Voy a ser sincero. Estoy harto de que se rían de mí cuando digo que prefiero ver un partido de balonmano a uno de fútbol. “Eso es un aburrimiento”, “Ve deporte de verdad”… Ahora es el momento de que un servidor os calle la boca, pero de buenas, con argumentos de verdad, que es como mejor se convence. Y luego ya si tal, los enfermos de “futbolitis aguda” me venís a decir lo aburrido y lo raro que soy por ver este deporte. Como el balonmano es MI DEPORTE, aquí van las 5 razones por las que los prefiero antes que el fútbol.

 1. Cualquiera puede ver un partido de fútbol. El balonmano es solo para privilegiados.

Sábado por la tarde. Domingo por la tarde. Me da igual, coged el ejemplo que más os guste. La pregunta que ronda por los grupos de Whatsapp de tus amigos siempre es la misma: ¿Salimos a tomar unas cervezas y aprovechamos a ver al Real Madrid/FC Barcelona/Atlético de Madrid? ¡Pues no! Yo prefiero tomarme mi cerveza en casa, con el ordenador delante y tragarme cuatro partidos seguidos de buen balonmano. Sea Champions League, Liga Loterías o la Tercera División de Kazajistán. Porque prefiero un partido de balonmano, sea cual sea, a uno de fútbol. Y no me da vergüenza decir a mis amigos que no, sé que me voy a cerrar en la habitación y voy a perder la noción del tiempo por culpa de este gran deporte. ¿Algún futbolero ha tenido esa sensación alguna vez?

2. Si el fútbol es un deporte para valientes, el balonmano es para verdaderos locos.

Cuantas veces habremos visto a Gerard Piqué partiéndose la cara con el FC Barcelona o con la selección española –por poner un ejemplo-, sangrando hasta la saciedad… Para el aficionado medio, eso es jugarse la vida, ser un valiente, dispuesto a desfigurarse su bonita cara, su imagen, por el equipo.

Señores, ¿habéis visto balonmano? El pobre Piqué acabaría desangrado… Me lo imagino defendiendo a Julen, a Nikola, a Mikkel… Creo que en este caso, las comparaciones son odiosas. Si queréis deporte de contacto, pero de contacto real, probad a ver o a practicar el balonmano. A su lado, Luis Suárez es un ratoncillo sin dientes.

3. El espectáculo en balonmano es ESPECTÁCULO. En fútbol…

¿En serio me vais a comparar un gol de tijera de Leo Messi con una rosca de Víctor Tomás o un lanzamiento de espaldas a portería de Cédric Sorhaindo? Basta con ver las instantáneas… La diferencia es notable. Puede que para el espectador sea más espectacular un gran gol en fútbol por el intervalo de tiempo que sucede entre uno y otro. En balonmano estamos ya más que acostumbrados, el espectáculo es continuo.


duda-balonmano


Lo que no me quiero imaginar es lo siguiente: si Leo Messi marca un gol de tijera, los medios de comunicación babean encima de sus pantallas repitiendo una y otra y otra y otra vez la jugada. “El mejor gol de la historia”, “Maravilloso”, “Leo volvió a abrir el tarro de las esencias”… Pobre Leo, se partiría las muñecas si intenta imitar un 7 metros de Uwe Gensheimer. Pero no, esto para los medios no es espectáculo. Mejor el pelo de Cristiano Ronaldo, que creo que a este paso va a cobrar vida…

4. Aquí nos conocemos todos, somos una gran familia.

Estadio Santiago Bernabéu –por no hablar siempre del FC Barcelona-. Domingo por la tarde. El Real Madrid juega contra el Leganés. ¿Cuántos aficionados se conocen entre sí? Puede que el ejemplo se me haya ido un poco de las manos, pero…

Palau Sant Jordi. Domingo por la tarde. Final del Mundial 2013. 16.000 personas, 16.000 amigos. Allí se conocía todo el mundo. Todo el balonmano español unido en un pabellón. Daba igual la procedencia y la edad. Entre amigos o gracias a amigos en común, al final aquello era una pequeña familia.

Ejemplo a gran escala, sí. Pero esto en partidos de base, o incluso de Liga ASOBAL o Liga Loterías, ocurre. Llegas al pabellón y al final acabas hablando con cualquier persona que se encuentra, igual que tú, dentro de ese recinto en ese preciso instante. Precioso, ¿verdad? Aquí, ser multitud no es una ventaja. Somos pocos, pero todos remamos en una única dirección.

5. Que sí, que el fútbol es el deporte rey. Vale. Pero nosotros somos los reyes del deporte.

Esta es mi conclusión final. Espero que os haya gustado el artículo y, por favor, si tenéis alguna razón más por la que preferís el balonmano al fútbol, hacédmela llegar. Estoy abierto a sugerencias y a una posible segunda parte. Con tal de conseguir que la gente se dé cuenta que nuestro deporte es mejor…



© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO