El balonmano playa sí es balonmano. Sinceramente, me resulta increíble que mismos jugadores y jugadoras del balonmano pista lo critiquen y lo juzguen. El balonmano playa es una modalidad diferente del balonmano, puro espectáculo y pura diversión, que hipnotiza a quién lo ve. Hay que quitar esa imagen de que solo se juega para “posturear, para beber cerveza y para la fiesta en general”. Bien es cierto que el ambiente es genial, que la playa implica refrescarse y que la música y el buen ambiente mientras juegas es primordial, pero eso no quiere decir que haya que menospreciarlo o simplemente no considerarlo un deporte.

Conozco de equipos que se preparan la temporada entera para jugar al balonmano playa, a jugadores y jugadoras que no juegan al balonmano convencional que se tiran todo un año preparándose para estar en plena forma para la temporada de playa, a entrenadores, árbitros o simples aficionados que desean ansiosos que llegue el verano para disfrutar de esta modalidad. También existe aunque no se crea a equipos jugando en pleno invierno a balonmano playa, a gente que se implica cien por cien a este deporte, así que díganle a toda esa gente que se sacrifica día tras día por esta modalidad, que el balonmano playa no es un deporte, que no es serio, díganselo.

El colmo de los que critican o menosprecian esta tipo de balonmano es que “cualquiera lo puede hacer”, es que “el balonmano playa es muy fácil”. Fácil es hacer un giro de 360º con alguien intentando blocarte además del portero, fácil es defender con inferioridad todo el tiempo, fácil es hacer «fly’s», dobles giros o combinar giros y «fly’s», fácil es llevar a cabo unos shoot-out sabiendo que puedes perder el partido por un simple fallo, fácil es jugar con más de 35 grados, «fácil es el balonmano playa».

Lo que no es justo es que con el avance que estamos teniendo por ejemplo en incorporar a selecciones españolas cadetes para que se preparen y se puedan hacer grandes cosas de cara a un futuro, siga habiendo gente que no reconozca al balonmano playa tal y como se merece. Con la celebración de la Copa de España y la Mini Copa en Torrox (del 10 al 12 de junio) se espera que se atraiga a más público y que el balonmano playa siga creciendo como lo ha estado haciendo en los últimos años.

Por tanto, antes de criticar a esta modalidad y tacharla de algo que no es, lo suyo sería informarse de todas las personas que hacen que el balonmano playa crezca, desde entrenadores hasta jugadores que se sacrifican y esperan toda la temporada a que llegue el verano, porque el balonmano pista tiene que seguir creciendo, y se va a hacer todo por ello, pero el balonmano playa también tiene que hacerse grande y no ser olvidado.



© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO