónde y como se iban a organizar los entrenamientos. El primer quebradero de cabeza fue el alquiler de pistas, un hándicap para este grupo que ha tenido que conformarse con apenas 4 horas semanales de entrenamientos en dos pabellones de la ciudad. Con la pista conseguida buscaron a alguien para que les entrenara, y no pudieron elegir a nadie mejor. De nuevo el nombre de Leoncio Álvarez va ligado al balonmano femenino en esta ciudad, pues es él, junto a Berna Gutiérrez, quienes se encargan de dirigir este grupo.

Esto empieza a coger color. Poco a poco ellas mismas se han ido costeando todo tipo de material necesario: camisetas, balones e incluso el alquiler de las pistas, y confiesan que en un principio no se sintieron muy apoyadas, pero que eso no les impidió continuar con este proyecto. Y como un día comentaban, “mujer y combate… el doble de coraje” y esto, es lo que se ha comprobado. Si algo le sobra a este grupo de mujeres es coraje, ilusión y compromiso. Además, junto a una constancia impoluta, han conseguido formar un grupo de más de 20 chicas, todas ellas mayores de 30 años.

Y como Raquel Cid no tenía bastante con revolucionar a las mujeres zamoranas, tiró de contactos y revolucionó al resto de España y parte del extranjero para que sus compañeras se sintieran más motivadas, pues gracias a ella, José Antonio Rubio, Tesifón Escobosa, Mayra Gómez y Olga Trujillo, todos ellos componentes de la junta directiva del Club Balonmano Escuela Poniente, han conseguido que entrenadores y jugadores como Álvaro Ruíz (Fenix Tolouse), Cristina Cabeza (DJK/MJC TRIER de Alemania) o Edu Fernández (Cavigal Niza) apoyen con unas palabras de ánimo a este conjunto.

Hoy por hoy forman parte de la sección femenina del Balonmano La Muralla (equipo masculino veterano de Zamora), y a partir de septiembre pasarán a formar parte del Club Balonmano Zamora. Y es que, el balonmano no entiende de edades. 



Paula Lorenzo
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

Siempre tenemos en mente una imagen idealizada del deporte. La típica escena interminable de un...

¿Qué son los We Share Handball Talks? Un espacio donde se invita a compartir, dialogar y...

La familia del balonmano incorpora a un nuevo socio: la empresa catalana especializada en...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.