Una prórroga ha necesitado la selección noruega para vencer a Croacia (25-28) y citarse el domingo en la gran final de París ante Francia. Torbjorn Bergerud salvó a los suyos con una parada en un siete metros sobre la bocina. En el tiempo suplementario, Noruega fue superior y se deshizo de un correoso combinado croata, que se tendrá que conformar con buscar mañana el bronce ante Eslovenia.

El encuentro arrancaba con guarismos muy bajos en el marcador. En los primeros seis minutos solo Croacia lograba anotar. El respeto entre ambas selecciones y la importancia de este partido se dejaban notar en pista. Tanto noruegos como croatas comenzaban defendiendo con mucha eficacia. Los de Christian Berge apostaban por un 6:0. Los de Zeljko Babic, por su parte, sorprendían con una 5:1 con Domagoj Duvnjak en el avanzado. El objetivo, cortar el punto fuerte de Noruega: la circulación de balón en su primera línea.

Los croatas conseguían lo propuesto en los primeros minutos. Noruega no se encontraba cómoda sobre el 40×20 del AccorHotels Arena de París. Bjarte Myrhol lograba por fin, ocho minutos después, vacunar la portería defendida por Ivan Stevanovic. Croacia, aprovechando una exclusión de Christian O’Sullivan, se colocaba tres goles arriba. Se encendían las alarmas en el banquillo noruego. Todo lo que habían demostrado los nórdicos durante el Mundial parecía que ahora se había diluido cual azucarillo.

Con el paso de los minutos, y gracias a las paradas de Bergerud, Noruega se sentía más cómoda sobre la pista. Parcial de 0-3 culminado con un latigazo de Espen Lie Hansen. El jugador del HC Midtjylland entraba en la defensa croata como un verdadero animal, como si le fuese la vida en ello. Mucho valor. Empataban los noruegos.



A Croacia le empezaban a pesar las piernas. Sobre todo a su líder, Domagoj Duvnjak, que estaba jugando sus mejores minutos del torneo.  Aprovechando esa dinámica positiva, los noruegos lograban de nuevo un parcial de 0-4 y se ponían tres arriba. Primera ventaja clara para los de Christian Berge, con la que llegarían prácticamente sin cambios hasta el descanso (10-12).

En la reanudación, al igual que al inicio del encuentro, Croacia sorprendía a Noruega. En esta ocasión, Zeljko Babic se la jugaba en ataque con el 7 contra 6. El resultado, inmejorable. Empataban los croatas nada más arrancar. En estos primeros instantes del segundo acto, el que aparecía era Marko Mamic. Cuatro goles casi consecutivos del de Dunkerque daban ventaja a su selección.

El encuentro estaba muy igualado. Los minutos pasaban y la responsabilidad era cada vez mayor. Cada ataque valía su peso en oro. Los parciales iban y venían. Se adelantaba Croacia, respondía Noruega. Pero eran los croatas los que se ponían dos arriba a cinco para el final. Problemas, y muy serios, para los nórdicos. Christian Berge se la jugaba con la superioridad numérica. Inédito durante este Mundial.

Los nervios cada vez eran mayores. Los errores, casi constantes en cada área. En juego, una final del Mundial. Casi nada al aparato. Los croatas entraban con una mínima ventaja al último minuto de la semifinal. Pero tenía que aparecer Sander Sagosen. La estrella noruega, casi desaparecida durante el encuentro, marcaba el gol del empate. Último ataque… ¡Y 7 metros a favor de Croacia! Sobre la bocina. El pase a la final, en un todo o nada. Zlatko Horvat al lanzamiento… ¡Paradón de Torbjorn Bergerud! El choque, a la prórroga. Espectacular.



Croatas y noruegos nos regalaban diez minutos más de balonmano. Destacar la gran segunda mitad de Ivan Pesic y, sobre todo, de Bergerud. El joven guardameta nórdico, de menos a más durante el Mundial, acababa el tiempo reglamentario con un 40% de paradas. Imprescindible esta mejora para los intereses de Noruega en el campeonato.

Arrancaba la prórroga como finalizaba la segunda parte, con Torbjorn Bergerud deteniendo casi todo. Protagonista absoluto. 22 añitos le contemplan al amigo. Qué sangre fría. Croacia lograba irse dos arriba pero, casi al borde del descanso, Magnus Jondal empataba. Solo cinco minutos o la lotería de los penaltis. Y Noruega se llevaba la palma. Su capitán, Bjarte Myrhol, tiraba de veteranía y anotaba el último tanto del encuentro. Final. 25-28.

Una vez se han decidido los finalistas, ya se saben los horarios de los dos últimos partidos del Mundial. Mañana, a las 20:45, Eslovenia y Croacia pelearán por el bronce. Y el domingo, a las 17:30, con un AccorHotels Arena a reventar, Francia y Noruega se volverán a enfrentar, esta vez buscando el oro. El sexto para los anfitriones o el primero para los nórdicos. Veremos.


 


FICHA TÉCNICA

Croacia 25: Stevanovic (23%) y Pesic (32%) -portería-; Duvnjak (3), Stepancic (3), Gojun, Horvat (6), Kontrec (2), Mandalinic, Strlek (2), Musa (3), Mamic (5), Sebetic (1) y Cindric.

Noruega 28: Christensen y Bergerud -portería-; Sagosen (4), Hykkerud, Myrhol (6), Tonnesen (2), Jondal (2), Bjornsen (5), Gullerud (2), O’Sullivan, Tangen (4), Johannessen y Hansen (3).

Parciales: 1-0, 3-1, 6-4, 8-7, 8-10, 10-12 (descanso); 13-14, 16-15, 18-16, 18-18, 22-20, 22-22 (final 60 minutos); 24-24 y 25-28.

Árbitros: Vaclav Horacek y Jiri Novotny (República Checa). Excluyeron por parte de los locales a Stepancic (3), Kontrec (2) y Mamic; y por parte de los visitantes a O’Sullivan (2), Tonnesen y Sagosen.

Incidencias: Partido correspondiente a las semifinales del Mundial de Francia 2017. Encuentro disputado en el AccorHotels Arena de París, lleno.


 

Imágenes: France Handball 2017



 

Pablo Lozano
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

El mundial que ha batido el récord de asistentes en un partido de balonmano, jugado en Francia,...

Se acabó el Mundial. Hemos disfrutado durante dos semanas y media del mejor balonmano...

El futuro ya está aquí. El Mundial de Francia 2017 ha servido como escaparate para poder...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.