Foto: Germán Paéz 


El amateurismo del handball argentino quedó expuesto por el entrenador del equipo cordobés que decidió bajarse del torneo por costos, al igual que la institución hizo con el Nacional de menores y juveniles.


Ya es sabido que en Argentina para jugar al handball hay que pagar, es decir el jugador tiene que abonar cuota social del club, la ficha de la federación, los viajes y en algunos casos hasta abonar la indumentaria para poder realizar el deporte.

Las quejas de los clubes y jugadores se vienen escuchando hace rato por la mala organización del Nacional, es por eso que Pías, de la provincia de Córdoba, ha decidido no jugar por el costo que lleva a cada jugador disputar dicho torneo, aproximadamente $10000 (580 euros) entre el traslado hasta la provincia de Chubut y el hospedaje.  Además, el torneo se disputa de lunes a sábado comprometiendo a muchos atletas con sus trabajos, lo que complica aún más la participación.

Juan Pablo Orsi, entrenador del elenco cordobés, fue muy claro en una nota con el programa de radio Handball de Primera: “Tenés dirigentes que se hospedan en hoteles 5 estrellas, mientras que los jugadores lo hacen en hostels o albergues deportivos”, afirmando -según su parecer- una manera de usar al jugador y su dinero para recaudar, sin importar las condiciones que tengan que pasar los deportistas.

Este reclamo es algo que se hace cada día más frecuente en el handball argentino,  que pide a gritos salir del amateurismo y empezar el camino a la profesionalización, con centros de entrenamientos acordes  y donde el jugador no deba pagar para jugar.



 

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO