Crónica de Sergi Laliga | Fotografías: Martí Altaba ©


La selección catalana volvía a la acción tras siete años de inactividad, y lo hacía enfrentándose a Qatar en el que ha sido el colofón final a la jornada de celebración de los 75 años de la Federación Catalana de Balonmano. El choque entre una selección catalana inédita y la subcampeona del mundo se prometía emocionante, y más al añadir el retorno de dos grandes conocidos de nuestro balonmano nacional: Valero Rivera y Danijel Saric.

Cataluña se impuso en una primera parte que se fue rompiendo a medida que corrían los minutos. El inicio del partido fue un intercambio de golpes entre ambos conjuntos: ataques rápidos, dureza defensiva y un marcador igualado que reflejaba la dureza del choque. Hasta el ecuador de la primera mitad ninguno de los dos equipos tomó las riendas del partido, fue entonces cuando emergió la figura de uno de los nombres propios del partido: Nacho Biosca. La solidez defensiva catalana se reafirmaba con las buenas intervenciones del joven guardameta de Ademar de León, secando por completo las ofensivas cataríes y obligando a Valero Rivera a pedir un tiempo muerto cuando Cataluña empezaba a separarse discretamente en el marcador. La buena dinámica del combinado autonómico se consolidó con la entrada de Borja Lancina, que añadió velocidad al juego catalán, logrando la que sería la máxima diferencia en la primera parte (12-8). Los hombres de Valero Rivera seguían sin dar con la tecla para superar el “muro” catalán, concentrando – sin éxito – su juego en sus dos figuras: Rafael Capote y Bertrand Roine. Los primeros treinta minutos dejaban a Cataluña con una ligera ventaja para una segunda mitad abierta a todo. (14-10)



Si los catalanes había logrado su éxito a través de la velocidad y las salidas al contraataque, el inicio de la segunda mitad fue un “calco” de cómo acabó la primera. Los de Carlos Viver anularon completamente a los cataríes con una fulgurante salida logrando un parcial de 4-1, materializando la mayor diferencia en el marcador (18-11) y obligando al técnico visitante a pedir tiempo muerto. La reacción fue inmediata, la defensa de Qatar fue tornándose más agresiva con el paso de los minutos y una sucesión de buenas acciones les permitió reequilibrar el resultado. De la misma manera que la primera parte tuvo en Biosca a su figura principal, Rafael Capote lo fue de la segunda. El cubano – nacionalizado catarí – se echó el equipo a la espalda y convirtió el lanzamiento exterior en el baluarte ofensivo de la subcampeona del mundo, que lograba empatar el partido (23-23) en el minuto 48, rehaciéndose del golpe inicial. La fuerte defensa de los visitantes alcanzó su cúspide en el minuto 22, cuando los colegiados descalificaron a Wajdi Sinen tras impactar el rostro de Eduard Nonó. Con el empate en el marcador, el partido retomó la dinámica inicial: ambos conjuntos intercambiando goles, dejando a Cataluña como vencedor del duelo tras un gol de Nonó a falta de 5 segundos para el final (28-27).

Granollers ha sido testigo de cómo caía la subcampeona del mundo y del potencial de una selección catalana, que si bien Valero Rivera consideró “del nivel de Suecia” en declaraciones previas al encuentro, ha demostrado tener capacidad para hacer frente a uno de los mejores combinados del mundo.


FICHA TÉCNICA

28 Cataluña – Álamo, Canyigueral (2), Lancina (2), M. García, Ferrer, A. García, Nonó (3), Figueras (1), Solé (4), Cañellas, Biosca, Pérez, Tremps (3), Gassama (4), Morros (1), Ariño (4) y Reixach (2).

27 Qatar – Mabrouk, Alkrad, Roine (4), Chiaeb, Capote (9), Al-Karbi (2), Murad (3), Saruc, Abdelak (1), Alrayes (1), Megdich, Denguir, Alsafadi, Abdelrhem, Sinen (1), Mallash (5), Madadi, Benali, Abdalla, Al-Abdulla, Hassaballa (1) y  Zouaoui .



 

© 2020 Diseño Web Digital UO | Aviso legal | Política de Privacidad | Cookies | PATROCINADORES | CONTACTO