Última jornada de la fase de grupos en Metz. Llegaba el encuentro decisivo por el primer puesto. La victoria y el empate les valían a los Hispanos para lograr dicho objetivo y enfrentarse a Brasil en octavos -y de paso evitar a Francia hasta la final-. De lo contrario, esperaba Rusia. Pero los de Jordi Ribera respondían con nota. Victoria aplastante, tanto por resultado como por sensaciones, de la selección española de balonmano por 36-26 frente a una Eslovenia que solo pudo aguantar los primeros diez minutos, incapaz de encontrar soluciones en ataque ante la actuación de Rodrigo Corrales.

Los antecedentes favorecían a los eslovenos, a pesar de llegar a este encuentro tras un agónico empate ante Túnez: empate a 24 en el Europeo de Polonia 2016, en un partido que dominaron hasta el minuto 50; y victoria por 21-24 en el Preolímpico disputado en abril en Malmö que, a la postre, privaba a los Hispanos de jugar los Juegos Olímpicos de Río. Razones más que suficientes, en definitiva, para que Jordi Ribera preparase a fondo el choque y no se confiase lo más mínimo.

El partido arrancaba en el Arènes de Metz. Tras el oasis que supuso a nivel táctico el choque ante Macedonia, los Hispanos volvían a la realidad. Eslovenia planteaba ataques en igualdad numérica y en defensa una 6:0 con Mackovsek y Gaber aportando fuerza en el centro. Lo iba a tener complicado Aginagalde para hacerse hueco. Se demostró en los primeros compases. España no acababa de encontrar el ritmo, y solo se sostenía con una buena defensa y las primeras intervenciones de Rodrigo Corrales.

En ataque, sin embargo, costaba un mundo encontrar soluciones. David Balaguer conseguía a los seis minutos anotar el primer tanto español, para repetir poco después y marcar a los Hispanos el camino. La selección española se hacía cada vez más fuerte en defensa y Eslovenia se veía cada vez más acorralada. La situación se había revertido y ahora quien dominaba era España. Parcial de 3-0, preludio de la avalancha de juego que se venía a continuación.

Los Hispanos comenzaban a controlar el partido. Los eslovenos bailaban al ritmo que marcaban los jugadores de Jordi Ribera, sin posibilidad de reaccionar. La retaguardia robaba, Ángel Fernández salía como un tiro hacia portería y ponía de nuevo los tres de ventaja. Veselin Vujovic, maestro en la educación mental de sus equipos, pedía instantáneamente tiempo muerto. No quería ni un cambio que pudiese trastocar su plan.

El seleccionador esloveno daba entrada en cancha a Miha Zarabec, buscando con la entrada del talentoso central del Celje nuevas ideas en ataque. A pesar de ello, seguían sin encontrar la fórmula para batir a la defensa española. La ventaja se mantenía con el paso de los minutos entre los dos y los tres goles. Cuando los jugadores fallaban, ahí aparecía de nuevo Rodrigo Corrales. Y si no, Gonzalo Pérez de Vargas, que detenía un 7 metros a Vid Kavticnik. La situación estaba bien controlada.



La diferencia iba aumentando poco a poco. Los Hispanos jugaban sin prisa pero sin pausa, realizando los mejores minutos del campeonato. La ecuación defensa-contraataque era despejada a la perfección por los jugadores españoles. Eslovenia se bloqueaba. El partido comenzaba a decantarse. David Balaguer que seguía a lo suyo, anotando 7 goles en la primera mitad. España que se gustaba, algo propio de la confianza con la que el grupo se ve cuando salen las cosas. Hora de tomar un respiro. 18-10 al descanso y con ganas de más.

Los jugadores no querían parar. Se encontraban a gusto sobre el 40×20 y lo mostraban de nuevo en la reanudación. Parcial de 3-0 en el arranque de la segunda mitad para doblar en el marcador a Eslovenia. Partido resuelto. Casi media hora para disfrutar de la situación y del premio que se avecinaba, eso sí, sin relajarse en demasía. El primer puesto de grupo estaba más cerca. Diez, once, doce goles… la diferencia seguía subiendo. Veselin Vujovic tendrá pesadillas con este choque.

Pasaban los minutos en Metz y el que seguía a lo suyo era Rodrigo Corrales. Si en ataque el estilete era David Balaguer, en defensa el gallego se estaba saliendo, deteniendo todo tipo de tentativas por parte de los eslovenos para finalizar el partido con un 33% de paradas -dejándose llevar en los últimos minutos-. A pesar de ello, Eslovenia intentaba acercarse en el marcador, consiguiendo un meritorio 0-3 de parcial en inferioridad numérica alrededor del minuto 45. Las diferencias en el marcador se reducían hasta los ocho goles. Nada preocupante para los Hispanos.

Por si había alguna duda, Joan Cañellas nos despertaba a todos del letargo con un misil que se colaba por la escuadra. Milimétrico. Espectacular. Y es que cuando el de Santa María de Palautordera arma el brazo… Peligro. Eslovenia buscaba de nuevo la reacción por medio de Jure Dolenec. El nuevo fichaje del FC Barcelona apuraba, sin éxito, las últimas opciones de su selección.

La selección española no quería echar el freno de mano en los últimos minutos y seguía corriendo sin parar para dejar el resultado final en 36-26. Gran actuación de los jugadores de Jordi Ribera en el último encuentro de la fase de grupos para lograr el primer puesto del grupo. Con estas buenas sensaciones los Hispanos afrontarán el primer partido a cara o cruz en este Mundial. Viaje a Montpellier para enfrentarse el sábado a Brasil. Comienza la fase del KO. Prepárense para las emociones fuertes.



FICHA TÉCNICA

España 36: Pérez de Vargas (33%) y Corrales (33%) -portería-; Gurbindo (1), Fernández (4), Rivera (6), Tomás (1), Entrerríos (4), Dujshebaev (1), Sarmiento (3), Aginagalde, Cañellas (4), Morros, Guardiola (3), Goñi (2), Balaguer (7) y Figueras.

Eslovenia 26: Skok (29%) y Lesjak (26%) -portería-; Blagotinsek (3), Henigman (1), Marguc (6), Kavticnik (2), Janc (3), Dolenec (4), Cingesar, Poteko (1), Miklavcic (2), Kodrin (1), Gaber, Bezjak, Zarabec (2) y Mackovsek (1).

Parciales: 0-2, 3-3, 7-5, 11-8, 15-9, 18-10 (descanso); 21-11, 23-13, 26-18, 29-21, 32-23 y 36-26.

Árbitros: Lars Geipel y Marcus Helbig (Alemania). Excluyeron por parte de los locales a Goñi (2), Morros y Sarmiento; y por parte de los visitantes a Henigman (2), Blagotinsek y Poteko.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 5 del grupo B del Mundial de Francia 2017. Encuentro disputado en el Arènes de Metz.


 

Imágenes: France Handball 2017



 

Pablo Lozano
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

El mundial que ha batido el récord de asistentes en un partido de balonmano, jugado en Francia,...

Se acabó el Mundial. Hemos disfrutado durante dos semanas y media del mejor balonmano...

El futuro ya está aquí. El Mundial de Francia 2017 ha servido como escaparate para poder...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.