NO rotundo al machismo en el balonmano

EDITORIAL  /   /  Por Jimmy Martín  /  1667 views


Gracias a las redes, actos despreciables como del que informábamos esta mañana en valonmano.com, es muy difícil que queden impunes. La noticia seguramente ha sido leída y condenada por muchos, y desde valonmano con V también creemos oportuno decir la nuestra. El resumen de los hechos es de un aficionado del equipo infantil masculino de OAR Gracia Sabadell insultando a la colegiada que arbitró el encuentro contra el infantil masculino del Handbol Poblenou, mandándola a coser.

Los propios compañeros de afición recomendaron al hombre que se retractara y pidiera disculpas, dada la gravedad de los insultos, no justificables bajo ningún concepto en ninguna situación, más teniendo en cuenta la categoría en que jugaban los chicos, categoría base donde uno de los objetivos es inculcar los sanos valores del deporte. El agresor (no solo verbal, sino también agresor moral por faltarle el respeto a todas las mujeres con su machista actitud) defendió que sus palabras no eran ningún insulto.

Es de muy importante matiz este hecho, pues demuestra que la misma afición que convive fin de semana tras fin de semana con esta persona, se aleja totalmente de ella, constatando que se trata de un energúmeno aislado que no representa lo más mínimo la afición de nuestro deporte.

Las muestras de apoyo que ha recibido L.G. han llegado desde diferentes puntos, incluido el club OAR Gracia Sabadell que lo ha hecho con un comunicado a través de su página de Facebook. No sabemos todavía si el club va a tomar medidas desde dentro hacia este señor (y decimos señor por decir algo, puesto que faltarle al respeto sería ponerse a su altura) capaz de en un breve instante hacer gala de los peores valores de épocas de antaño, pero probablemente el comunicado abierto a través de redes sociales sea algo pobre, impersonal y frío. Aun así, no se puede decir que no se hayan pronunciado en contra (nada más faltaría).

La sanción ya comentada por parte del comité de árbitros parece cuanto menos insuficiente, ya que se trata de una sanción económica de tan solo 50€. Inmoral parece también que se justifique aplicando el artículo 60.1 del reglamento, punto del texto estipulado para sancionar los “incidentes leves”. Puede que lo hagan diciendo que se trata de algo que no trasciende en el desarrollo del partido de forma directa, aunque ¿no es menos cierto que trasciende mucho más allá de eso?¿Acaso no trasciende en la influencia que este energúmeno pueda tener sobre un grupo de chicos muy jóvenes, compitiendo en edad de formación, para los cuales debería ser un objetivo desde las instituciones hacer que aprendan los valores del deporte? 

Este incidente va mucho más allá de eso, y lo peor es encontrar casos fuera de nuestro deporte donde la sanción tampoco ha estado a la altura, como sucedía, por ejemplo, en marzo de 2015 en un partido de fútbol de segunda división andaluza.De hecho, se trata de algo que va mucho más allá de lo deportivo. Por desgracia, elementos como este padre aún abundan en la sociedad, y se debería tomar ejemplo de aquellos casos donde sí que la sanción ha sido, por lo menos, significativa. El periodista de Intereconomia Eduardo García pagó 18.000 € a la exconsejera de sanidad catalana Marina Geli en el año 2010 por llamarle “guarra y cerda” en televisión. Aunque triste es la suposición de que, en este caso, la sanción fuera mayor por el hecho de que se tratara de un personaje público y un cargo político, como si la vejación fuera mayor por eso.

El colectivo del balonmano debemos tomar nota de lo sucedido, y no conformarnos con las escasas sanciones económicas que se han estado imponiendo en estos casos hasta el momento. Cada uno es responsable de imponer su propia sanción (no malinterpretar, en ningún momento se trata esto de un llamamiento a la violencia, todo lo contrario) diciendo NO al mínimo atisbo de machismo, dentro y fuera de la cancha.

Por desgracia a muchos se nos ocurre tachar de “valiente” a L.G. por haber incluido en acta y denunciar así tal comportamiento, cuando se trata de un deber moral. Que se nos pase el término valentía por la cabeza refleja la sociedad aun manchada de machismo en hondos puntos que cabe limpiar. L.G. ha hecho lo que debía, algunos incluso dirían que demasiado dando la oportunidad al agresor de retractarse, pero se trata de algo que toda persona debería hacer ante todo trato machista.

¿Parecería exagerado prohibir la entrada a los campos a alguien que no solamente dirige insultos machistas, sino que renuncia a retractarse de ellos? De haber pedido disculpas, apelar a un momento de alta tensión que cualquiera puede vivir en un campo (hecho que tampoco justificaría sus palabras) tal vez habría consenso en no prohibirlo; pero no olvidemos que se trata de alguien que se niega a retractarse, casi haciendo alarde de lo dicho.

Por último, cabe decir que por suerte este aficionado no es representativo ni de su club, ni de ninguna afición en general en nuestro deporte. Condenamos tales comentarios una vez más, y nos alegramos de todos aquellos que comparten la visión de la gravedad de este tipo de situaciones, de urgente erradicación, posible solo con la colaboración de tod@s.



 

Jimmy Martín
Sobre el Autor

Aficionado al deporte, a la escritura, a la lectura, y al humor. Vivo el balonmano como aficionado, periodista, entrenador y portero. Me defino como resiliente y heurístico.

Artículos Relacionados

Jesús Luque, árbitro de 1ª Nacional de la RFEBM del colegio andaluz ha sido noticia por unos tweets...

Ser un hombre de un solo club durante más de 30 años no está al alcance de todos. Albert Falguera...

Editorial 8M: El premio a la mejor jugadora de la Liga Guerreras Iberdrola se sigue otorgando de...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.