Hace tiempo que en el Balonmano Alcobendas se escucha el acento argentino, ese modo tan particular que se diferencia del resto del mundo de habla hispana y eso se debe a una razón, más bien dos: Sol Ceballos y Macarena Gandulfo.

Sol o Solete como le dicen sus compañeras de club, llegó a España en 2014 por motivos familiares y fue adoptada por Alcobendas al instante:“Desde el primer día me trataron súper bien y me hicieron sentir como en casa”, afirma la arquera que no pierde su acento, aunque a veces se le escapa un “hostia”.


WhatsApp Image 2016-09-03 at 21.49.28

Foto: Juanfri Bogard


Por otra lado, Macarena o Maqui desembarcó a España la temporada pasada, con la ayuda de un amigo de la familia: “Hacía un año y medio que jugaba en Brasil y deseaba jugar en Europa, por suerte apareció Alcobendas  y me vine para acá”, dice la jugadora de La Garra y hace hincapié en lo importante que fue su compatriota: “Con Sol habíamos jugado juntas en Sedalo y volver a compartir equipo es algo especial. Desde antes de ir a Madrid ella y su familia me ayudaron un montón”. Aunque Sol cuando escucha esto se sonroja y también destaca lo importante que es tener a Maqui en el equipo: “Apenas vino me generó mucha ilusión habíamos jugado juntas en Argentina y poder hacerlo al otro lado del océano y a este nivel, es increíble”.

Las dos argentinas no paran de tirarse elogios y a pesar de que Ceballos lleva más tiempo, asegura que la olímpica Gandulfo le da más consejos: “Ella sabía lo que era jugar en otro país, por eso créeme que ella me da más tips a mí, que yo a ella”, bromea la arquera. Eso sí, a la hora de hablar de objetivos la dos se ponen serias y esperan ansiosas “hacer un buen papel en el europeo y superar la cuarta posición de la temporada pasada en la Liga”.

Las argentinas están listas para seguir escribiendo su historia en Alcobendas y en el balonmano español, perdón, en el handball “gallego”.


 

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO