Alberto, tócala por última vez

EDITORIAL, Reportajes  /   /  Por Pablo Lozano  /  620 views


Fotos: ASOBAL


“Los viejos rockeros nunca mueren”. Corría el año 1979 y Miguel Ríos sacaba su octavo álbum. Esa frase que se ha quedado grabada para la historia de todos los españoles y que para nuestro protagonista viene como anillo al dedo. Quién sabe si a sus tres años no estaría cantando por los pasillos de su casa de Gijón esta mítica canción… Señoras, señores, Don Alberto Entrerríos Rodríguez.

Sí, es un comienzo un poco extraño si de quien vamos a hablar es de un jugador de balonmano, pero luego entenderán por qué he arrancado este artículo así. Y sí, me voy a tomar por una vez el privilegio periodístico de hablar en primera persona, porque Alberto ha marcado a una generación de jugadores y aficionados al balonmano, incluido un servidor. Es complicado hablar de una persona que deja su carrera deportiva sin alabar sus mejores virtudes y sus más reconocidos logros, pero es aún más complicado si enfrente tienes a uno de los mejores ‒el mejor que he visto nunca, sin duda alguna‒ jugadores de balonmano en la historia de nuestro país.

La andadura de Alberto por este deporte comenzó muy cerca de su casa, en el barrio gijonés de Contrueces, concretamente en el Colegio Noega. Manolo Rouco fue su primer entrenador en benjamines, pero su principal descubridor, la persona que confió desde el primer momento en la calidad de Alberto, fue Alberto Suárez. Sí, década de los 80 y el actual seleccionador español juvenil ya estaba reclutando grandes talentos… En ese momento se juntaron dos cerebros repletos de conocimientos en lo que a balonmano se refiere.


13323207_10154189334412210_5072702432348820251_o


Y la mezcla no pudo resultar más eficaz. Alberto comenzó a despuntar en juveniles, y su entrenador no se lo pensó dos veces: era su momento, el momento de saltar a la élite. Un jovencísimo Alberto Entrerríos aterrizaba en Oviedo, en el Club Balonmano Naranco de la mano de Falo Méndez ‒otro de los históricos del balonmano astur‒. Primera temporada en DH Plata y ascenso a Liga ASOBAL. Objetivo cumplido y con Alberto como pieza clave en el equipo ovetense.

Su primera temporada en la máxima categoría tuvo premio: mejor jugador junior de la liga y fichaje por el Ademar León, uno de los grandes de la competición. Todo esto con su hermano Raúl por detrás ya empezando a despuntar en categorías inferiores… Alberto ya era un referente en el mundo del balonmano, al menos para su hermano.

Sin embargo, lo mejor estaba por llegar. En León terminó por explotar el Alberto Entrerríos que todos conocemos a día de hoy, consiguiendo sus primeros títulos y convirtiéndose en una de las estrellas de la Liga ASOBAL. Fue elegido concretamente durante tres temporadas consecutivas MVP de la competición (1999/00, 2000/01 y 2001/02), la última de ellas jugando ya en el FC Barcelona.

Tras un corto paso por la ciudad condal, Alberto Entrerríos decide tomar la que puede considerarse como la decisión de su vida: en el verano de 2002 se hace oficial su fichaje por el BM Ciudad Real, donde pasará los mejores años de su carrera deportiva. Aquí es donde comienzan mis primeros recuerdos en el mundo del balonmano, y todos ellos protagonizados por el conjunto manchego.


13323618_10154189334057210_4091991735871016343_o


Era poner la televisión, ver balonmano y quedarme eclipsado viendo jugar a Talant Dujshebaev, Mirza Dzomba, Didier Dinart, Jonas Kallman… Algo normal viendo la cantidad de estrellas que tenía el BM Ciudad Real. Pero a mí siempre me llamó la atención Alberto. Un lateral alto, con mucho físico y mucha potencia en el lanzamiento, buen defensor y con una inteligencia innata para jugar a este deporte. Por aquel entonces yo tendría unos 8 años, y Alberto se convirtió en mi ídolo ‒aunque por otros motivos nunca haya podido jugar a balonmano‒.

Todavía mayor era mi ilusión cuando jugaba la selección, sobre todo en aquel histórico Mundial de Túnez en 2005. Alberto y Raúl jugando juntos, llevándose el título mundial… Sensaciones indescriptibles para cualquier jugador y para cualquier aficionado. El asturiano se estaba convirtiendo en uno de los mejores jugadores del mundo y en un referente histórico en España. Pero de ahí hasta hoy, día de su retirada, han pasado 11 años en los que hemos disfrutado de la magia, de la garra, de la potencia de Alberto Enterríos, un privilegio que solo algunas generaciones hemos podido ver.

A partir de ahí, la historia nos la sabemos todos: 2 Mundiales, 1 bronce olímpico, 1 plata europea y 2 bronces en Mundial y Europeo; 6 Ligas ASOBAL, 3 Copas del Rey, 6 Copas ASOBAL, 4 Supercopas de España, 3 Champions League, 3 Supercopas de Europa, 1 Recopa y 1 Mundial de Clubes. Un palmarés a la altura de muy pocos deportistas en nuestro país y con pocos huecos por rellenar en sus vitrinas.

Tras su periplo por Ciudad Real y Atlético de Madrid, logrando el subcampeonato en Champions en su último partido en España, Alberto Entrerríos ha pasado sus últimas temporadas como profesional en el HBC Nantes francés de la mano de otros Hispanos como Valero Rivera, Jorge Maqueda, David Balaguer o Javi García. En 2013, tras lograr en Barcelona su segundo Mundial, Alberto se retiró en la cima de la selección española, levantando el trofeo de campeones.

La chispa de Alberto Enterríos se apaga hoy con su último partido como profesional. Cientos de encuentros, miles de goles después, la magia del gijonés se verá hoy por última vez en un 40×20. En mi cabeza dos momentos: el Mundial de 2013 y la remontada ante el Kiel en el Quijote Arena para ganar la Champions. Estos dos momentos resumen en gran medida la carrera de Alberto: la superación, la lucha, el no rendirse, la calidad…

Un grande en todos los aspectos y, en definitiva, uno de los mejores de siempre en el mundo del balonmano. Gracias por todo lo que has dado a este deporte, tanto en España como en el mundo, te estaremos agradecidos siempre, tomes el camino que tomes a partir de ahora. Y como los viejos rockeros nunca mueren… Alberto, tócala por última vez.



 

Pablo Lozano
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

Siempre tenemos en mente una imagen idealizada del deporte. La típica escena interminable de un...

La familia del balonmano incorpora a un nuevo socio: la empresa catalana especializada en...

Hablar de Francisco “Paco” Ordóñez Sánchez (Alcaudete, Jaén; 21 de abril de 1972) es hablar de...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.