> Artículo original de J. Corbella para La Vanguardia.


En los últimos años se ha observado un aumento de lesiones de ligamentos de rodilla en mujeres que practican deporte, advirtieron ayer los organizadores del congreso de la Sociedad Europea de Traumatología Deportiva, Cirugía de Rodilla y Artroscopia (ESSKA, por sus iniciales en inglés) que se celebra esta semana en Barcelona.

Los traumatólogos alertaron también del aumento de lesiones por sobrecarga, tanto en hombres como en mujeres, producidas por una práctica excesiva de actividad física. Y llamaron la atención sobre el problema emergente de lesiones traumáticas de rodilla en adolescentes que aspiran a convertirse en deportistas profesionales y que ven truncada su progresión.

En la población femenina, están en aumento las lesiones de ligamento cruzado anterior en la articulación de la rodilla, especialmente en deportes en que la articulación debe soportar fuerzas de torsión. Así, el problema afecta a deportes como baloncesto, voleibol, balonmano o fútbol. También es más común en mujeres que en hombres en el esquí alpino. Por el contrario, no suele afectar a personas que practican atletismo, ciclismo o natación. En estos tres últimos deportes, más que lesiones traumáticas, suelen producirse lesiones por sobrecarga.

Se estima que las mujeres tienen siete veces más riesgo que los hombres de sufrir lesiones de ligamentos de rodilla, informó Joan Carles Monllau, jefe del servicio de traumatología del hospital del Mar y presidente del congreso.

Esta mayor vulnerabilidad femenina se explica, por un lado, porque las mujeres tienen la cadera más ancha que los hombres, lo que afecta a la arquitectura de las piernas y a la articulación de la rodilla. Por otro, porque suelen tener más laxitud que los hombres, lo que las predispone más a lesiones de ligamentos, explicó Matteo Denti, presidente de la ESSKA.


> Artículo completo AQUÍ. 



© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO