No ha saltado la sorpresa. Francia se cuela en la final de su Mundial tras vencer por 31-25 a una Eslovenia que plantó batalla pero que no pudo ante la calidad y el fondo de armario de los anfitriones. Los de Didier Dinart, a un paso de lograr el sexto campeonato mundial y, esta vez, ante su afición.

Francia salía al 40×20 del AccorHotels Arena de París con la intención de romper el partido desde el principio. En ataque las ideas estaban muy claras, moviendo la bola con frialdad y buscando soluciones claras en el lanzamiento. En defensa, la movilidad era constante, los jugadores basculaban de manera eficaz para evitar las penetraciones eslovenas. Quién diría que esto era una semifinal de un Mundial. Los franceses disponían de una frescura impropia a estas alturas del torneo. Fondo de armario y una plantilla compensada al máximo.

El vendaval francés parecía aumentar en intensidad cuando, en una doble inferioridad numérica -exclusiones de Ludovic Fabregas y Adrien Di Panda-, los anfitriones lograban un parcial a favor de 2-0. La ventaja ya era de cuatro goles. Veselin Vujovic se temía lo peor. Pero los suyos reaccionaban rápido. Ya en igualdad sobre la pista, Eslovenia se ponía las pilas en defensa y robaba balones para salir como relámpagos hacia el contraataque. El parcial ahora era de 0-3. Vuelta a empezar.

A partir de ahí, el encuentro entraba en una espiral casi infinita de acciones y parciales que, en todo momento, favorecían a los intereses de Francia. Los eslovenos siempre actuaban a remolque, poniéndose en ocasiones a uno o dos goles. Sin embargo, los franceses volvían a aparecer. Mahé ponía en torno al 25 la máxima diferencia de cinco. Les Experts se marchaban en el electrónico. Los jugadores se echaban a sus espaldas a los aficionados, que cantaban a todo volumen La Marsellesa. La estampa, envidiable. El espectáculo, a la altura de las grandes citas. Al descanso, victoria momentánea por 15-12.



Didier Dinart aprovechaba la reanudación para hacer rotaciones. Entraban Nedim Remili, Luc Abalo y Cédric Sorhaindo. Cambios que, en absoluto, mermaban el nivel de la selección francesa. El partido se convertía en esta segunda mitad en un intercambio de goles. Cada acción positiva de Eslovenia era respondida casi de inmediato por Francia, que incluso lograba una máxima ventaja de seis goles. Daba la sensación de que los anfitriones controlaban el ritmo del choque a su antojo. Algo que ya habíamos visto a lo largo de este Mundial.

Veselin Vujovic pedía tiempo muerto en el minuto 45. Los eslovenos no lo estaban haciendo del todo mal en defensa, con un efectivo Matevz Skok, pero en ataque estaban bloqueados. En parte por el gran partido de Vincent Gerard, que terminó con un 41% de paradas. En parte también por la actividad frenética en la retaguardia francesa. Se la jugaba Eslovenia atacando con siete jugadores. Pero el resultado era casi el mismo. Francia seguía mandando con comodidad.

Durante el encuentro se veía sobre la pista el talento que está por venir en el balonmano mundial. Nedim Remili -21 años-, Ludovic Fabregas -20 años- y Blaz Janc -19 años- deleitaban a los espectadores con una gran actuación y, sobre todo, demostraban lo lejos que posiblemente vayan a llegar. La mejor noticia en un partido que ya estaba decidido en los últimos minutos. Los aficionados franceses cantaban. Los jugadores disfrutaban con ese ambiente. Su final ya estaba ahí. El árbitro cerraba con su pitido el choque. 31-25. Francia había conseguido el objetivo. Solo le queda un paso, el domingo en París, para lograr la gloria y, de paso, su sexto Mundial. ¿Alguien les podrá parar? Veremos.



FICHA TÉCNICA

Francia 31: Omeyer y Gerard (41%) -portería-; Remili (6), Narcisse (4), Karabatic (3), Mahé (4), N’Guessan (2), Abalo (2), Sorhaindo (1), Guigou, Fabregas (3), Di Panda (1) y Porte (5).

Eslovenia 25: Skok (28%) y Lesjak (29%) -portería-; Blagotinsek (1), Henigman, Marguc (3), Kavticnik (2), Janc (3), Dolenec (5), Cingesar (3), Poteko, Gaber (3), Bezjak (2), Grebenc (2), Zarabec (1) y Mackovsek.

Parciales: 2-1, 5-2, 6-5, 9-6, 12-8, 15-12 (descanso); 18-14, 21-17, 24-19, 26-21, 28-24 y 31-25.

Árbitros: Lars Geipel y Marcus Helbig (Alemania). Excluyeron por parte de los locales a Fabregas, Di Panda y Porte; y por parte de los visitantes a Janc y Bezjak.

Incidencias: Partido correspondiente a las semifinales del Mundial de Francia 2017. Encuentro disputado en el AccorHotels Arena de París, lleno.


 

Imágenes: France Handball 2017



 

Pablo Lozano
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

El mundial que ha batido el récord de asistentes en un partido de balonmano, jugado en Francia,...

Se acabó el Mundial. Hemos disfrutado durante dos semanas y media del mejor balonmano...

El futuro ya está aquí. El Mundial de Francia 2017 ha servido como escaparate para poder...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.