Cuántas veces hemos escuchado la frase de: “mi hijo/a tiene que centrarse en los estudios por lo tanto no va a venir a entrenar”. Pues sí, por mala suerte la mayoría de los entrenadores que estén leyendo esto saben de lo que hablo. Una frase que puede ir acompañada de “porque su rendimiento escolar ha bajado y necesita más tiempo para estudiar o simplemente como forma de castigo por su mal rendimiento”. Pues bien, sería interesante reflexionar sobre si éste es un buen método para mejorar los estudios del niño/a, ya que realmente se está forzando al niño a abandonar el deporte y en cualquier caso esto puede llegar a influir en su rendimiento académico.

Mi propia experiencia me dice que el porcentaje real de niños que mejoran sus resultados académicos tras el abandono deportivo es muy bajo. Incluso me atrevería a decir que muy pocos de los que deciden abandonar no mejoran su rendimiento escolar a largo plazo. Por lo que no tenemos que forzar esta clase de situaciones ya que son muchos los beneficios que aporta la práctica deportiva, tanto a nivel físico como a nivel psicológico. Así que la excusa de dejar el deporte para estudiar ya no nos vale. No privemos a los niños de actividades que puedan ayudarles a su desarrollo y hagámoslo con otros hábitos que aún gustándoles no sean tan beneficiosos para ellos, como por ejemplo los alimentos poco saludables, móviles, videojuegos, televisión…

¿Realmente no hay tiempo para entrenar y estudiar al mismo tiempo? Creo que hay tiempo para todo, pero es muy fácil buscar la respuesta más cómoda así que creo que tanto los padres como los entrenadores tenemos suficientes razones como para dar al deporte la importancia que se merece. Que aprendan a organizarse, a que sean responsables y, sobre todo, a que no elijan el camino fácil. Recordad que el ejercicio estimula el aprendizaje y la memoria.



 

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO