En un mundo, el institucional, dominado históricamente por hombres -actualmente también-, hay que buscar de forma exhaustiva para encontrar a mujeres ocupando cargos importantes. Por suerte, con el paso de los años, esta situación ha ido reduciéndose en favor de ellas. La igualdad de género cada vez va ganando un mayor protagonismo, y es digno de aplaudir.

La Real Federación Española de Balonmano no es una excepción. En las últimas legislaturas se ha apostado por el deporte femenino, por la inclusión de mujeres en cargos del ente federativo nacional y por la igualdad entre el sexo masculino y el femenino en general. Pero si hay una persona que realmente puede hablar de ese cambio que se ha dado en las instituciones, de esa inclusión de la mujer, de esa experiencia de primera mano, es nuestra protagonista en el día de hoy.

Milagros Morcillo (Madrid, 1964) es actualmente la Secretaria General de la RFEBM, Asesora Jurídica, Presidenta del Comité Nacional de Apelación y Secretaria de Servicios Médicos, Comisión de Salud y Protección del Dopaje. Cuatro cargos bajo la responsabilidad de una mujer. Una utopía hace unas décadas. Pero el caso de Morcillo es especial. Ella conoce como nadie los cambios que han sufrido las instituciones, y es que entró a formar parte de la federación en 1992 dentro del equipo de Domingo Bárcenas.


Valonmano con V: ¿Cómo llega Milagros Morcillo a la RFEBM?

Milagros Morcillo: Trabajé en el Atlético de Madrid como asesora jurídica durante 5 años. Además de llevar todo lo relacionado con el fútbol, también aportaba mi granito de arena en la sección de balonmano. Así fue como conocí a Juan de Dios Román, que fue entrenador del equipo durante dos temporadas. Cuando Domingo Bárcenas salió elegido presidente de la RFEBM habló con Juan de Dios y me llamó. Entré de esta forma en la federación en 1992 como Presidenta del Comité Nacional de Competición, y por el momento parte de mi vida laboral sigue aquí.

Valonmano con V: ¿Qué labores/funciones tiene que desempeñar en cada uno de sus cargos?

Milagros Morcillo: Como Presidenta del Comité Nacional de Apelación, mi función consiste en emitir resoluciones sobre los recursos que presentan los afectados por sanciones dictadas por el Comité Nacional de Competición.

Como Secretaria General, mi trato con el Presidente es casi directo. Las funciones están relacionadas con la agenda, el protocolo, los palcos, la asesoría jurídica (convenios, eventos…) y demás acciones del día a día.

Por último, como Secretaria de Servicios Médicos, Comisión de Salud y Protección del Dopaje, el trabajo consiste en gestionar la seguridad de los deportistas a nivel de selecciones. Trabajamos con informes médicos, seguros, traslados, seguimiento de las selecciones, prevención contra el dopaje…



Valonmano con V: Como mujer que ocupa cargos de importancia en un ente federativo nacional, ¿cómo es el trato con respecto a los hombres?

Milagros Morcillo: A día de hoy, aunque llevo desde 1992, el trato es de absoluto respeto con respecto a los hombres. Sí es verdad que en los inicios de mi vida profesional tenía que demostrar más que mis compañeros. Cuando entré en el Atlético de Madrid con 22 años esto era cosa de hombres. Me lo he tenido que currar más que mis compañeros a la hora, por ejemplo, de entablar negociaciones, cuando los hombres tenían más poder.

Después de tantos años en la RFEBM, aunque ha costado al principio, a lo largo del tiempo me he ganado el respeto profesionalmente y en trato federativo con respecto a los hombres. Las cosas han cambiado mucho, y la experiencia también ayuda. 

Valonmano con V: ¿Qué diferencias observa, a día de hoy, entre el balonmano masculino y el femenino?

Milagros Morcillo: A día de hoy, el balonmano femenino se encuentra mucho más cerca que al inicio de mi entrada a la RFEBM. Se está trabajando mucho, se nota que se quiere apoyar al deporte femenino. Al público le atrae el deporte masculino más que el femenino, pero las diferencias se van recortando. La gente disfruta con las chicas, la difusión es buena y se está trabajando muy bien. No podemos decir que las cosas están totalmente iguales pero el femenino se está acercando mucho, y esto se nota mucho por ejemplo en la calle por la gente que pregunta.

Valonmano con V: ¿Cómo ha cambiado el balonmano femenino en los últimos años?

Milagros Morcillo: Ha cambiado bastante. Era un balonmano que estaba en lo mejor de Europa y que de repente parecía que se venía abajo. Entonces nos dimos cuenta de que había que darle un impulso porque la crisis económica dañó mucho, las instituciones no ayudaban y no llegaban los patrocinadores. Había que seguir trabajando, había que relanzarlo. Y de repente llega la actual directiva, que apuesta tanto por el balonmano femenino… En definitiva, hay que demostrar que podemos volver a este nivel anterior.



Valonmano con V: Aunque se ha avanzado mucho en la lucha por la igualdad de género, ¿qué se podría cambiar para que esto fuera más eficaz?

Milagros Morcillo: No es cuestión de cambios, es cuestión de seguir avanzando. El camino es el correcto, el balonmano femenino es protagonista. La mujer tiene cargos importantes en las instituciones, aquí también se nota. Hay que seguir avanzando en este camino, lo que estamos intentando lograr poco a poco. También hay que tener en cuenta el tema económico. Y por último al CSD, que ayuda con el programa “Deporte y Mujer”. 

Valonmano con V: Que el Mundial de Balonmano Femenino de 2021 se vaya a celebrar en España es una noticia importante para el balonmano femenino. ¿Cree que con este hecho nuestro deporte en el ámbito femenino podrá llegar al profesionalismo con una mayor inversión?

Milagros Morcillo: La gente nos da la enhorabuena, la gente pregunta por la calle, y eso para empezar ya es muy importante. Tenemos cuatro años para devolver al balonmano femenino español a su lugar, para dar pasitos, y hay que empezar ya como con el Mundial Masculino de 2013. Desde dentro tenemos que realizar un gran esfuerzo para darle mucha difusión, que es la clave, a pesar de tener el problema de que en España la cultura deportiva es casi nula aparte del fútbol.

Puede ser el principal punto de inflexión porque se ha instaurado también la Mesa del Balonmano Femenino. Se ha hablado sobre los contratos, sobre la profesionalidad de las jugadoras, aunque yendo por detrás de los chicos, pero también se va haciendo. Las entidades, a través del Mundial, deben darse cuenta. Son 19 patrocinadores los que ahora apoyan a la RFEBM gracias a la labor de Blázquez, que se ha movido mucho durante su primera legislatura. Todo es importante para que las instituciones se den cuenta que a las empresas les interesa el balonmano, y con el Mundial esta situación puede y debe mejorar.



 

Pablo Lozano
Sobre el Autor

Artículos Relacionados

La familia del balonmano incorpora a un nuevo socio: la empresa catalana especializada en...

Un Erasmus es una experiencia inolvidable. Una etapa de nuestras vidas en la que te conoces,...

En el olvido o para siempre. Así de dichosa resulta la dicotomía que se establece sobre el...

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.