Ya avisó Jordi Ribera en la previa: “Ante Angola tendremos que estar concentrados y correr mucho para afrontar un partido cómodo”. Dicho y hecho. La selección española de balonmano ha vencido 42-22 a Angola aprovechando la intensidad defensiva y la salida rápida al contraataque, que en los primeros compases del encuentro les ha dado una ventaja clara para gestionar durante el resto del partido. El técnico español ha dado minutos a todos los jugadores, utilizando las rotaciones que se van a antojar claves a lo largo del Mundial. De momento, el billete para octavos está listo.

Estas rotaciones se veían claras desde el minuto uno. Ribera apostaba por un siete inicial novedoso, casi inédito en estas lides. Alejandro Costoya debutaba, David Balaguer, Adrià Figueras y Ángel Fernández copando la segunda línea española… Solo Dani Sarmiento y Gonzalo Pérez de Vargas repetían en anteriores encuentros. Dicen algunos que los novatos, en cualquier deporte, pueden bajar el nivel del equipo, ante la presión de aparecer por primera vez en una gran cita. Los primeros instantes eran una clara demostración de que esto, en el vestuario de los Hispanos, no existe.

España salía al 40×20 del Arènes de Metz con ganas de solventar el encuentro por la vía rápida. Los menos habituales entraban a pista con la intensidad necesaria para demostrar a Ribera que ellos también tienen hueco en esta selección. Y el resultado no podía ser más satisfactorio. El gen “hispano” volvía a aparecer por tierras francesas. Defensa 6:0 casi impenetrable para los angoleños, blocajes y robos de balón para que los extremos, correcaminos en el día de hoy, aprovechasen los contraataques para abrir brecha en el electrónico.

En 8 minutos, el seleccionador de Angola, Filipe Cruz, se veía obligado a pedir tiempo muerto porque el parcial inicial era de 8-2 favorable al combinado español. Solo el guardameta angoleño Gilberto Figueira parecía mantener a su selección con grandes intervenciones. Pero por poco tiempo. En el enésimo contraataque hispano, el portero salía a cortar el balón y tocaba a Ángel Fernández. Tarjeta roja de manual y otro varapalo para los africanos.



A partir de esta situación el partido entraba en una dinámica que se mantenía durante el resto de la primera mitad. Jordi Ribera daba minutos a todos sus jugadores, que respondían sobre la pista. Angola solo encontraba soluciones con el lanzamiento exterior de Edvaldo Ferreira, a pesar de su insistencia en el 2×2 con su pivote. España seguía cómoda con su táctica de defensa y contraataque. El resultado: 21-10 al descanso y encuentro resuelto antes de marchar a vestuarios.

La segunda mitad arrancaba con la misma tónica, pero la tranquilidad se cortaba en el minuto 37. En ese instante, el guardameta angoleño Muachissengue se lesionaba tras detener un 7 metros. Angola se quedaba sin porteros. Uno de los jugadores africanos, Nascimento, tenía que ponerse bajo palos. Y no, no era una pachanga entre amigos. En un Mundial, nada más y nada menos. Menuda papeleta. Servidor no había visto nunca esta situación a estos niveles.

Muachissengue decidía volver a defender la portería viendo el panorama que se le avecinaba a Angola. En ese momento, la veda ya estaba abierta. Españoles y angoleños decidían jugar a ver quién fusilaba más veces desde 9 metros la portería rival. Espectáculo para el espectador en un partido ya decidido muchos minutos atrás. Festival de goles, eso sí, casi todos en acciones individuales.

El partido no tuvo mucha más historia después. Intercambio de goles por parte de ambas selecciones, con festival anotador incluido de Ángel Fernández -9 goles de 10 intentos-, y victoria de España por 42-22. Clasificación para octavos conseguida por los chicos de Jordi Ribera en un encuentro cómodo pero con buenas sensaciones de todos los integrantes del combinado español. El próximo encuentro será contra la Macedonia de Kiril Lazarov, el miércoles a las 20:45. La lucha por el primer puesto, con un posible mejor cruce, sigue en juego.




FICHA TÉCNICA

España : Pérez de Vargas (36%) y Corrales (28%) -portería-; Gurbindo (1), Fernández (9), Rivera (6), Tomás (3), Dujshebaev (4), Sarmiento (1), Aginagalde, Cañellas (1), Morros, Guardiola (1), Goñi (2), Balaguer (6), Costoya (4) y Figueras (4).

Angola : Figueira (18%) y Muachissengue (21%) -portería-; Aguiar (1), Hebo (2), Mulenessa (1), Antionio (3), Maneco, Teca (1), Nascimento, Quinanga (2), Lopes (6), Pestana (1) y Ferreira (5).

Parciales: 5-2, 10-2, 13-5, 15-7, 18-9, 21-10 (descanso); 24-13, 27-14, 32-19, 36-20, 39-21 y 42-22.

Árbitros: Julián Ismael Grillo López y Sebastián Ignacio Lenci (Argentina). Expulsaron con tarjeta roja a Figueira. Excluyeron por parte de los locales a Costoya; y por parte de los visitantes a Ferreira.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 3 del grupo B del Mundial de Francia 2017. Encuentro disputado en el Arènes de Metz.


 

Imágenes: Hand 2017



 

Pablo Lozano
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

Escrito por Mariann García ® Su llanto no es de sufrimiento, cada lágrima revela la felicidad de...

España consiguió tan solo un oro olímpico en Buenos Aires 2018. ¿Adivinan cuál? El de los...

Esta semana se han reunido en Madrid las 16 jugadoras elegidas por el técnico Carlos Viver para...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.