Estamos a menos de una semana de que arranque en la provincia de Girona una nueva edición del Campeonato de España de Selecciones Territoriales. Cada año, las diferentes Comunidades Autónomas que compiten aquí llevan a sus mejores jugadores y jugadoras en cada categoría para representarles a nivel nacional. Por tanto, significa una oportunidad muy importante para los niños y niñas de cada región para sentirse identificados con su bandera y luchar por la victoria junto a ella.

Pero hay excepciones. El reglamento permite que un jugador que no haya nacido en una Comunidad Autónoma determinada pueda cambiar de año en año de selección territorial. ¿Por qué sucede esto? La respuesta es sencilla: en los Campeonatos de España de Selecciones Territoriales se compite con la federación deportiva, no con la región a la que se representa. Esto provoca que muchos jugadores, incluso extranjeros, defiendan la camiseta de un lugar en el que no han nacido.

Para ilustrar este hecho de forma clara, pongamos el ejemplo -ficticio- de un niño que nace en Alemania por cuestiones laborales de sus padres, pero que a los 6 años se muda a Sevilla. Allí se inicia en el mundo del balonmano y, debido a sus cualidades sobresalientes, es llamado por la selección andaluza para su primer CDE, como infantil de primer año. Durante ese año trasladan a su madre a trabajar a Valencia, y al niño lo fichan en un equipo de la Comunidad Valenciana, a la que representará en el CDE como infantil de segundo año. La situación laboral de la madre provoca que los traslados sean continuos, pero la calidad del niño hace que, sin importar el lugar donde juegue, participe año tras año en los CDE.

Así, un jugador que no ha nacido en España finaliza su etapa con 6 CDE disputados con 6 selecciones diferentes: Andalucía, Comunidad Valenciana, Madrid, Castilla La Mancha y Euskadi. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, es cierto, pero la idea era retratar el abanico de posibilidades que se puede dar a la hora de disputar un CDE. Visto y analizado el caso, es el momento de ver algunos de los casos más sonados, tanto en el pasado como en la actualidad, de jugadores que, a pesar de no nacer en España o en una Comunidad Autónoma determinada, participaron defendiendo su camiseta.


El caso de Dani Dujshebeav es único en la historia de los CDE | Foto: Cadena Ser Valladolid


Dani Dujshebaev, un caso especial

El apellido Dujshebaev es sinónimo de balonmano, no cabe la menor duda. Pero es que también tienen a sus espaldas algún que otro récord, en este caso a nivel regional, en los CDE. El pequeño de la saga, Dani, llegó a disputar algún Campeonato de España con tres selecciones territoriales diferentes: Castilla La Mancha, Madrid y Cataluña.

El actual jugador del Recoletas Atlético Valladolid se formó en Marianistas Ciudad Real y en el propio BM Ciudad Real, antes de abandonar la ciudad manchega junto a su familia hacia Madrid. Dani recaló en el SAFA, filial del Atlético de Madrid, antes de fichar por el FC Barcelona en el verano de 2013.

De esta forma, el pequeño de los Dujshebaev ha tenido el privilegio de representar a tres Comunidades Autónomas diferentes, logrando además varias medallas. Uno de los “reyes del CDE” sin lugar a dudas.


David Estepa cambió este verano Córdoba por Barcelona | Foto: Córdoba de Balonmano

David Estepa, dos selecciones diferentes en dos años, ambos como anfitrión

El jugador formado en las categorías inferiores del Cajasur Córdoba fichó este verano por el FC Barcelona, tras deslumbrar en su equipo y debutar también con la selección española en categoría juvenil -llegó a participar con Alberto Suárez en el Europeo-. David vivirá una situación única para cualquier jugador: jugar dos CDE consecutivos con dos selecciones territoriales diferentes y, ambos casos, ejercer de anfitrión.

El año pasado, en el Campeonato de España que se disputó en Almería, David Estepa defendió la elástica andaluza, logrando la medalla de bronce. En esta ocasión, el lateral izquierdo defenderá la camiseta catalana en Lloret y Blanes, y quién sabe si llevándose también medalla. Sería otro caso único en este torneo.


Eli Chávez y Bea Escribano han vivido carreras paralelas tanto a nivel de clubes como de selecciones | Foto: Costa Azul Digital


El BM Mar Sagunto, referente en categoría femenina

La Comunidad Valenciana ha sido, sin duda alguna, la mayor beneficiada por esta regla durante los CDE en estos últimos 15 años. El protagonista, a nivel de clubes, ha sido el BM Mar Sagunto, sucesor del BM Mar Valencia, el club más laureado de la historia del balonmano femenino español. En los primeros años de siglo, coincidiendo con las mejores temporadas de nuestro balonmano, el conjunto levantino comenzó a incorporar a sus filas a jugadoras muy jóvenes pero con gran proyección.

La calidad de dichas niñas, que llegaban a tierras valencianas siendo aún juveniles, hacía que el combinado regional contase con ellas de cara a los CDE.

  • Cristina González (Castilla y León), Macarena Aguilar (Castilla La Mancha) y Nuria Benzal (Andalucía) llegaron a compartir vestuario también con la Comunidad Valenciana en una edición en la que la categoría juvenil tenía 3 años (generación 83-85).
  • Eli Chávez (Canarias) y Bea Escribano (Castilla La Mancha), que más tarde serían compañeras de equipo en el OGC Nice Côte d’Azur francés, también compartieron vestuario con la selección valenciana (generación 90).
  • Pocos años después, tres referentes de la Liga Loterías como son Paula García (Andalucía), Alicia Fernández (Galicia) e Irene Espínola (Andalucía) también defendieron la camiseta de la Comunidad Valenciana en el CDE (generación 92).
  • Rocío Rojas (Castilla La Mancha) y Stephania Oliveira (Baleares) son quizás los dos casos más recientes. Ambas dentro del proyecto del BM Morvedre representaron en las últimas ediciones a la Comunidad Valenciana (generación 98).

Jorge Pérez se formó en Aragón pero ahora juega con Cataluña | Foto: Xavi Vegas


El FC Barcelona se suma en los últimos años

En categoría femenina, como acabamos de ver, estos casos dejaron de ocurrir habitualmente con el declive del balonmano a causa de la crisis económica. Sin embargo, en estas aguas revueltas ha decidido pescar en las últimas temporadas el FC Barcelona, siguiendo a algunos de los mejores jugadores nacionales desde categoría infantil e incorporándolos a su disciplina antes de terminar su edad de formación.

Así, en las últimas ediciones del CDE hemos podido disfrutar de jugadores que, debido a su calidad, han tenido el privilegio de disputar el torneo con dos selecciones diferentes:

  • Dani Dujshebaev.
  • David Estepa.
  • Mamadou Lamine Diocou. El lateral derecho, internacional promesas y juvenil con la selección española, disputó el año pasado su primer CDE con Cataluña tras haber participado también con Madrid, donde se formó como jugador con el CD Iplacea.
  • Jorge Pérez. El guardameta, también internacional promesas, disputó el año pasado su primer CDE con Cataluña tras haber participado con Aragón, donde se formó como jugador en el Corazonistas Zaragoza.

Seguro que en la actualidad y en el pasado han ocurrido más casos como estos, aunque con estos hemos querido reflejar una realidad de los CDE: se puede jugar varias ediciones con selecciones territoriales diferentes. Si saben de más jugadores que hayan pasado o que pasen actualmente por esta situación, no duden en comentar debajo de este artículo.



 

Pablo Lozano
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

Formado en la cantera del Balonmano Barakaldo y tras pasar un año por las filas del BM...

El pabellón de la Canaleta de Mislata acogió la pasada tarde de domingo las finales del Trofeo...

Entrevista realizada por Andoni Hernández y Arnau Soto Foto portada: Valonmano Con V / Fotos...

Deja una Respuesta