Escrito por Moira Belda, jugadora del Base Villaverde de DHF


No hace ni un mes que os confesaba a todos mi sueño, y aquí está… Lo hemos cumplido. El balonmano Base Villaverde ahora es un equipo de División de Honor Femenina. ¿Qué más podría añadir a esto? Lo cierto es que nada más pensar en este fin de semana pasado, ya aflora una sonrisa…

A pesar de ello, he de admitir que el viernes sufrimos una dura derrota. El equipo al que nos enfrentamos era muy fuerte y tenía muy claro que les tocaba a ellas conseguir una de las dos plazas que se disputaban y a pesar de que nosotras estábamos seguras de que podríamos con ellas, no conseguimos hacer un buen partido y la derrota fue clara. No pasa nada, nos veremos las caras en la próxima liga.

El sábado fue un día para no olvidar. Jugamos casi rozando la perfección durante la mayor parte del partido y al final nos puso las cosas muy cuesta arriba un equipo muy fuerte y con muchísima velocidad. Pero ahí estaba Judith para dejar bien claro que este era nuestro momento. Que ésta era nuestra fase de ascenso.

Creo que nadie se esperaba que fuésemos uno de los equipos que lograse la ansiada plaza en División de Honor, pero así somos nosotras. Nos gusta romper moldes y dar sorpresas. Somos especialistas en pasar desapercibidas hasta que llega un momento en el que nuestro éxito hace todo el ruido que nuestro trabajo ha conseguido mantener en silencio.

Para mi, lo más positivo es que no dejamos de ser un equipo muy joven que sin haber alcanzado (ni muchísimo menos) su mejor nivel, ha sido capaz de ser subcampeón de esta liga de plata. Así que no puedo ni imaginarme de lo que seremos capaces en el futuro.

Ahora toca disfrutarlo, ser conscientes de todo lo logrado y por supuesto, celebrarlo. Porque, esperemos que muy pronto, estemos preparándonos para volver a donde más a gusto nos encontramos, el campo de balonmano.



 

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO