Sea un Campeonato de Europa o un Mundial, la Selección Española de Balonmano cuenta con el apoyo de muchos fieles que se desplazan hacia otros países para animar con todas sus fuerzas al equipo nacional. Sin embargo, en este tipo de campeonatos, los aficionados españoles lo que más acusan es el distanciamiento de unos entre otros en el pabellón en el que se disputa el encuentro. Pero eso se va a acabar a partir del Mundial de Francia de 2017 tras el nacimiento de Territorio Hispano.

Todo surge por la iniciativa del conquense Samuel Ruiz, miembro de la Peña Furia Conquense (BM Ciudad Encantada), que formó parte de los aficionados españoles que acudieron al Mundial de Qatar de 2015 a animar a la selección qatarí. A raíz de ese viaje, y  tras comentárselo a los otros aficionados que asistieron también a ese mundial, decidieron crear el primer grupo de animación de los Hispanos. Junto a la Furia Conquense, las peñas españolas que apoyan este proyecto son: Marea Rojiblanca (Puerto Sagunto), Peña Patata (Aranda de Duero), Legión Pontana (Puente Genil), La Batalla (Ciudad Real) y Orgullo de Huesca (Huesca).

Todas ellas tras reunirse con la Real Federación Española de Balonmano han conseguido llegar a un acuerdo para crear este grupo de animación. Los responsables de Territorio Hispano sólo solicitaron a la Federación que les facilitaran las entradas para este tipo de campeonatos y, así, poder estar todos los españoles reunidos en una misma grada y animar todos a una en lugar de estar todos dispersados por el pabellón. Una petición que la Federación ha aceptado y que de cara al Mundial de Francia del año que viene ya pondrán en marcha.

No obstante, la Federación también ha solicitado a los integrantes de Territorio Hispano que lleven esta iniciativa a los encuentros de las Guerreras. El mayor impedimento es que la mayoría forman parte de peñas de equipos de la Liga Asobal y cuando se celebran Europeos y Mundiales femeninos coinciden con partidos de esos equipos. Por eso, le han cedido el testigo de llevar la voz cantante en los torneos femeninos a la peña O Inferno de A Sangriña del BM Atlético Guardés y por mediación de ésta el contacto con otras peñas de la Liga Loterías de Balonmano Femenino.

Pero Territorio Hispano, que debe su nombre a esa frase célebre empleada en un tiempo muerto por Manolo Cadenas en el Mundial de Qatar de 2015 para motivar a sus jugadores durante el partido de octavos de final ante Túnez, no cierra sus puertas a nadie. Aunque la idea surja de peñas ya consolidadas este proyecto está abierto para todo aficionado español dispuesto a animar, no tiene porqué pertenecer a ninguna peña en concreto para apuntarse. Cualquier persona que le guste el balonmano y que no haya podido acudir a este tipo de campeonatos por falta de gente está de suerte, puesto que en Territorio Hispano están abiertos a todo el que quiera formar parte y, además, sin ningún coste de inscripción.

De hecho gracias a los esfuerzos de Territorio Hispano ya es posible reservar localidades para los partidos de la primera fase de los Hispanos en el Mundial de Francia donde se enfrentarán a Eslovenia, Macedonia, Túnez y Angola en el Pabellón Arènes de Metz. Toda la información de este proyecto se puede encontrar en la cuenta de Twitter @TerrHispano y en Facebook en Territorio Hispano. Cabe resaltar que la planificación del viaje y el alojamiento en Francia corre a cargo de cada persona, Territorio Hispano sólo facilita las entradas para los partidos. Tan sólo falta que los aficionados españoles apoyen esta iniciativa y acudan a Francia con el afán de ser el aliento de los Hispanos en las gradas francesas e intentar que consigan levantar por tercera vez el título mundial.



Alejandro Rodriguez
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

Todos los ingredientes sobre la mesa. Los dos mejores equipos del grupo D de la 1a Estatal se...

Noruega vuelve a despertar el sueño de las ‘Guerreras’. Las de Carlos Viver no pudieron vencer en...

Jornada de cara o cruz para la selección española de Carlos Viver. Tras la derrota ante Rumanía...

Deja una Respuesta