La Ohana de Valonmano con V

EDITORIAL  /   /  Por Xavi Vegas  /  2027 views


La vida es de los que se mueven. Esa frase se me quedó grabada desde el primer momento en que la oí. Inicié este proyecto hará algo más de 6 meses. Yo solo, me embarqué en un viaje sin muy bien saber cuál era mi destino. En estos casi 200 días han pasado muchas cosas pero me gustaría hablar del pasado fin de semana. Andoni en Pamplona cubriendo la Copa del Rey y las “Minis” copas. Ana y Clara en Alcobendas siguiendo el CDE Masculino. Ingrid, Pablo, Rubén, Marta, Don Juan Fco. Machado y yo en Sagunto arrancándonos las uñas y sufriendo como un entrenador, padre o jugador más.

Ya no por el hecho de estar en tres puntos distintos del territorio español – por y para el balonmano – sino el reto estaba en tratar de transmitir un llanto, un abrazo, un lanzamiento dramático de 7 metros errado… ¡Ese es el verdadero soul del balonmano! “Es que Valonmano con V está hasta en la sopa” me decía Rocío Parra hace apenas unas horas. Más a modo de “qué pesados” que otra cosa, aunque me lo tomé con el mayor de los cumplidos. Es imposible poder estar en todas partes y contar tantas historias, de ahí que también nos critiquen – a veces con razón y otras no tanto – que hablemos más de una comunidad o de un club que de otros.

Los amigos del balonmano muchas veces se convierte en nuestra Ohana (término que se usa en Hawai para llamar a la familia). Compartiendo vivencias y creando un vínculo, una conexión, una alianza que va mucho más allá del deporte. Compañeros dentro y fuera de la pista. Amigos en los vestuarios y en clase, en la calle o en el parque. Cuando pienso en balonmano pienso en aquello en que fui bueno, que se me daba bien. Aquello por lo que luché y di lo mejor que tenía. He tenido muchos entrenadores a lo largo de mis 17 años como jugador. Todos ellos muy distintos pero ninguno como un auténtico loco llamado Xuxum. Gritaba, saltaba, nos hacía reír, nos hizo llorar y lo más importante, nos contagió sus ganas de vivir y de amar este deporte. Nos contagió que en cada balón nos iba la vida, que por encima de nosotros estaba el equipo. Nos hizo entender que, independientemente del club, nosotros éramos una familia. Somos pocos, somos menos que pocos en comparación con otros deportes. Pero siempre digo lo mismo, “el que es de los nuestros, lo es a morir”. No hay medias tintas en este noble juego.

Hemos recibido criticas, nos han dado por todos los lados, literalmente. Estamos a punto de llegar al millón de visitas en poquísimo tiempo. La web habrá caído cientos de veces por la avalancha de internautas que entran a diario. Me he reído, enfadado, gritado, consolado… Al final nada es tan importante como pasárselo bien y disfrutar de lo que uno hace. Crear una familia de la nada con un punto de unión que haga fuerte el lazo que te vincula con tu pasión es el soul de nuestra Ohana. El placer de dar rienda suelta a mi capacidad “inventiva” según me dijo una profesora de la universidad. Y es que, la clave de todo, precisamente el nexo de la familia del balonmano, es la emoción. El transmitir algo. ¿Qué? – Algo. Vivir y abrazar tu locura hasta meterte en el vestuario para contarle al mundo (o a quién sea) que esas jugadoras que parecían casi desfallecidas en una tanda de penaltis han recuperado el aliento y están celebrando una medalla por todo lo alto, dejándose la voz y mojando a todo el que pasaba por allí.

También debo agradecer enormemente a todos aquellos que nos han ayudado. Al BM Morvedre, a su presidente, a Toni en especial, a Manuel en particular y a las chicas del bar. Trabajar a su lado lo ha hecho todo más divertido, dándonos mil facilidades para dar a conocer aquello que estaba ocurriendo. Al BM Alcobendas – a Eva en particular por ponérmelo tan fácil – por tratar a Clara y a Ana de la mejor forma posible. A Asobal y la RFEBM por el éxito de la Copa del Rey (¡y las mini-copas!). Sin todos ellos trabajar se habría hecho mucho más duro, lento, costoso y aburrido. Gracias, a vosotros también, por hacernos disfrutar.

Somos muchos los que formamos Valonmano con V. No solo aquellos que escribimos, probablemente tú seas de los nuestros y quizá no lo sepas. Me gusta llamar a aquellos jugadores que representan lo mismo que yo pretendo que transmita la web, jugadores “V”. El balonmano es de aquellos que luchan y se mueven por él. Sin necesidad de ser profesionales, semiprofesionales o amateurs. Hay miles de partidos cada fin de semana. Y llegamos a casa muertos, extasiados, sin aliento, con heridas, golpes y moratones… Solo te cansará aquello que no disfrutes, que no te diviertas haciéndolo. Te cansará aquello que no te llene. Por eso, con el resto de vida que te queda, haz solo cosas que te apasionen. No vendas tu vida, no vale la pena. Sal y disfruta cada minuto como si fuera el último y déjate el alma en cada balón dividido. Reconoce el entusiasmo de las demás y comparte tu frenesí con el resto, porque solo entonces, cuando compartas mi (tu) PASIÓN, entenderás MI (tu) LOCURA.

Valonmano con V es solo una excusa. Como el balonmano en general. Es la excusa para seguir haciendo aquello que amamos sin tener que dar explicaciones a nadie.


Xavi Vegas

Head Manager de Valonmano con V



 

Xavi Vegas
Sobre el Autor

Periodista. Con ganas de contar historias. Todo aquello que no trasciende no deja de ser interesante, tan solo se le tiene que dar el punto de vista adecuado.

Artículos Relacionados

Hace ya un tiempo que la SEHA League se ha ergido como una de las mejores competiciones de...

Me voy a presentar rápido: mi nombre es Nacho Pla, tengo 23 años y soy periodista deportivo. Tuve...

Analizamos los motivos de los haters que critican el 7 vs 6

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.